Cargado de ilusión

El Tottenham de Pochettino se llevó un triunfazo de Selhurst Park con un zapatazo de Eriksen a poco del final y le sigue el ritmo a Chelsea, al que tiene a cuatro de distancia. Arsenal, por su parte, también ganó sobre la hora a Leicester y mantiene su ilusión por el top 4. El domingo ambos se enfrentarán en lo que promete ser un picante North London Derby.

En un enfrentamiento clave para ambos, Tottenham visitó en Selhurst Park a un Crystal Palace deseoso de alejarse definitivamente del descenso. Los de Mauricio Pochettino llegaron con la presión de ganar debido a la victoria de Chelsea en el día de ayer. Se vieron pocas emociones en lo que fue un encuentro muy disputado en su primera parte, con el local intentando cerrarle espacios a los Spurs, pero a su vez en la búsqueda de desequilibrar con Wilfried Zaha y Andros Townsend, sus picantes extremos. Los Lilywhites, por su parte, no lograron ser fluidos y la pelota le llegó pocas veces con comodidad tanto a Dele Alli como a Harry Kane, que chocaron ante una rocosa defensa del local, por lo que esa primera etapa quedó en un intercambio de llegadas tibias. Un disparo de Kane desviado y otro de Benteke a las manos de Hugo Lloris fue de lo mejor que se vio hasta la media hora. Luego de resistir con suficiencia los intentos de la visita por los costados, el Palace tuvo otra aproximación cuando Jason Puncheon encontró a Townsend y éste se hizo espacio para sacar un derechazo que salió por encima del arco.

Tottenham arrancó el segundo tiempo pareciéndose más al de los últimos encuentros, y con el correr de los minutos encontró algunas jugadas que inquietaron al Palace, que empezó a desgastarse. A los dieciocho, un centro de Kyle Walker encontró a Alli, pero el juvenil falló llegando por el palo opuesto. Otro aviso de los de Pochettino vino poco después, a través de un cabezazo de Eric Dier apenas desviado tras un córner. En un contexto que ya daba la sensación de empate pese a la mejoría del vistante, los Spurs alcanzaron finalmente la victoria mediante la pegada de uno de sus mejores hombres a doce del final. Eriksen recibió de Kane a veinticinco metros del arco y soltó un misil de derecha que se le coló a Hennessey por su palo derecho, decretando así el 1-0. A los Eagles no le quedaron demasiadas fuerzas para buscar el empate y, pese a los siete minutos de adición motivados por la lesión de Mamadou Sakho, terminaron sucumbiendo ante un Tottenham que no afloja su ritmo ganador y está decidido a pelearle el título a Chelsea hasta el final. El domingo tienen una cita vital ante Arsenal en el North London Derby, que puede derribar sus aspiraciones o darle un envión anímico importante para afrontar la última parte del torneo.

El festejo de Eriksen, que rescató a la victoria para Tottenham en un encuentro muy difícil para que siga habiendo Premier. (Foto: @PremierLeague)

La esperanza es (Mon)real

Arsenal, recién clasificado a la final de FA Cup pero lejos de la lucha por el top 4, recibió a Leicester en el Emirates con la intención de no resignar ese objetivo. Los locales, nuevamente con tres en el fondo, empezaron manejando la pelota pero les costó generar juego ante un rival que planteó su ya característica estrategia de esperar en su campo para salir de contragolpe. La primera del partido fue del visitante, que a partir de un error de Alexis Sánchez en la salida tuvo la posibilidad de llegar a Jamie Vardy, su goleador, desde un pase atrás de Marc Albrighton, mas el ‘9’ de los Foxes desvió su zurdazo. La respuesta de unos Gunners con mucha posesión pero con poca movilidad para generar riesgo llego a través de un disparo lejano de Francis Coquelin que Kasper Schmeichel mandó al córner. La visita necesitó poco para inquietar, y lo demostró a los veinte minutos: un lateral al área de Christian Fuchs generó un rebote que le quedó a un Riyad Mahrez cuya volea motivó una respuesta magnífica de Petr Cech. Pese a tener poco volumen de juego, el cuadro londinense respondió cuando Theo Walcott capturó una confusión en el área y alcanzó a meter un puntazo, atajado nuevamente por Schmeichel.

Ese fue el momento más entretenido del primer tiempo, ya que poco después los de Craig Shakespeare volvieron a avisar por medio de una jugada personal de Mahrez por izquierda, el sector más incursionado por Leicester, que culminó con un zurdazo que dio en el lateral de la red. La última de la primera etapa fue de Alexis, que tras recibir de Özil se hizo el espacio y sacó un derechazo violento que explotó el travesaño. El segundo tiempo mostró otra historia, con un local inclinando la cancha con el correr de los minutos. A los seis, Granit Xhaka puso a correr a un Héctor Bellerín que jugó el balón a Alexis, que al llegar de frente al área fue cerrado justo a tiempo por Robert Huth. El chileno se juntó más con Mesut Özil en el complemento y eso se notó en la cantidad de tiempo que Arsenal se sostuvo merodeando el área visitante, sin embargo los de Arsène Wenger siguieron con problemas para atravesar la defensiva visitante. La siguiente aproximación fue desde la media distancia, a través de un Xhaka cuyo disparo desviado en el camino fue enviado al córner por Schmeichel.

Los Gunners llegaron a asediar a un Leicester que apuntó a defenderse como pudo y solamente elaboró algunas respuestas insípidas, no del todo bien resueltas arriba por Vardy. Wenger buscó con Welbeck y Giroud un gol que con el correr de los minutos parecía cada vez más lejano, pero fue a cinco del final -y con una gran cuota de fortuna- que ese tanto se presentó. Alexis metió un balón al área que fue rechazado, Özil no pudo dominarlo pero Monreal, viniendo de atrás, decidió patear directo al arco, y con la suerte de un desvío en Huth su tiro se metió en el arco de un atónito Schmeichel. En el final los Foxes fueron desordenadamente y los londinenses casi logran el segundo: una combinación entre Özil y Alexis que el alemán mandó a la red tras pase del chileno fue anulada correctamente por offside, por lo que hubo otra vida para la visita. Leicester siguió yendo a los pelotazos en el descuento y tuvo la última en una segunda jugada de un balón parado en la que Gabriel Paulista -de buena labor hoy- llegó justo para impedirle el empate a Shinji Okazaki. Luego de algunas discusiones tras una disputa entre Sánchez y Huth llegó el final del encuentro, que dejó a los Gunners una victoria que les permite seguir soñando con el top 4 a la espera de lo que mañana hagan los Manchester en el clásico de la ciudad.

Monreal lo celebra con todo: su remate, ayudado por Huth, se convirtió en el tanto de una victoria que ilusiona al Arsenal con puestos de Champions. (Foto: Reuters)

Foto destacada: Squawka Football (@Squawka)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*