Racing y un triunfo trabajado

Por los 32vos de final de la Copa Argentina, Racing venció al Club Atlético Mitre de Santiago del Estero por 2 a 1. Lejos de hacer pesar la diferencia de categoría, la Academia tuvo que trabajarlo para poder llevarse el triunfo.

En el Estadio Florencio Sola del Club Atlético Banfield se jugó, finalmente, este partido que, en principio, se iba a llevar a cabo hace una semana atrás en el Estadio Centenario de Quilmes. Hubo un buen marco de público y me llamó la atención la gran cantidad de santiagueños que se pegaron el viajecito hacia Buenos Aires. Luego me enteré que el gobierno de Santiago del Estero había dado asueto para que los hinchas pudieran viajar sin problemas.

Desde el comienzo se vio a Racing en busca del arco contrario. Al minuto de juego nomás, Matías Zaracho metió un desborde y enganche desde la franja izquierda de la cancha, ingresó al área y sacó un disparo fuerte que Alejandro Medina logró desviar al córner. Con el correr de los minutos, la Academia se apoderó del balón mientras los santiagueños esperaban ordenados en su campo de juego y metían fuerte en cada pelota. Hubo un buen despliegue de Augusto Solari por derecha, aunque sus centros no llegaban a conectar con alguna camiseta celeste y blanca. Y así, con el correr de los minutos, Racing abusó de los centros y le sacó chichones a Piriz y Ledesma que rechazaban cada uno de esos intentos. Mientras Cocca pedía movilidad y toque, el equipo tendía siempre a las bandas y al centro. Mitre no se quedó atrás, el planteo parecía ser el de esperar esa oportunidad que le permitiera meter la pelota bajo los tres palos de Musso. Tuvo un gran despliegue por parte de Gastón Bottino y Ricardo Tapia por la banda derecha. El primero las corría todas, a veces con cierta vehemencia que le trajo aparejada una amonestación, el segundo subía buscando siempre tirar un buen centro al área.

La apertura del marcador estuvo a cargo de Mitre a los 22 minutos y fue gracias a un error de Arévalo Ríos, quien se confió en la puerta del área, no pudo controlar una pelota que era para despejar, se le fue larga y ahí estaba el 9 santiagueño Ramiro Fergonzi que, con un tiro potente, venció la resistencia de Musso. Un terrible error del uruguayo que venía haciendo bien las cosas y junto al Pulpo González mordían y movían el mediocampo académico. El final del primer tiempo nos mostró a un Racing que pasó de la imprecisión al empuje por empatar y lo pudo lograr a través de un disparo de Cuadra desviado al córner y un cabezazo de Orbán que pasó muy cerca.

Para la segunda etapa se esperaba la reacción de Racing pero ésta tardó en llegar. Mitre se plantó muy bien intentando jugar con la desesperación del rival que no le encontraba la vuelta. Diego Cocca cambió el dibujo táctico moviendo a Zaracho más al medio y llevando a Cuadra hacia el costado izquierdo. Este movimiento generó algo distinto en el ataque académico y vio su fruto a los 12 cuando, tras buen pase de Licha López, Cuadra intentó meter un centro y la pelota dio en el brazo de Piriz. Lamolina no dudo y marcó penal. El encargado de patearlo fue López y quien se comenzaba a convertir en héroe de la noche fue Alejandro Medina que adivinó la intención de Licha y voló hacia su derecha desviando el disparo del delantero. Cuando iban 17 minutos, comenzó el show de los cambios. Arnaldo Sialle mandó a la cancha al ex Los Andes, Gabriel Tomasini, y sacó a Fergonzi que estaba haciendo un buen partido preocupando al fondo de Racing cada vez que agarraba la pelota. De esta manera, los santiagueños se paraban con cinco en el fondo. Cocca metió enseguida el primer cambio buscando más volumen de juego: adentro el ex Chacarita, Nicolás Oroz, afuera Arevalo Ríos. Unos minutos más tarde retrasó a Solari, sacó de la cancha a Pillud y metió a Rosales. Así, el desarrollo de esta etapa quedó en manos de Racing mientras Mitre esperaba en su campo corriendo todas. Medina siguió haciendo de las suyas tapándole dos disparos a López. Pero no iba a poder seguir aguantando.

A los 33 llegó el empate y Lisandro López se redimió mandándola a guardar de una manera un tanto extraña porque la pelota pegó en su espalda cuando el 9 estaba arrojado en la línea de cal bajo los tres palos. Racing siguió buscando y después de un atajadón de Medina nuevamente ante López, llegó el 2 a 1 para la Academia a los 38 minutos. Tras un centro de Cuadra, una nueva pirueta, esta vez de Leandro Grimi, desvió ese centro y a cobrar. Sialle sacó a un defensor para que ingrese el delantero David Romero pero ya era tarde, pagó caro el haber intentado mantener la diferencia tirando el equipo tan atrás porque ya no había tiempo para más.

Racing se llevó un triunfo que le costó mucho trabajo y ahora lo espera Olimpo de Bahía Blanca en la siguiente instancia. Mitre se vuelve a Santiago para seguir su preparación en lo que será su debut en la B Nacional frente a Dep. Riestra en el Bajo Flores.

Síntesis del partido

RACING CLUB (2): Juan Musso, Ivan Pillud, Miguel Barbieri, Lucas Orbán y Leandro Grimi; Augusto Solari, Egidio Arévalo Ríos, Diego González y Matías Zaracho; Lisandro López y Pablo Cuadra.

Suplentes: Gastón Gómez, Juan Patiño, Marcelo Meli, Nicolás Oroz, Santiago Rosales, Ricardo Noir y Brian Mansilla.

DT: Diego Cocca

C.A. MITRE (Santiago del Estero) (1): Alejandro Median, Ricardo Tapia, Oscar Piriz, Franco Ledesma y Nelson Benítez; Gastón Bottino, Juan Alessandroni, Leandro De Muner, Franco Ferrari; Ramiro Fergonzi y Joaquín Quinteros.

Suplentes: Ezequiel Mastrolía, Gabriel Tomasini, Matías Camisay, Juan De Tomaso, Rodrigo Castro, Juan Aguirre y David Romero.

DT: Arnaldo Sialle

Goles: 22 PT: Ramiro Fergonzi (M), 33 ST: Lisandor López (RC) y 38 ST: Leandro Grimi (RC)

Amonestados: Arévalo Ríos, Rosales y Mansilla (RC); Ledesma, Benítes y Bottino (M)

Árbitro: Nicolás Lamolina

Estadio: Florencio Sola (Banfield)

Foto: Redacción RDF y @Copa_Argentina


Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos.
Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Como amante de la historia promete investigar y escribir sobre el futbol y sus historias mínimas, esas que, en algunos casos, no se conocen y esas otras que, en otros casos, sólo algunos conocen. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder desentrañar una pila de historias ligadas al futbol. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*