Tomás Conti: “Mientras el país y las cabezas responsables sean machistas, el fútbol femenino no va crecer”

Nota realizada por Iván Papillú.

(Estudiante de periodismo UNLP).

(Jugador de la cuarta división del club Villa San Carlos).

Entrevistado: Tomás Conti (Entrenador del equipo de reserva del fútbol femenino de Villa San Carlos).

IP: ¿ Cuando llegaste al club ? ¿ Que te parecio la idea de dirigir futbolísticamente a un grupo de chicas ?

TC: ” Comencé a dirigir fútbol femenino en el 2014, gracias a una propuesta de una compañera de mi facultad, de entrenarlas y prepararlas para el torneo de la UNLP. En ese momento eran sólo tres chicas y me encargué de buscar más, me basé en algunas que sabía que jugaban o habían jugado antes o simplemente en aquellas que sabía que les gustaba el fútbol”.

“Ese año finalicé el 2014 entrenando a 40 chicas, por lo que el equipo de la Liga Amateur Platense, Alumni de Los Hornos, se acercó y me ofreció llevar a todas las chicas del club para entrenar ahí y jugar representando al “Carcelero”. Todo el 2015 competimos en la liga, cancha de 7. En una o dos ocasiones me había comunicado con Mauro Córdoba, que en ese entonces era el técnico de la primera (Villa San Carlos), para hacer un amistoso, ya que en la liga se hablaba que en el 2016 se pasaba el femenino a cancha de 11. Nunca pudimos coordinar un amistoso, no coincidíamos los horarios. En marzo de 2016 fue él quien se comunica conmigo, consultándome si aún seguía entrenando chicas. En ese mensaje me ofreció ser su ayudante de campo en Villa San Carlos, para competir en AFA. Recuerdo que nos sentamos a charlar en UPCN, luego de un amistoso que tuvo con el CADU, fui a ver el partido, pensando que era lo que esperaba. Charlamos, me expresó su idea, yo la mía y quedamos en que me volvía a llamar. ¡Para Semana Santa recibí su llamado, el lunes siguiente de ese fin de semana festivo comencé a trabajar con él en Villa San Carlos!”.

 IP: Mauro es hoy el coordinador del fútbol femenino de Villa San Carlos. Su llamado. ¿Lo viste como una buena oportunidad o te costó pensarlo?

TC: “Exactamente. Hoy en día es el coordinador de la disciplina. Lo ví como un desafío, algo nuevo y de excelente oportunidad para demostrarme a mí mismo si estaba a la altura del reto. Me costó pensarlo porque yo seguía con el grupo que formé desde un principio y que fue gracias a ese grupo, a los resultados de lo trabajado, que Mauro me llamo”.

IP: En este país de Messi y Maradona. Un país que se supone potencia deportiva, el fútbol femenino es ninguneado por la dirigencia, por gran parte del público. ¿Qué te genera eso?  ¿Cómo se vive eso en el club?

TC: “Bronca y desilusión. Mientras el país o las cabezas responsables sean machistas, el fútbol femenino no va crecer, no apuestan por ellas. Día a día está creciendo más y más el fútbol femenino, no sólo en La Plata, sino en la Argentina en general, hay muchísimas jugadoras. Hay que conformar todas las categorías, infantiles, juveniles y mayores. Quizás de esa forma le presten atención”.

“En el club estamos en tratativas de armar las categorías infantiles de fútbol femenino, es un paso enorme de lo cual venimos armando el proyecto hace ya casi un año. La intención es generar crecimiento futbolístico, crecimiento social al club, sentido de pertenencias, y una cantera infantil que comprenda desde edades tempranas lo lindo de este deporte, generarle valores humanos y más”.

IP: ¿Creés que tu trabajo ayuda a crear más igualdad?

TC: “No sé si tanto mi trabajo. El sacrificio y las ganas de las chicas lo hacen. Trabajan, se esfuerzan, se caen y se levantan de igual forma que el hombre. Mis jugadoras dejan muchísimas cosas de lado por entrenar o jugar, algunas son madres, trabajan o estudian, o son madres que trabajan o estudian, o trabajan o estudian y así y todo van tres veces por semana, 6 horas semanales de entrenamiento, más el fin de semana de competencia. Dejan todo para crecer como deportistas y a su vez que crezca la disciplina. ¿Todo esto mencionado, no fueron o son sacrificios tuyos, míos o de cualquier chico que quiso o quiere jugar al fútbol?”

IP:  Si son los mismos sacrificios. ¿Qué te produce a vos como formador?

Hubo una evolución en el fútbol femenino en los últimos cinco años…

¿Notas ese crecimiento?

TC: “Como formador estoy agradecido al grupo que estoy entrenando. No aflojan nunca, piden entrenar, piden crecer. Constantemente les estoy hablando, trabajo con un grupo joven en reserva, chicas que en su mayoría de edad ronda entre los 13 y los 19. ¿Sabés que es lo mejor? Que escuchan, preguntan. Justamente la parte formativa va más allá de lo futbolístico, hay que inculcarles valores. Tienen un sentido de sacrificio enorme, por el equipo, por las compañeras y por ellas mismas. ¡Son gigantes y estoy agradecido de tenerlas y que sigan este proyecto!

Claramente, creció enormemente, hay jugadoras por todos lados, en torneos privados de fútbol 5 o fútbol 7, en la Liga Amateur Platense, el LIFIPA, nosotros o EDLP. Y estoy seguro de que en el interior esta pasando lo mismo, de hecho, en Azul, mi ciudad, está creciendo muchísimo también, ¡a tal punto que conformaron una liga local!”

IP: ¡Tremendo! Eso yo creo que es una alegría enorme.

¿Cómo viven las chicas su relación con el público que las va a ver? ¿Sienten algún tipo de discriminación o crees que en estos años cambió?

TC: “¡La verdad que sí, me pone muy contento. Sorprendidas. No porque creyeran que iban a ser miradas de distinta forma, ¡sino por la cantidad de personas que se acercan a ver y alientan constantemente! No conocían lo que era jugar con “hinchada”. Yo intento enseñarles que deben disfrutar esos momentos, esos partidos, ¡y obvio agradecer a la gente que fue alentar!”

IP:  Hay una diferencia entre hinchada y barrabrava. Esperemos que esa hinchada se mantenga a lo largo del tiempo.

TC: “Esperemos que sí. Son sin dudas parte del crecimiento del fútbol en general y la mayor atracción después del partido”.

IP: Tuvieron varios logros con el club, por ejemplo, la inclusión en su momento de Juana Bilos en la selección nacional o el campeonato de 2016.

TC: “Exactamente, ese fue uno de los logros. Luego el ascenso a la A en el 2016, conseguir el quinto puesto a nivel nacional en la temporada 2017/18 de la A. Que hayan sido convocadas a la selección Sub-17 Agustina Maturano, a la Sub-20 Lucía Coman y Milagros Díaz, esta última la mayor representante de nosotros con la Albiceleste; ¡convocada Daiana Chiclana a la selección mayor!”

 IP: Un orgullo tremendo. Son cada vez más las chicas que tienen ganas de jugar, que se presentan en muchos clubes. ¿Qué le dirías vos a aquellas que tienen ganas y todavía no se deciden por el miedo al que dirán? 

TC: “Que escuchen su corazón, que alimenten sus ganas y teman sus desafíos. ¡Siempre van a haber obstáculos, esos mismos que nos ayudan a crecer! Que practiquen este deporte hermoso y lo disfruten al 100%”.

 

 

 

       

           

               

                   

      

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*