Champions League

UCL: Último tango en París

No hubo épica ni hazaña: Barcelona afuera de la Champions en octavos. Aroma a fin de ciclo para varios e incertidumbre acerca del futuro del actor principal de lo que han sido los años dorados “blaugranas”.

Parecía “Misión Imposible” porque Barcelona se autodestruyó en el encuentro de ida. Hubo señales positivas en cuanto al juego y el amor propio, pero no alcanzó para revertir el resultado. En el Parque de los Príncipes, fue empate 1-1 entre París Saint Germain y los catalanes, que dejó el marcador global 5-2 en favor de los galos.

La mini levantada en el camino hacia una liga que parecía perdida y la muestra de autoridad en la semifinal de la Copa del Rey, eran un voto de confianza para el “operativo remontada”. Los de Ronald Koeman mejoraron en funcionamiento y efectividad y se sentían preparados para torcer la historia.

Claro que enfrente había un rival que no sólo jugó con un resultado más que favorable sino que también lo hizo con temple e inteligencia. Mauricio Pochettino supo prescindir de Neymar y se guardó la carta de Di María por si el panorama se complicaba.

Los “Culés” quisieron romper el hielo con 2 incursiones punzantes por los costados. Primero Ousmane Dembelé puso a prueba a Keylor Navas cuando se filtró por la izquierda. Y luego Serginho Dest reventó el horizontal al penetrar cual 7 bravo por la derecha.

Claro que la contra de los parisinos era una invitación al golpe de gracia y a la hora de juego llegó la apertura del marcador. Kylian Mbappé en la izquierda metió un pase rasante y la ausencia de público hizo más notorio el grito de Mauro Icardi. El rosarino cayó víctima de una falta y el árbitro Taylor revisó la jugada con la asistencia del VAR. Pisotón de Clement Lenglet sobre Mauro y penal que Mbappé convirtió con autoridad.

El talento actual fue contrarrestado enseguida con la calidad de la leyenda viviente. A los 37´, Lionel Messi tomó la lanza y por el centro decidió sacar un tremendo zurdazo que se alojó en el ángulo superior derecho de Navas. Recontra golazo para empardar el resultado.

Y los catalanes estuvieron cerca de irse en ventaja al final del primer capítulo. Infracción de Kurzawa sobre su compatriota Griezmann y penal para Barcelona. Messi quiso asegurarlo con potencia pero le salió poco esquinado y entre Keylor Navas y el travesaño evitaron el segundo grito visitante.

Pierna de Keylor y luego sonido metálico para silenciar lo que hubiera sido un tanto decisivo (Foto: @Champions League)

No hubo un vendaval ni una ráfaga de fútbol “culé” en el inicio del complemento. El plan siguió siendo el de siempre: posesión plena y circulación del balón a cierto ritmo, para luego acelerar en el momento indicado. PSG tenía la renta de goles y el reloj a su favor, así que le cedió de manera absoluta el protagonismo a su necesitado rival.

Messi estuvo cerca del doblete con una jugada en plena área chica. Le quedó una pelota con 2 rivales y el arquero enfrente suyo y un bloqueo in extremis de Marquinhos volvió a alejar el peligro inminente.

Tampoco pudo sacar provecho de un balón detenido, ya que Navas se mandó una salvada excepcional ante un anticipo de cabeza de Busquets luego de un córner de Dembelé.

Barcelona jamás tiró la toalla, pero se notaba a las claras que ya era cosa juzgada. París Saint Germain capitalizó al máximo lo que supo construir en el Camp Nou y no hubo forma de corregir el rumbo catalán.

Tal vez haya sido el último encuentro europeo de Lionel Andrés Messi porque su futuro en Cataluña es incierto. Esta vez su equipo no se fue tan humillado como le ocurriese ante Roma, Liverpool y Bayern Münich (sólo si se tiene en cuenta el partido de vuelta o en el caso de los germanos, el encuentro único). Tendrá gusto a poco el consuelo de “me voy con la frente alta” porque el dato mata al relato y el que avanza es el que hace más goles.

No fue una obra de arte al estilo de Bernardo Bertolucci pero se proyectó la idea firme de un equipo que durante años fue protagonista y en algunos ciclos dejó una huella imborrable. Esta vez la pantalla grande fue la “Ciudad Luz” , aunque el peso de la historia de a poco se apaga y ya no tiene el brillo de antes.

Síntesis:

PSG (1): Navas; Florenzi (Dagba), Marquinhos, Kimpembe y Kurzawa (Diallo); Gueye (Danilo Pereira), Paredes, Verratti (Rafinha) y Draxler (Di María); Mbappé e Icardi. DT: Mauricio Pochettino.

Barcelona (1): Ter Stegen; Mingueza (Junior Firpo), Lenglet y De Jong; Dest (Trincao), Busquets (Moriba), Pedri (Pjanic) y Jordi Alba; Griezmann, Messi y Dembelé (Braithwaite). DT: Ronald Koeman.

Goles: Mbappé de penal (30´) (PSG); Messi (37´) (BAR)

Árbitro: Anhony Taylor (Inglaterra)

(Foto Principal: @InvictosSomos)

Emiliano Schiavi

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 45 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *