La Piponeta puso segunda

Volver a jugar en el José Dellagiovanna significaba mucho para el Club Atlético Tigre el sábado por la tarde. No alcanzaba solamente con el apretado triunfo en Rafaela para poder enderezar el dificultoso camino en esta “Operación Retorno” para el último campeón del futbol argentino. Tenía que llegar la primera victoria como local para reinsertar la confianza en el hincha y en el propio plantel. Con esa presión salió el equipo al cesped de un estadio teñido de rojo y azul por todas partes.

En la vereda de enfrente se hallaba All Boys, club recientemente ascendido de la Primera B Metropolitana tras vagar por un año en aquella categoría que significó el fondo de un tobogan descensivo de cinco años. El club de Floresta iba también en búsqueda de una victoria que lo saque de los últimos puestos de la Zona 2. Con dos rivales hambrientos de poder arranca el partido en Victoria. Desde los primeros minutos se lo vió a Tigre como dominador del juego y generando muchas chances de gol, entre ellas dos mano a mano de Diego “Cachete” Morales, que terminaron en magníficas intervenciones del arquero Jorge Pucheta. El equipo de Nestor Gorosito apelaba al pressing en el área rival y a la gran apertura por las bandas que dejaba siempre a un hombre solo para definir.Sin embargo el gol no llegaba y desde las tribunas los nervios carcomían la paciencia de los fanáticos que en ese momento debían acordarse de la frase “los goles que no se meten en un arco…”. O al menos eso sucedió en los primeros treinta y dos minutos de partido.

Enzo Díaz al momento de convertir el primer gol para el local. Fuente: @catigreoficial

Porque apenas pasada la media hora de partido , Fabricio Dominguez es encerrado dentro del área por dos defensores del equipo de Floresta provocando su caída y el inequívoco gesto de Abal cobrando el penal correspondiente. La esperanza que se adueñó de la hinchada se convirtió en realidad cuando el remate abajo y al costado de Enzo Díaz a doce pasos del arco se transformó en el primer y merecido gol para el Matador. A partir de ese momento, All Boys salió desesperado a buscar el ansiado empate que casi consigue en un cabezazo despejado casi en la linea en la más cercana jugada de gol del visitante antes de finalizar la primera parte del partido.

Ya en el segundo tiempo y con un amonestado para cada equipo (El ya mencionado Dominguez para el local y Gonzalo García para los visitantes), el equipo de Gorosito se dispuso a liquidar el partido desde los vestuarios. Objetivo que logró a los cuatro minutos del segundo tiempo después de una increible jugada colectiva y un excelso remate romperredes de Cachete Morales quien por fin tuvo su merecido gol. A partir de ese momento el partido entró en una meseta hasta el final del encuentro que solo decoró la amonestación de Santiago Bustos para la visita.

Abrazo de gol tras consolidar la primera victoria de Tigre como local. Fuente: @catigreoficial

El cielo se tiñe de azul y rojo y la hinchada vitorea al equipo en aquel rincón perdido en la Zona Norte del conurbano bonaerense. Mientras tanto,un señor de peluca canosa y expresión contemplativa aprieta el puño por debajo de su inconfundible saco y mira con orgullo a sus jugadores. Porque sabe muy bien que van por el camino correcto hacia el objetivo final que termina en Primera División. Y que tambien, para entrar en la carrera del ascenso, había que poner segunda y seguir avanzando a toda marcha.

Cronista: Leonel Moure


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*