Copa Libertadores Vélez Sarsfield

Samba carioca en Liniers

Flamengo pisó demasiado fuerte en Argentina demostrando todo su potencial ante un Vélez que nada pudo hacer frente a tanto fútbol. Fue 0 – 4 en el Amalfitani y el partido de vuelta en el Maracaná parece solo una formalidad de calendario, no solo por el resultado sino por la abismal diferencia entre los equipos. Pedro con un hat trick y Everton Ribeiro fueron los goleadores de la noche. ¿La figura? Los 11 del mengao.

La complejidad de la cita para el equipo argentino se sabía de antemano. Vélez enfrentaba a quién es seguramente, a día de hoy, la élite en Sudamérica. Un conjunto que en las últimas dos Libertadores perdió sólo un partido (1-2 vs Palmeiras en la final de la edición pasada) y que está cada vez más consolidado desde la llegada de Dorival Jr. Pese a esto, la ilusión de los fortineros estaba intacta aunque con la conciencia de que en frente tenían al mejor. Y el mejor desplegó todo su talento.

Como si la oposición del rival no bastaría, en el inicio del juego Vélez no hacía lo suyo: Pérdidas desde el fondo buscando la salida por abajo dejaban a los brasileros con pelota dominada merodeando el área y hasta incluso dentro de ella. Pedro cazó un balón perdido por De Los Santos, encaró y gambeteó a su marca para sacar un derechazo fuerte abajo que fue enviado al córner por Hoyos. Joao Gomes también fue un benefactor de las imprecisiones en el fondo del equipo local, recibió la pelota a 25 metros del arco, se acomodó para su derecha y sacó un disparo que se fue cerca del travesaño.

La respuesta de Vélez demoró 27’ en llegar: Lucas Janson encaró con pelota dominada por el centro, con la gambeta dejó en el camino a Joao Gomes y Thiago Maia, el ex Tigre se perfiló, disparó al arco y Santos despejó hacia el tiro de esquina. De ese córner hubo una nueva acción de Janson con un cabezazo que se iba desviado por arriba.

Cinco minutos más tarde de este primer acercamiento del equipo de Medina llegó el primer tanto de Flamengo. Leo Pereira sacó desde la banda derecha un centro con su zurda que tenía destino en el punto penal, la caída del balón fue justa para la duda entre De Los Santos y Hoyos, en el medio de ellos apareció Pedro aprovechando las dudas de ambos y puso su pie para empujarla contra un palo. 0 – 1 en 32’.

La segunda chance para Vélez apareció a los 34’ y esta vez de forma más concreta. Lucas Orellano reventó el poste tras un tiro libre desde lejos. El rebote casi es capturado por Valentín Gomez pero Filipe Luis anticipó y el central velezano no pudo empujarla. Fue la jugada más clara de la noche para el fortín.

Cuando se cerraba el primer tiempo se plasmó en el marcador una diferencia aún mayor que ya ocurría en el verde césped. Bueno, no tan verde. Una jugada descomunal a un solo toque y por el aire entre Everton Ribeiro, De Arrascaeta y Gabriel Barbosa que puso toda su clase al servicio del equipo para dejar mano a mano a Ribeiro que, también de primera, tocó sutilmente y la pelota se fue suave hacia adentro del arco. Un verdadero golazo llegado desde lo más profundo de las calles de Rio De Janeiro, en donde el fútbol es cultura y Flamengo estaba haciendo honor a su tierra.

Cuando comenzó el segundo tiempo solo se tardó cinco minutos en confirmar que las cosas seguían igual y que la noche empezaba a tener olor a posible goleada. Joao Gomes volvió a recuperar un balón en mitad de cancha, asistió a Gabigol que encaró con una velocidad temible con destino de arco y gol, pero fue derrumbado por un impotente Valentín Gomez que ya no sabía cómo parar a los de negro y rojo.

60’ corrían cuando Filipe Luis avanzó por banda izquierda con la pelota pegada al pie, fue cortando hacia adentro dejando rivales en el camino como en su mejor época en Atlético de Madrid, cruzó toda el área y tocó para Gabriel Barbosa, el número 9 vió perfectamente la diagonal de Pedro y lo asistió para que enfrente a Hoyos y el grandote no tuvo mejor idea que picar esa pelota por encima del arquero para poner el 0 – 3.

Despues de esto el baile ya era escandoloso. Los jugadores velezanos sufrían por completo el partido y su rival todo lo contrario. Se floreaba con pases en velocidad de una precisión extrema y siempre buscando un gol más. Gabigol erró uno con el arco vacío después de una jugada notable que terminó con él totalmente libre para el cuarto pero increíblemente falló y las cosas seguían con diferencia de tres.

Julián Fernández ya estaba en la cancha y despertó al público de Liniers con una gran jugada de izquierda a derecha encarando con mucho orgullo en busca del descuento, el zurdo remató y su disparo se fue desviado al córner por rebote en David Luiz.

Pero a los 87’ caía un nuevo mazazo: Pedro tocó desde la banda hacia el centro para Arturo Vidal, el chileno quiso meter una asistencia para Barbosa en el centro del área, la pelota se desvió en De Los Santos y le quedó a Pedro con comodidad para abrir el pie y volver a ponerla contra un palo para el 0 – 4 y su hat trick. El ex Fiorentina jugó un partido de locos. Una fiesta impresionante del rubro-negro en Buenos Aires. Un equipo que va camino a jugar su tercera final de Libertadores en cuatro años, y buscará su tercer copa en la historia. 1981, 2019 y la pregunta es: ¿Alguien lo va a evitar en 2022?

Foto: El País Uruguay

Por Juan Bovone

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.