AFA Liga Profesional

El Fútbol llora a Timo

Mucho más que un entrenador. Un maestro. Un padre. Un faro. Eso y mucho más para sus dirigidos y para los clubes en los que pudo desarrollar procesos largos y dejó huella. Murió Carlos Timoteo Griguol a los 86 años. Se fue uno de los mejores técnicos de la historia de nuestro fútbol.

Timoteo en Gimnasia

Timoteo llegó desde Las Palmas, Córdoba, con su tonada -que nunca lo abandonó- y con la cabeza abierta, dispuesto a aprender con humnildad. Así fue en la pensión de Atlanta. Lo fue ya titular y símbolo de los Bohemios, con los que ganó la Copa Suecia en el ’58. No cambió cuando fue Campeón Sudamericano con la Selección en el ’59. Y fue el mismo, con menos pelo y más mañas, en Rosario Central. En el ’69 dejó de dirigir con la 5 dentro de la cancha para formar los juveniles desde afuera.

Fue el propio Rosario Central el que le abrió las puertas para dirigir primera división, primero con un interinato en el ’71 y luego como DT efectivo. Armó un equipo “rústico” al gusto de ciertos paladares negros. pero tan efectivo que le permitió su primer título como entrenador. Era 1973. Eran “Los picapiedras”.

En Central, jugador y DT.

Se fue a México, donde dirigió a los “Tecos”, la Universidad Autónoma de Guadalajara. Volvió a Central. Dirigió a Kimberley de Mar del Plata en un Nacional. En el ’79 se hizo cargo de Ferro Carril Oeste y escribió las páginas más gloriosas de su fútbol en tiempos en que el club era un ejemplo: Oeste ganó los Nacionales ’82 y ’84, primero con Barisio, Rocchia y Cacho Saccardi, después con la magia del Beto Márcico. Cúper, Garré, Juárez, Arregui, Crocco y Cañete son apellidos que se repiten como versículos de la Biblia en Caballito.

El Viejo y la pelota. En Gimnasia o en cualquier lado.

Dirigió a River post Bambino y le costó. Venían de ganar todo y no era un plantel fácil. Ganó la Interamericana y cuando los jugadores entendieron que detrás de la disciplina había un tipo fenomenal, era tarde. Lo lamentaron. Volvió a Ferro, ya lejos del esplendor. En los ’90 de valores trastocados, el “club de la clase media” fue el que más sufrió. Se fue en el ’93, esperó las Selecciones juveniles pero Grondona eligió a Pekerman. En octubre del ’94 lo llamó Gimnasia y cambió al club, con equipos históricos que no lograron el título aunque lo mereció. En el ’95, utilitario con Guillermo como figura; en el ’96 con una sinfónica que hizo su mayor obra en el 6-0 a Boca en la Bombonera. Línea de 3 abajo, Gustavo, Guillermo, Márcico y Albornoz en el mismo equipo. Pura magia. Y en el ’98 con dinámica europea, destino de sus máximas figuras, András Guglielminpietro y el Pampa Sosa.

En Ferro, el bronce.

Dirigió a Betis en España, a Unión y tras su tercer ciclo en el Lobo, dejó la dirección técnica. En los últimos años sobrellevó con el amor de su familia una enfermedad que volvió pálidos sus recuerdos. Una estatua lo recuerda en Caballito; el Campus de Gimnasia lleva su nombre. Ídolo en Atlanta, Rosario Central, Ferro y Gimnasia, fue respetado por todos. Formador de hombres más que de jugadores, hoy el Fútbol lo llora.

Hasta siempre Viejo. Gracias por todo.

Facundo Bernardo Aché

Soy Facundo Aché, 47 años, desde hace 28 años cubriendo fútbol. Con pasos por AM Rocha, Radio Universidad y Belgrano, hace 19 años que trabajo en FM La Redonda, la radio de deportes de la ciudad de La Plata. Tres años cubrí el día a día de Estudiantes (2002-2004) pero antes y después cubrí -y cubro- la información de Gimnasia y Esgrima La Plata, tanto para la radio como para el Blog Tripero del Diario El Día. Además, colaboré en la redacción de Decano De América, la historia de Gimnasia en su 130 aniversario. Así que desde 1992 vinculado al "Lobo", ahora el desafío es brindarles la mejor información desde este espacio llamado El Rincón del Fútbol.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *