A-League: Perth Glory y Sydney FC jugarán la “Gran Final”

La definición estará a cargo de aquellos que merecen estar allí: primero y segundo en la etapa inicial del torneo. Uno necesitó de los penales y el otro borró a su rival de la cancha.

Tiempo de semifinales en la Hyundai A-League – el torneo de la Primera División del Fútbol de Australia – y una tremenda renta de goles: 13 tantos en 2 partidos son el gancho perfecto para afirmar que “nunca habrá de faltar el grito sagrado en las canchas australianas”.

En un verdadero partidazo, Perth Glory y Adelaide United igualaron 3-3, pero el campeón de la fase regular se impuso 5-4 en los penales y se clasificó finalista.

En el HBF Park el “Glory” no la tuvo nada fácil ante un “United” que resultó un hueso duro de roer. Ni siquiera la ventaja de 2 goles pudo amedrentar al ganador de la FFA Cup, que empató de manera agónica en tiempo adicional y llevó el partido a la prórroga.

El experimentado español de Pontevedra, Diego Castro, fue el encargado de sacar un doblete de distancia y los entrenados por Tony Popovic se ilusionaban con la gran definición.

A los 29´, un excelente pase entre líneas de Chris Ikonomidis dejó solito y solo a Castro en la derecha. El ibérico vio que Paul Izzo descuidó el primer palo y allí dirigió su remate, para el 1-0 parcial.

Minuto 74 y la misma fórmula dio resultado para elevar la cuenta a 2. Contra manejada por Ikonomidis y cesión de la bola esta vez hacia la izquierda para Diego Castro. El español enganchó para su mejor perfil y definió por bajo ante un Izzo falto de reacción. Segundo grito local y golpe anímico que pareció dejar las cosas resueltas.

Sin embargo, el “United” volvió al partido a los 81´ cuando achicó la brecha. Luego de un tiro de esquina ejecutado por Craig Goodwin, una serie de rebotes dejó la pelota muerta dentro del área. Quemaba el cuero y nadie podía rechazarlo, por lo que Michael Marrone le dio de puntín en dirección al arco. Desvío en el camino y le quedó a Babacar Diawara, quien sí pudo ante el mar de piernas y descontó.

Las escenas de dramatismo llegaron en el cuarto minuto de adición, con la última jugada en busca del milagro. Córner de Goodwin y un despeje hacia el medio de cabeza de Joel Chianese, lo que nunca debe hacerse. Le quedó Ryan Kitto, quien le dio con alma y vida y estampó el electrizante 3-3.

Tiempo extra y tanto lo físico como lo anímico comenzaron a jugar ese rol importante. Los locales querían recuperar la ventaja a toda costa y los de Marco Kurz sabían que podían sobreponerse a lo que sea.

Minuto 104 y el “Glory” volvió a golpear. Centro desde la izquierda cortesía de Jason Davidson y fue Scott Neville el que dijo que sí con la cabeza, para el 3-2.

No era cosa juzgada ni mucho menos, ya que el visitante contestó con la misma moneda, a los 115´. Gran envío desde la izquierda por parte de Kitto y notable cabezazo de Marrone para empardar en 3 esta rocambolesca historia.

Se fueron a los penales y allí debían aflorar el temperamento y la personalidad del más capacitado. Los penales venían parejos: Goodwin sí, Juande también y Elsey convirtió. Hasta que las paradojas del destino hicieron que uno de los mejores fallara el suyo.

Izzo se lo detuvo a Castro y Lia subió el marcador 3-1 para Adelaide. Santalab descontó y Liam Reddy se lo atajó a Isaías. El propio arquero local convirtió el suyo, Brimmer puso el 4-3 y Halloran llevó la definición a serie de 1.

Y a partir de ese momento fue un duelo crucial entre la intuición de ambos guardavallas. Reddy canceló el de Diawara e Izzo se quedó con el de Davidson. Otra vez Reddy ante Mileusnic y del otro lado Izzo no fue menos al suprimir el disparo de Lowry.

Reddy estaba más que listo para convertirse en héroe y atajó su cuarto penal de la noche, esta vez a Kostandopoulos. Chianese tenía la llave para abordar el vuelo a la final y la definición dejó de ser eterna: derechazo cruzado para engañar a Izzo y fin del sufrimiento.

Perth se quedó con una batalla no apta para cardíacos. El vencedor de la fase regular jugará la “Gran Final”. Adelaide United luchó hasta donde pudo y fue un dignísimo rival.

Liam Reddy atajó 4 penales en la definición y hasta convirtió el suyo. Misión cumplida para Perth, que por segunda vez en su historia irá por el anillo de campeón (Foto: Perth Glory Twitter)

La otra semifinal tuvo un solo equipo en cancha. Sydney FC destrozó 6-1 a Melbourne Victory y jugará la quinta final de su historia.

Fiel a lo que dice la tradición, el equipo que termina segundo en la fase regular SIEMPRE se clasifica para la gran definición. Más allá de la racha que se mantiene desde hace 14 temporadas, los de Steve Corica lo demostraron con hechos y barrieron a sus rivales con una goleada de estruendo.

A los 3 minutos el Nestrata Jubilee Stadium se levantó con el primer gol para el local. Tiro de esquina de Brandon O´Neill y pésima respuesta del arquero Lawrence Thomas, quien soltó la pelota y se la dejó servida a Aaron Calver para el tempranero 1-0.

Los “Sky Blues” sacaron ventaja de 2 en el minuto 43, cortesía de Alex Brosque. Centro de Rhyan Grant desde la derecha y un imperfecto remate de Siem De Jong se transformó en un pase. Brosque le dio de volea con la pierna zurda y 2-0 aupa los celestes.

El compendio de errores del “Victory” tuvo su tercer capítulo en el segundo minuto de adición. De Jong con un envío desde la derecha y cabezazo de Leigh Broxham en contra de su valla. Era 3-0 en la etapa inicial y sentencia de muerte para el visitante.

A los 63´ llegó el póker y desde los 12 pasos. Le Fondre se internó en la tierra prometida y una desmedida barrida del alemán Niedermeier terminó en penal. El propio delantero inglés se encargó de la ejecución y no tuvo piedad para el contundente 4-0.

Pasaron 4 minutos y Sydney abrió su mano. Otra vez la contra volcó el juego sobre la izquierda y Ninkovic habilitó a Adam Le Fondre. El británico no perdonó ante un desprotegido Thomas y redondeó su doblete.

A los 87´ llegó el set devastador. Centro de Joshua Brillante para la ídem definición de aire de Milos Ninkovic. Tremenda paliza.

El del mancillado honor para el “Victory” llegó a los 90´ y fue por un cabezazo de Ola Toivonen tras centro de Keisuke Honda. El duelo conocido como “Big Blue” tuvo a un solo protagonista y fue Sydney quien se vengó de Melbourne por la eliminación de la temporada pasada, en el mismo escenario y en la misma instancia.

Perth Glory y Sydney FC jugarán la final soñada. Los 2 mejores de esta campaña 2018-19 van por el anillo de campeón y será en la madrugada de domingo, en el HBF Stadium. Las olas más grandes del mundo esperan por el rey de Australia y la pelota surfeará con una batalla excitante.

El grito de guerra del capitán Brosque para un Sydney que fue demoledor (Foto: Jaime Castaneda Twitter)

(Foto Principal: Hyundai A-League Twitter)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*