El “Tiquitaca” de Milito: mucho ruido y pocas nueces

Luego de años desoladores, con la tragedia deportiva del descenso incluida, Independiente en manos de Hugo Moyano estaba decidido a no volver a pasar por ese infierno. El Rojo resurgió de sus cenizas y volvió a Primera, donde al no encontrar resultados, varios DT desfilaron por Avellaneda.

Para esta temporada y con tres competencias por disputar, la CD, al paso del sindicalista, decidió contratar a Gabriel Milito como su nuevo Director Técnico.

“Necesitamos hombres como Gabriel para recuperar todos los éxitos deportivos”, reconoció entusiasmado Moyano el 20 de mayo al presentar al Mariscal.

“Este es mi sueño. Para esto me preparé. Intentaremos protagonizar las tres competencias”, concluía el ex defensor al estampar su firma hasta fines de 2017.

Con apenas 5 meses de trabajo, esa conferencia de prensa alegre, con grandes esperanzas, hoy es un mar de dudas y críticas hacia plantel y cuerpo técnico.

5 victorias, 4 empates y 2 derrotas, es el saldo que tiene Milito desde su asunción. Lo que nos da poco más del 50% de puntos obtenidos. Pero con dos agravantes: fue eliminado rápidamente en manos de Defensa y Justicia en la ronda de 32 por Copa Argentina, y la dolorosa caída ante un débil Chapecoense de Brasil en Octavos de Final en la Copa Sudamericana por penales.

Pero lo más preocupante pasa por el rendimiento futbolístico del equipo, que por momentos es un barco a la deriva.

A lo largo de estos 11 encuentros, el entrenador utilizó 10 formaciones diferentes. Sólo repitió los que jugaron de arranque en Chapecó, el fin de semana pasado en la dura caída como local por 0-2 ante Atlético Tucumán.

Con el 4-3-3 como sistema táctico definido y la parte defensiva consolidada, las incógnitas pasan de mitad de campo en adelante. Si bien la filosofía del técnico es jugar un fútbol prolijo, con gran circulación de balón mediante pases cortos en busca de espacios libres para explotar y evadiendo pelotazos, no dieron resultados positivos. Falto de movilidad, sin sorpresa ni profundidad, no parece haber “Plan B” cuando los cotejos se complican, mientras los murmullos en el Libertadores de América toman fuerza partido tras partido.

Con solo 9 goles a favor, queda en evidencia que el triángulo entre Diego y Cristian Rodríguez, sumado a Jorge Ortiz en la zona de gestación, no crea oportunidades netas para sus atacantes, que deben generar peligro de manera individual. Sin variantes que cambien la ecuación, el ex Barcelona deberá encontrar una salida rápida. Sánchez Miño, jugador que él pensó para fortalecer la parte central y que imploró para fichar, esta temporada sólo ha tenido rendimientos de malo a muy malo, por lo que es cuestionado por los simpatizantes. Más aún luego de errar su penal en tierras cariocas al ejecutarlo con notoria displicencia.

Con sólo el torneo por disputar, se encuentra a 5 unidades del líder en el amanecer del certamen.

El fútbol argentino es pernicioso, no ve más allá del corto plazo y la máquina de picar carne no distingue entre ídolos y desconocidos. Por lo pronto, la luz no asoma al final del túnel.


Alexis Viojo

Acerca Alexis Viojo

ver todas las publicaciones

21 Años recién cumplidos. Estudiante de periodismo. Amante de los deportes. Intento de tenista y futbolista. Coordinador del Rincón. Me encargo de Independiente con Santiago Sandoval, y recientemente sume Superliga de Grecia a mi palmarés(?

1 Comentarios en este artículo

  1. Buen analisis segui asi. ?

    Esteban / Responder

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*