La Liga: Barcelona se lo pierde y el Atlético de Madrid se tranquiliza

Finalmente todos los equipos de La Liga tienen la misma cantidad de partidos jugados, esclareciendo la verdadera posición de los equipos en la tabla de puntos. En el fin de la jornada 33, el Valladolid apenas logró distanciarse de la zona de descensos al igualar en puntaje al Elche (el primer equipo de esta sección), al empatar 2-2 con el Athletic Bilbao que sigue invicto desde hace siete fechas en el torneo. Más tarde, el Barcelona tuvo su oportunidad de superar al Atlético de Madrid en su partido contra el Granada, pero sorprendentemente terminaron perdiendo por 2-1 con el equipo andaluz.

El encuentro entre el Bilbao y el Valladolid ya empezó con gran intensidad, cuando solo en 14 minutos el equipo vasco consiguió el primer gol con un buen zurdazo de Morcillo desde afuera del área después de que la jugada de ataque parecía haber sido rechazada por El Yamiq. Los vascos fueron capaces de reconocer las falencias de los albivioletas en la defensa y continuaron empujando y atacando, lo que casi llevó al segundo gol de Morcillo a los 32 minutos en una volea después de un córner, la cual fue bien neutralizada por Masip. Sin Embargo, el Valladolid pronto demostró que también quería jugar y consiguió su primer gol en el minuto 41 cuando Weissman le pegó a menos de tres metros del arco luego de un córner, lamentablemente el tanto fue invalidado por posición adelantada y el Athletic Bilbao se fue al descanso ganando 1-0. La segunda mitad mostró a un Valladolid con mucho mejor manejo de pelota, el cual logró dejar a Oscar Plano en buena posición para definir a los 53 minutos, tras un buen pase de Orellana, pero nuevamente el ataque no terminó en gol gracias a Simón. Aún así, el Bilbao no quiso bajar la intensidad y también tuvo su oportunidad de modificar la diferencia de puntos con un disparo de Villalibre seis minutos después; gol que también fue evitado por la intervención del arquero Masip, quien un minuto más tarde tapó un pelotazo de Martínez, jugador que a pesar de encontrarse solo frente al arco le pegó tan mal que pareció haberle apuntado al arquero a propósito y que a pesar de obtener un rebote que lo favoreció, pateó aún peor y tiró la pelota afuera. Entonces, a los 70 minutos se cumplió una norma conocida en el fútbol, partido que no es liquidado sigue vivo, y el Valladolid consiguió la igualdad desde el córner con un cabezazo de Orellana, pero el Bilbao seguía buscando los tres puntos con convicción. En los seis minutos posteriores a la igualdad el Bilbao volvió a ponerse en ventaja, con un buen pase para que corra por la banda Iñaki Williams y una gran conducción de este que derivó en su asistencia a un Raúl García que quedó solo en el segundo palo. Finalmente, en el minuto 85 el Valladolid pudo volver a sorprender y desde un centro de Janko que Plano dejó pasar para que reventara con fuerza Weissman, devolvió la igualdad.

“Ni para uno ni para el otro”

Finalmente llegó el día en que Barcelona definió su legítimo lugar en la tabla, ya que frente al Granada iba a alcanzar la misma cantidad de partidos jugados que los otros contrincantes por el primer puesto (Atlético de Madrid, Real Madrid y Sevilla), reduciendo la especulación y teniendo la chance de volverse puntero. El partido empezó como se esperaba, el Barça teniendo la pelota y haciéndola circular para encontrar los espacios que el planteo defensivo del Granada, que contaba con una línea de cinco, no permitían. Ya a los nueve minutos los culés estuvieron cerca de gritar el gol, cuando un bien pensado pase atrás de Frenkie de Jong para Messi dentro del área fue interceptado, y lo mismo ocurriría diez minutos después cuando Griezmann logró pegarle al arco a pesar de tener un defensor en frente, un tiro que no complicó mucho a Escandell por la falta de dirección. Por fin el Barcelona logró concretar la jugada a los 23 minutos, cuando Messi se asoció bien con Griezmann, quién controlando bien la pelota y haciendo un buen rodeo asistió al argentino para que definiera al segundo palo, un gol que muchos suponían que ya implicaba la victoria del equipo catalán. Antes de cerrar el primer tiempo, en el minuto 36 Messi tuvo otra oportunidad gracias a un tremendo pase de Busquets que el diez supo controlar pero que esta vez no pudo convertir, ya que la pelota que pasó cerca del segundo palo se encontró con el pie de Escandell en lugar de entrar. En el segundo tiempo el Barcelona pareció desentenderse un poco, sobre todo la defensa, lo que posibilitó el gol de Machís a los 63 minutos, cuando un buen pase de Suárez que no pudo ser rechazado por Mingueza, le cayó para que rematara con potencia entre las piernas de Ter Stegen y consiguieran el empate; una acción tan impresionante como la expulsión de Koeman, el director técnico del Barcelona, solo tres minutos después de este gol. No obstante, el milagro llegó a los 79 minutos, cuando Adrián Marín Gómez puso un excelente centro para que Molina definiera solo, ya que tanto Piqué como Umtiti parecieron omitir su presencia. De esta manera el Granada consiguió la primera victoria en el Camp Nou en su historia, pero la guerra por La Liga continúa y las chances de destronar al líder siguen firmes.

“Milagros inesperados”

Tiziano Schiavi

Fotos:

https://www.mundodeportivo.com

https://www.fichajes.com

https://larepublica.pe


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*