Sedes Eurocopa

Bucarest y Budapest, ciudades hermanas y con pasado otomano

Esta Eurocopa versión 2020 (que se juega en 2021) nos lleva de recorrido por el viejo continente gracias a la decisión de utilizar varias ciudades como sedes, y le escapa al formato clásico de jugar todo el torneo en una sola Nación. Hoy es el turno de Bucarest en Rumania y Budapest en Hungría.

En los años de pos Segunda Guerra Mundial surgió en Europa el concepto de “Ciudades Hermanadas”. Se trataba de poder generar, entre los pueblos europeos, lazos de unión para promover proyectos mutuos entre los cuales podían ser de carácter cultural, por ejemplo. Con el paso del tiempo, este concepto se fue extendiendo alrededor del mundo y en el viejo continente se oficializó en 1989. Actualmente cuenta con el aporte económico de la Unión Europea para apoyar diferentes proyectos. En el año 1991, Bucarest y Budapest firmaron un acta de hermanamiento, para la capital húngara no era una novedad ya que desde 1985 tenía firmados acuerdos con Estambul (Turquía) y Viena (Austria). Para los rumanos fue el debut y en la actualidad conserva lazos con ciudades tan lejanas de su territorio como lo son Rio de Janeiro en Brasil y Manila, en Filipinas.

Vista panorámica de Bucarest. Foto: www.viajarabucarest.com/

Este punto en común entre estas ciudades no es el único. Porque ambas regiones fueron parte del extenso Imperio Otomano que vivió su apogeo alrededor del año 1590, pero que se sostuvo en el tiempo hasta 1923 cuando se dio el nacimiento de la república turca.

Quien primero cayó bajo el dominio otomano fue Bucarest, aunque por aquellos tiempos no existía aún Rumania. Por cercanía a los primeros asentamientos europeos de los otomanos, la región de Valaquia (actual sur de Rumania) entró en conflicto rápidamente. De aquellas cruentas batallas frente a los turcos, surgió Vlad Tepes o Vlad Draculea, Principe de Valaquia entre  1456 y 1462. Este señor se convertiría, más tarde, en héroe nacional y pasaría a formar parte de la literatura universal como quien inspiró a Bram Stoker para crear su personaje Drácula. En 1859, las regiones de Valaquia y Moldavia se unieron y con Alexandru Ioan Cuza a la cabeza nacieron los denominados Principados Unidos. Este principado siguió enfrentado al Imperio Otomano hasta que cayó bajo su órbita y subsistió como Estado vasallo, sin embargo, nunca se convirtió en una provincia otomana. En 1877 el imperio turco comenzó su decadencia y Rumania logró su independencia, primero como Reino y más tarde como República.

El territorio que ocupa Budapest estuvo “visitado” por Celtas, Romanos y hasta por Atila, el rey de los Hunos. Vivió su “Época de Oro” durante el reinado de Matias Corvino y cayó bajo el yugo turco en 1526. Con la dinastía de los reyes de la Casa de los Habsburgo los territorios que habían sido perdidos, fueron reconquistados y pudieron mantener a raya a los otomanos. En 1867, Hungría se transformaría en una parte autónoma del Imperio austrohúngaro y situaría la sede de su parlamento en la joven Budapest.

El puente de las cadenas sobre el Danubio, el más antiguo de Budapest. Foto: www.culturaviajera.org

Otro punto en común, pero ya entre húngaros y rumanos, podría ser el Río Danubio que recorre Budapest y surca la frontera rumana. Este extenso caudal de agua inspiró al austriaco Johann Strauss para componer su famoso vals El Danubio azul, sin embargo, estas historias las dejaremos para otras entregas…

El National Arena y el Puskás Aréna, los escenarios de los Grupos C y F

Con techo retráctil y una capacidad para 55 mil espectadores, el Arena Națională, propiedad del Ayuntamiento de Bucarest, será la sede de 3 partidos del Grupo C y uno de Octavos de Final. Allí juega el Steaua, el equipo más exitoso del fútbol rumano y el que contó entre sus filas con el “Maradona de los Cárpatos”, el extraordinario jugador Gheorghe Hagi.

Este recinto es muy nuevo ya que se emplaza donde funcionó el viejo Estadio Lia Manoliu que fue demolido en 2007. El 6 de septiembre del año 2011 se inauguró el National Arena con un partido entre Rumania y Francia. Al año siguiente, se disputó allí, la final de la Europa League entre los conjuntos españoles del Atlético Madrid y el Atheltic Bilbao, ambos equipos eran dirigidos por entrenadores argentinos: Diego Simeone y Marcelo Bielsa.

Estos son los partidos de la Eurocopa que se disputarán ahí:

Domingo 13 de junio

Grupo C: Austria vs Macedonia del Norte

Jueves 17 de junio

Grupo C: Ucrania vs Macedonia del Norte

Lunes 21 de junio

Grupo C: Ucrania – Austria

Lunes 28 de junio

Octavos de final: 1° Grupo F vs 3° Grupo A, Grupo B o Grupo C

El Puskás Aréna es un estadio aún más joven que el rumano ya que su construcción comenzó en 2017 tras la demolición del viejo Puskás Ferenc Stadion, el más importante de Budapest durante sus 67 años de vida. El 15 de noviembre de 2019 reabrió sus puertas para recibir el encuentro amistoso entre Hungría y Uruguay. Es necesario recordar que el nombre que lleva el estadio es un homenaje a una figura legendaria que supo ser subcampeón en el Mundial de Suiza de 1954. Ferenc Puskás es considerado uno de los mejores jugadores de la historia y el segundo máximo goleador en torneos de Primera División europeos con 514 gritos.

La Eurocopa pisará suelo húngaro cuando se disputen estos partidos:

Martes 15 de junio

Grupo F: Hungría vs Portugal

Sábado 19 de junio

Grupo F: Hungría vs Francia

Miércoles 23 de junio

Grupo F: Portugal vs Francia

Domingo 27 de junio

Octavos de final: 1° Grupo C – 3° Grupo D, Grupo E o Grupo F

Fotos principales: Andrei Stroe (Wikipedia) y www.intellinews.com

Diego González

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *