El hombre que hizo grande a otros hombres

Claudio Ranieri fue despedido de su cargo como entrenador del Leicester City, luego de la reciente derrota sufrida ante Sevilla por 2 a 1 en el marco de la Champions League. 

Esta historia comienza en Grecia, durante el año 2014. La selección del país heleno se enfrentaba a Islas Feroe en el marco de las Eliminatorias para clasificar a la Eurocopa 2016. Para ese entonces, quien estaba al mando de dicho seleccionado era nadie más que Claudio Ranieri, principal protagonista de este relato.

El entrenador italiano, había tomado las riendas del equipo griego una vez finalizado el mundial de Brasil 2014. En dicho torneo, el elenco nacional había caído en octavos de final ante Costa Rica. Tras finalizar la competencia continental, la federación griega designo al técnico italiano para que fuera el encargado de llevar a Grecia al torneo más importante de selecciones de Europa.

Lo que al principio fue una aventura para Claudio Ranieri, termino siendo una “tragedia griega” ya que en el transcurso de cuatro partidos, su equipo no logró ganar, y sufrió una vergonzosa caída ante Islas Feroe, que fue la sentencia de salida para el entrenador. Tras destituir al técnico, el presidente de la federación griega fue contundente: “Después del devastador resultado para el equipo nacional asumo toda la responsabilidad por la desafortunada elección del entrenador”.

Durante el mismo año, un equipo llamado Leicester City llegaba a la Premier League luego de haberse coronado campeón del Football League Championship. En dicha temporada, este humilde club, se reforzó con dos argentinos como Esteban Cambiasso y Leonardo Ulloa para intentar darle jerarquía a un plantel sin figuras. Durante el transcurso de la liga, los “Foxes” tuvieron altibajos que en gran parte del torneo lo dejaron en la puerta del abismo, donde para los medios y los hinchas era casi imposible la permanencia en la élite del fútbol inglés.

Tras haber estado colista de la Premier League por 180 días, el milagro comenzó a suceder. Los dirigidos por Nigel Pearson, lograron una increíble racha a partir de la jornada 31 y sellaron su estadía en la fecha 37 donde igualaron con Sunderland 0 a 0 y consiguieron la llamada “The Great Escape”.

Tras consumarse el milagro, el equipo inglés realizo una pretemporada en Tailandia, donde hubo un escándalo sexual con tres jugadores del equipo (Uno de ellos el hijo del técnico), que terminó por la salida de los futbolistas y del entrenador a fines de junio.

A raíz de la escandalosa salida de Nigel Pearson, el Leicester City quedó sin entrenador para afrontar una nueva temporada en Premier League. A pesar de lo difícil que sería el campeonato, la dirigencia del club decidió contratar a Claudio Ranieri para ocupar el banquillo que había quedado vacante.  El italiano fue elegido ya que contaba entre sus palmares, con devolver al Mónaco a la Primera División de Francia. Sumado a esto, había logrado otro importante ascenso con Fiorentina en el año 1994.

Una vez presentado, se dio inicio a su mandato con los “Foxes”. De cara a la temporada 2015/16, el equipo se reforzó con jugadores como Shinji Okazaki, N´golo Kante, Christian Fuchs, Yohan Benelouana, y como principal figura Gokhan Inler proveniente de Napoli. Estos jugadores se sumaron a los ya presentes, Jamie Vardy, Riyad Mahrez, Leonardo Ulloa y Danny Drinkwater.

El plantel durante la foto de presentación. Pocos imaginaban lo que sucedería tiempo después. Foto: Daily Mail.

El comienzo de la liga fue sorpresivo para los conducidos por Ranieri. Durante la primera fecha, lograron una goleada ante Sunderland por 4 a 2, donde anotaron Jamie Vardy, Marc Albrighton y en dos ocasiones Riyad Mahrez. Al correr las primeras cuatro jornadas, lograron dos triunfos (Sunderland y  West Ham) y dos empates (Tottenham y Bournemouth).

Tras este gran inicio, su buena racha continuó hasta la jornada siete, donde caen ante Arsenal por 5 a 2. Tras la derrota, no tuvieron tiempo de lamentarse y volvieron a sorprender tras imponerse a Norwich City por 2 a 1 y sacarle un empate al Southampton por 2 a 2 luego de ir perdiendo por dos tantos.

Luego de la igualdad, el Leicester cosechó una serie de cuatro triunfos consecutivos en donde comenzó a ser mirado de otra manera. En todos estos encuentros, una de sus principales figuras era Jamie Vardy. El delantero anotaba en todas las jornadas y llegó a la fecha 14 con la posibilidad de romper el récord de Ruud Van Nistelrooy, que había anotado en diez partidos consecutivos. En el empate ante los “Red Devils”, Jamie Vardy marca el tanto de su equipo, rompiendo el récord del holandés y dejando una buena imagen ante un gran rival.

Continúan pasando las fechas, y el conjunto de Claudio Ranieri seguía sorprendiendo. La mayor sorpresa la brinda durante la jornada 16, donde logra imponerse en su estadio al último campeón, Chelsea, por 2 a 1.

En la jornada 18, caen ante Liverpool en Anfield sumando su segunda derrota en toda la campaña. Tras la caída, cierran la primera vuelta con un empate 0 a 0, en el King Power Stadium ante Manchester City.

Durante esta primera etapa, varios jugadores del Leicester fueron claves para que el equipo logre realizar una fantástica mitad de temporada. A pesar del buen nivel, la gran cantidad de ellos no eran conocidos por los medios, ni por los seguidores más fieles de la Premier League.

Jamie Vardy, quien logró romperle el récord a Ruud Van Nistelrooy, en el 2011 jugaba en la séptima categoría del fútbol inglés, donde no era ni la mitad del gran delantero que aparecería años después. Por otro lado, se encontraba Riyad Mahrez. El nacido en Argelia, antes de llegar a Inglaterra era jugador del Le Havre de Francia. Durante el año 2012, un reclutador del Leicester viajo a tierras francesas para fichar a otro talento del club, pero al ver al argelino, quedó sorprendido y decidió fichar al joven Mahrez por la humilde suma de 500 mil euros.

La otra gran figura del Leicester llego desde Francia, N´golo Kante fue clave para el funcionamiento del mediocampo del Leicester en la liga. El joven había sido negado en varios clubes de su país, y logro llegar a Inglaterra donde rápidamente se convirtió en indiscutido. Además, el arco fue muy bien custodiado por Kasper Schmeichel. El arquero danés, es hijo de quien fue portero del Manchester United, Peter Schmeichel. Otros grandes estandartes del plantel fueron Wes Morgan, Danny Drinkwater y Robert Huth.

El líder de esta historia, junto a sus principales figuras para hacer realidad lo imposible. Foto: Marca.

El 2 de enero del 2016 comenzó la segunda vuelta de la Premier League y los “Foxes” se enfrentaron al Bournemouth, donde igualaron en cero. A pesar del flojo resultado, en la siguiente jornada consiguen un grandísimo triunfo ante Tottenham por 1 a 0 con gol de Robert Huth. Luego del triunfo, obtienen un empate ante Aston Villa y un triunfo ante Stoke City. Continuando con su racha de victorias, la jornada 24 y 25 marcan un quiebre en la liga, ya que logran imponerse a Liverpool por 2 a 0 y a Manchester City por 3 a 1, en el que fue el mejor partido de su campaña. Estos resultados confirmaron que los de Ranieri lucharían hasta el final por el título.

En la siguiente jornada, caen nuevamente ante Arsenal en una remontada “Gunner”, que fue más por sacrificio que por buen juego.  Tras la derrota, comenzaron otra buena racha en la que suman un triunfo ante Norwich por 1 a 0, (Gol de Ulloa al final) un empate ante West Bromwich Albion y dos triunfos ante Watford y Newcastle.

En la jornada 33, el Leicester comienza a ver frutos de su trabajo al ya asegurarse un puesto en la próxima Champions League, luego de ganar ante Sunderland  por 2 a 0 con doblete de su goleador, Jamie Vardy.

La jornada 36 los enfrento a Manchester United, donde los punteros, si lograban los tres puntos, ya podrían gritar campeones. A pesar de esto, Anthony Martial abrió la cuenta para los “Red Devils”, y minutos más tarde el capitán Wes Morgan cerraba un empate, que lo único que hacía era estirar el tan ansiado festejo al menos hasta el otro día que jugaba Tottenham.

El lunes 2 de mayo del 2016, Tottenham no logró imponerse a Chelsea en su encuentro, y tras su empate, el Leicester City se consagró campeón por primera vez en su historia. El mismo entrenador que había sido despedido de la selección de Grecia hacía un año y medio atrás, había creado una revolución en la pequeña ciudad de Leicester. Un grupo de jóvenes, la cual su carrera futbolística estaría destinada al fracaso, cambiaban la suerte para hacer historia e imponer su nombre en lo más alto del fútbol de Inglaterra. Sí, Ranieri y esos muchachos demostraron que en el fútbol no existen los imposibles.

Claudio Ranieri levanta el trofeo de campeón junto a Wes Morgan luego de una temporada soñada. Foto: Lopez – Doringa digital.

El pico de felicidad fue máximo, la historia y los medios hablaron y hablarán siempre de Leicester City y Claudio Ranieri. A pesar de esto, los relatos no siempre cuentan con finales felices, y como no era de esperar éste es uno de los tantos que lo comprueban.

La nueva temporada comenzó con muchísimas expectativas para Leicester City. La primera gran alegría fue haber logrado mantener a sus estrellas en el mercado de pases. La única baja de peso, fue la de N´golo Kante que dejó el equipo y emigró hacia Chelsea. Ante esto, la ilusión se renovaba y el campeón contaría con la defensa de su título y la participación en UEFA Champions League.

La Premier League no comenzó para nada bien, con el correr de los partidos el equipo campeón no lograba imponer su estilo de juego del año anterior y caía estrepitosamente en los puestos del descenso. Por su parte, en Champions League mostraba un juego más parecido al del equipo de la temporada anterior.

Tras 14 derrotas en la Premier League, los “Foxes” se ubicaban a un punto del Hull City (último equipo en descenso). Las cosas, de todas maneras, parecían ir mejor teniendo en cuenta los resultados de la Champions, donde Leicester le ganó el grupo al Porto.

Ante esta situación, nadie se esperaba que luego de la derrota ante Sevilla el pasado miércoles por 2 a 1, la dirigencia del Leicester City tomara la decisión de destituir al entrenador Claudio Ranieri del club.

Sí, difícil tomar una decisión como presidente ante esta situación. Pero analizando el historial, el mandamás de la institución fue bastante injusto al no confiar en el técnico que le dio su primer título al club. Además, su equipo dejó una buena imagen dentro del mejor torneo del mundo, como es la Champions League.

A pesar de esto, la decisión de la dirigencia ya fue tomada, y el asiento del banco de suplentes del King Power Stadium se encuentra vacío. “Ayer mi sueño murió. Fue un tiempo de felicidad que no olvidaré nunca, fue un honor ser campeón con ustedes”, fueron sus últimas palabras del ahora ex entrenador del Leicester City.

La tristeza del entrenador al no lograr los resultados durante la actual temporada. Foto: Sky Sports.

Claudio Ranieri, el hombre que hizo grande a más hombres, dejó su puesto y se fue por la misma puerta chica que ingreso para crear esta historia. Desde mi lugar, solamente quiero agradecerle por la enseñanza que nos transmitió al demostrar que cualquier sueño, por más difícil que sea, puede concretarse.

 

Por: Ignacio Cólere


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*