Brasil Fem

Empate entre Avaí y Corinthians en la primera final del Brasileirao

En la isla de Santa Catarina se jugó el primer partido de la gran final entre Avaí Kindermann y Corinthians. Fue empate sin goles y de esta manera, el Brasileirao se definirá en San Pablo.

Finalmente, llegó el día. La final del Brasileirao tuvo su estreno con la disputa del partido de ida en la bella Florianópolis. Efectivamente, el Estadio Da Ressacada brindó el marco para un partido muy esperado. Avaí Kindermann se estrenaba en este tipo de instancia desde que se llevó a cabo la fusión entre estos dos clubes. Recordemos que el Kindermann ya había alcanzado una final en 2014 y la perdió frente a Ferroviaria.

En cambio, Corinthians es un gran equipo que se ha ido acostumbrando a este tipo de definiciones. Con Arthur Elías a la cabeza, las Timao alcanzaban su cuarta final consecutiva, aunque solo ganaron una de las tres anteriores. También recordemos que son las últimas campeonas de la Copa Libertadores.

En fin, ambos equipos llegaban motivados y estuvieron a la altura de las circunstancias. El primer tiempo fue muy favorable a Corinthians, quien por ineficacia en la definición, no pudo abrir el marcador. Grazi lo tuvo en tres oportunidades, en una se le escapó el balón cuando Barbara le regalaba un rebote, en otra definió desviado con el arco a su merced tras una gran jugada de Adriana por izquierda. Finalmente, recibió un centro de Crivelari pero su cabezazo elevó demasiado el balón. Mala tarde para la capitana albinegra.

Por el lado de las locales, un disparo de Bruna desde la derecha obligó a Lelé a volar y desviarlo al tiro de esquina. Fue la más peligrosa de un Avaí que tuvo buena marca pero que se vio impotente ante la velocidad y el embate del conjunto visitante.

La segunda etapa fue más pareja. Y más friccionada también. Avaí tuvo dos muy claras, en primer lugar con una contra que terminó Katyellen con un disparo de media distancia muy bueno, pero que encontró en el camino a Lelé que, nuevamente, se vio obligada a volar para despejarlo. Cuando el reloj marcaba los 18 minutos, Julia se hizo cargo de un tiro libre muy bien ejecutado y el balón besó el palo izquierdo de la arquera visitante.

Corinthians ya no fue el dominador y los cambios no beneficiaron el juego albinegro. Sin embargo, siempre la tuvieron a Adriana para “volar” por la banda izquierda y sus llegadas siempre provocaron un temblor en la defensa amarilla. La defensora Poliana protagonizó, tal vez, la jugada más peligrosa cuando tomó un balón elevado desde el córner y metió un cabezazo que pasó muy cerquita.

La veloz delantera Adriana fue elegida figura del partido. Foto: Twitter @BRFeminino

Los primeros noventa minutos de esta final ya se esfumaron. El día domingo 6 de diciembre será el gran día de la definición. El Neo Química Arena espera por estos dos equipos que se jugarán el todo por el todo para levantar el preciado trofeo, el más importante en Brasil.

Síntesis del partido:

AVAÍ KINDERMANN (0): Barbara; Bruna, Tuani, Simeia y Thaini; Camila, Kah, Duda y Julia; Katyellen y Lelé.

Suplentes: Leticia, Carla, Sthepahanie, Suzana, Kira, Barbara Melo y Juliana.

DT: Jorge Barcellos

CORINTHIANS (0): Lelê; Katiuscia, Poliana, Erika y Yasmim; Andressinha, Gabi Zanotti y Tamires, Grazi, Giovanna Crivelari y Adriana.

Suplentes: Tainá Borges, Giovanna Campiolo, Paulinha, Juliete, Ingryd, Diany, Victoria Albuquerque, Gabi Nunes y Gabi Portilho.

DT: Arthur Elias

Goles: no hubo

Cambios: Sthephanie x Thaini (AK); Ingryd x Andressinha, Albuquerque x Yazmín, Nunes x Grazi y Portilho x Crivelari (COR)

Amonestadas: Bruna y Julia (AK); Crivelari (COR)

Árbitro: Rodolpho Toski

Estadio: Da Ressacada (Florianópolis)

Foto principal: Thaís Magalhães/CBF

Diego González

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *