El beneficio de la duda

Cristian Pavón y Jonathan Silva, futbolistas de Boca, emitieron una transmisión en vivo por la red social Instagram, desde la concentración previa al partido con Vélez, a la una de la madrugada del domingo. Durante la transmisión, en la que aparentemente estaban fumando, también se pudieron ver comentarios de Fernando Tobio, compañero del plantel. Las redes sociales estallaron más tarde y generaron comentarios de todo tipo. La emisión en vivo desde la cuenta de Instagram no queda guardada, por lo que inmediatamente después de terminada no hay posibilidad de revisar el contenido y encontrar las pruebas. Aunque sí quedaron capturas de los seguidores de Cristian Pavón, que se filtraron y los futbolistas tuvieron que dar explicaciones.

Hoy más que nunca la frontera que divide la vida privada de la pública de las personas está difusa y prácticamente invisible. Cuesta diferenciar lo que es un entorno familiar y personal de otro masivo. En la era de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, priman el culto por la propia personalidad, egoísmo e individualismo. Tenemos de sobra para acercarnos y cada vez peor comunicados. En esa paradoja quedaron encerrados Pavón y Silva, no sólo en el baño del hotel.

Jonathan Silva y Cristian Pavón

Jugar fútbol a nivel profesional y en Boca Juniors es el sueño de millones, pero solo algunos pocos pueden concretarlo. Esta historia que conocemos por los medios de comunicación, ya que su técnico al carecer de “redes sociales” ignora por completo, puede tener múltiples lecturas a elegir.

En primer lugar, una pesimista, son jóvenes que aún no han madurado lo suficiente para asumir las responsabilidades que conllevan ser un deportista profesional de élite. Ser la cara visible de la marca “Boca” en el mercado del fútbol mundial y vender una imagen acorde a sus cotizaciones. Son adolescentes y lo único que piensan es en presumir de su actual posición para conquistar el corazón (o cualquier órgano) de alguna jovencita con quien entablar alguna relación o simplemente “entablar”.

En segundo lugar, una optimista, son dos pibes que sólo quieren divertirse. Si es jugando a la pelota mejor. No les importa el negocio detrás del fútbol, el valor de sus futuras transferencias, ni la imagen que dejan para el resto de la sociedad. Piensan en jugar a la pelota, nada más.

Y por último, una realista, son dos boludos. Las redes sociales sin objetivos son como una silla mecedora: mucho movimiento, pero no te llevan a ningún lado. Ante cualquier elección posible, me guardo el beneficio de la duda.


1 Comentarios en este artículo

  1. Avatar

    Gracias por tu certero comentario, esa forma de actuar típica de adolescente es idéntica a la de muchos que tienen el doble de edad pero la mitad de seso y para colmo portan la camiseta de la selección.

    Silvia / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*