Copa Libertadores Talleres Vélez Sarsfield

Vélez se llevó la ida

En un partidazo histórico, el fortín ganó el primer partido de la llave por 3 -2 y se lleva una mínima ventaja para el partido de la próxima semana en Córdoba. Lucas Janson en dos oportunidades y Julián Fernández los goleadores para el equipo de Medina. Michael Santos y Rodrigo Garro anotaron para la visita.

Bajo un marco espectacular digno de cualquier noche de copa Libertadores, el Amalfitani fue testigo de un gran duelo entre argentinos por los cuartos de final del máximo torneo del continente. Solo cinco minutos de juego pasaron para que llegue la primera emoción de la jornada: Lucas Pratto se asoció con Leo Jara tras un saque de banda en ataque, el lateral sacó un centro bárbaro contra la línea para la llegada al segundo palo de Janson que, con un salto impresionante y un mejor cabezazo, le ganó el duelo individual a Benavídez y puso el 1 – 0.

Tras este golpe tempranero, Talleres tenía todo para caerse anímicamente y empezar a inclinar en su contra el partido, pero nada de esto ocurrió. La T entendió que el match recién comenzaba y además aquí no se trata de 90 minutos, sino de 180. A partir de esto, Caixinha rápidamente activó a los suyos desde la banca y sus jugadores recibieron a la perfección el ánimo que llegaba desde el portugués. Los de Córdoba lograban tener la posesión en ataque y algunos remates al arco por parte de Enzo Díaz que, aunque no eran peligrosos, mostraban que la visita estaba presente en el encuentro.

Promediando el primer tiempo el 1 – 0 empezaba a ser un poco injusto, aunque Vélez cuando recuperaba la pelota en mitad de cancha, se encontraba con espacios para pensar y huecos libres para alguna asistencia que dejara a sus delanteros contra el arco de Herrera, pero por falta de precisión esto no se daba. A esta altura, ambos habían perdido piezas importantes en la mitad de cancha: Garayalde y Oliva tuvieron un fuerte golpe en la búsqueda de ganar un duelo y el choque entre ellos los mandó al vestuario.

En el segundo tiempo las cosas estaban calmas hasta el minuto 73’. Una gran jugada de Vélez por izquierda se trasladó con un pelotazo hacia la derecha para la llegada de Jara, el ex Boca sacó nuevamente un gran centro, en este caso con mayor potencia, para la aparición en el centro del área de Lucas Janson que puso la cabeza firme para darle dirección y poner el 2 – 0.

Luego del segundo gol de la noche, Talleres pasaba el peor momento del partido. Se veía superado en todas las líneas y el tercero estaba muy cerca para empezar a definir la llave. Pero Caixinha mandó a la cancha al uruguayo Michael Santos y los goleadores de este calibre cuando tienen una perdonan poco. Y el 9 tuvo una. Garro bajó con la cabeza, dentro del área, un centro que llegó desde la derecha y Santos conectó, también con la testa, para el 2 – 1. Talleres lograba un descuento vital.

Lo que antes era un dominio emocional y futbolístico por parte del fortín, después del gol de Santos, las cosas empezaron a cambiar. Tanto que cuando corrían 87’ de juego, Matías Catalán tuvo un desequilibrio digno de los mejores laterales de la historia, la jugada del ex Pachuca derivó en un centro que fue despejado por la defensa, pero la redonda le cayó a Rodrigo Garro que, desde 20 metros, abrió el pie izquierdo y la puso en uno de los ángulos del arquero Hoyos que nada pudo hacer ante un remate delicioso que firmaba el 2 – 2 y la locura de todo aquel que tenía una camiseta con el escudo de Talleres en el pecho. Un empate que parecía imposible, se dio en solo siete minutos.

Increíblemente a esta altura todavía había cosas por pasar. Mientras el público local todavía estaba en shock por perder la ventaja de dos goles en una ráfaga, Perrone se metió al área, metió un centro atrás, de los que duelen mucho, y en el punto penal esperaba Julián Fernández que estaba solo y con gran calidad puso su pie para el 3 – 2 final y un nuevo festejo en las tribunas fortineras. Un resultado que deja la llave completamente ardida para la revancha que espera el Mario Alberto Kempes la semana que viene. Sólo hay lugar para uno en la semifinal. Será una nueva noche para los libros de historia de ambas instituciones.

Foto: Diario Nuevo Santiago del Estero

Por Juan Bovone

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.