Champions League

Ramos lo tenía en la cabeza

Real Madrid estaba siendo superado en el juego y en el resultado por Napoli, pero el “bombero” de la Casa Blanca volvió a aparecer y, con un doblete de cabeza, dio vuelta la historia en seis minutos. Morata le puso la frutilla al 3-1 de un Madrid que no conforma con su fútbol, pero sigue adelante.

En el San Paolo, un Napoli que se había llevado un 1-3 en la ida tenía la intención de escribir una página dorada en su historia ante un Real Madrid que llegó al sur de Italia muy consciente de la dificultad del encuentro, pero decidido a liquidar la historia lo antes posible. El choque fue favorable a un dueño de casa que, combinando su fervor de los primeros instantes con el del público presente en el estadio, comenzó a llegar al arco madrileño. El disparo de Dries Mertens desviado en el camino marcó la postura del local, avocado a arrinconar al rival en su propio campo en busca de un gol que generara impacto. Lo cierto es que aunque a los italianos les costó llevar riesgo mediante jugadas elaboradas -marca registrada de su estilo-, igualmente lograron aproximarse al arco de Keylor Navas. Primero fue un disparo colocado de Marek Hamŝik que se fue cerca y luego una aparición de Lorenzo Insigne, quien recibió de Kalidou Koulibaly para luego sacar un derechazo que Navas envió a córner. El Real Madrid contestó recién sobre los quince, dando aviso de su poderío ante cualquier error de su oponente. Gareth Bale le robó el balón a Koulibaly y ubicó por el centro a Toni Kroos, cuyo remate salió débil a las manos de José Reina. A los veintitrés minutos, justo cuando el dominio napolitano había mermado, apareció el primer tanto del juego. Insigne recibió por el centro a espaldas de Casemiro, ubicó a Hamŝik y éste habilitó entre líneas a Mertens, que controló y puso el 1-0 mediante un zurdazo cruzado.

En media hora, el cuadro Merengue se despertó y elaboró una gran jugada que estuvo a punto de ser el empate. Kroos y Luka Modrić edificaron una acción desde la mitad del campo a la que se sumó Benzema, que se tiró unos metros atrás e inventó una gran asistencia para un Cristiano Ronaldo que recibió, eludió a Reina y remató, pero lo que parecía gol seguro fue evitado por el palo izquierdo. Los Azurri contestaron rápidamente a eso con una serie de pases por derecha que derivó fortuitamente en Mertens. El internacional de Bélgica se giró rápidamente y sacó un derechazo, con la mala suerte para él de que fuese a parar directo al poste. Cerca del descanso empezaron a aparecer en Napoli las conexiones entre volantes y delanteros, y una de ellas estuvo a punto de volverse el segundo tanto. Insigne recibió un cambio de frente por izquierda y habilitó a un Hamŝik cuyo zurdazo fue despejado a tiro de esquina por un atento Navas, que sostuvo al Madrid tan sólo 0-1 al descanso.

El complemento dio la sensación de que se iba a dar más de ida y vuelta debido a que el Madrid merodeó el arco de Reina a los dos minutos mediante un disparo de Benzema que salió por el lateral de la red. No obstante, el elenco de Maurizio Sarri mantuvo la presión sobre su oponente y lo obligó a sentirse inseguro con los pases. Allí fue cuando, a los seis minutos, el cuadro español desestimó la superioridad rival y pegó en un momento inesperado, encaminando la llave en su favor a través de una receta conocida: Kroos ejecutó un córner que permitió el anticipo ofensivo de Sergio Ramos, quien con un salto imperial clavó la pelota en el segundo palo de Reina. Para colmo de males en el local, cuando todavía no había terminado de asimilar el golpe, un cuadro Merengue prácticamente inexistente en lo relativo al juego hizo valer nuevamente la jerarquía de sus hombres determinantes. A los doce, un nuevo córner de Kroos volvió a encontrar la cabeza de un Ramos que, con ayuda de un desvío en el camino, decretó su doblete y el 2-1 para el Madrid.

El beso de Sergio Ramos, que sacó al Madrid de una situación difícil a puro cabezazo. El defensor de los goles importantes ya tiene doce por Champions League. (Foto: @diarioas)

Los del sur italiano sintieron el golpe, y sus avances ciegos en busca de emparejar el duelo tuvieron cada vez menos riesgo. Lo mejor fue una acción de Mertens habilitando a José Callejón, quien le devolvió un centro al medio al belga, aunque éste no pudo llegar a conectarlo. En su búsqueda del empate, Napoli empezó a descuidar seriamente su retaguardia, algo que los madrileños empezaron a detectar. Primero fue Cristiano el que estuvo cerca, pero se abrió demasiado y, atosigado por Reina, no pudo dejar su huella en el marcador. Más tarde, Benzema recibió de Bale, pero alcanzó a ser cerrado a tiempo por Raúl Albiol. Daniel Carvajal también tuvo una chance, ingresando al área con decisión desde atrás pero definiendo muy mal ante Reina. En el final, con un duelo definido desde hacía ya algunos minutos, fue el ingresado Álvaro Morata -que había avisado previamente- el encargado de darle sepultura. Marcelo ubicó una carrera de Cristiano, que sacó un zurdazo ante el que Reina dio un rebote muy largo, y le dio la chance clara de anotar al atacante español ex Juventus -que en el festejo se desquitó ante los silbidos de los napolitanos-, que no falló . Victoria holgada, quizás demasiado para lo que mostró, de un Real Madrid que volvió a imponer el peso de su jerarquía ante un elenco italiano que luchó con sus armas futbolísticas hasta ser derribado anímicamente por el doblete de Ramos. De todos modos, los de Sarri deberán tomar como experiencia este tropiezo para crecer en Europa como pretenden. Mientras tanto, el Merengue ya espera rival en cuartos de final.

Resumen del partido:

https://youtu.be/KeqVk82NXOs

Foto destacada: As.com (@diarioas)

Juan Saber

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *