Real Madrid jugará su tercera final consecutiva

Los “Merengues” resolvieron una dura eliminatoria y son los primeros que desandaron el camino hacia Kiev. Resurrección de Karim Benzema, autor de un doblete, en un encuentro jugado a ritmo vertiginoso y marcado por la polémica.

Real Madrid y Bayern Münich empataron 2-2 en el Santiago Bernabeu pero el 2-1 en favor de los españoles en el Allianz Arena fue determinante para sacar pasaje a la 16ta final de su historia (tercera en fila).

Electrizante batalla entre 2 gigantes del fútbol mundial, que propusieron un partido de ida y vuelta, con un desenlace incierto hasta el final. No estaba nada dicho pese al 2-1 obtenido como visitante, ya que es sabido que a los alemanes no hay que darlos por muertos jamás.

Sorprendió Zinedine Zidane en su apuesta inicial: Mateo Kovacic y Lucas Vázquez en el XI titular y Casemiro en el banco de suplentes. Nuevo voto de confianza para Benzema y Bale otra vez relegado de la titularidad.

Los germanos no perdieron el tiempo y en 3 minutos comenzaron con el operativo zozobra. Centro desde la derecha de Corentin Tolisso y flojo despeje de Sergio Ramos. Joshua Kimmich pasaba por allí y no tuvo mejor idea que mandar la pelota suelta al fondo del arco local. Segundo grito consecutivo para el joven polifuncional nacido en Rottweil (cuarto jugador en la historia que le marca al Madrid en ambos partidos de una serie eliminatoria).

Pero los ibéricos respondieron rápido y a los 10´ equilibraron la balanza del resultado. De Kovacic para la subida de Marcelo y un envío perfecto desde la izquierda al segundo palo. Karim Benzema solamente tuvo que decir que sí con la cabeza y sellar el 1-1.

Los teutones no se amedrentaron porque estaban enfocados que debían marcar al menos 2 goles. Así fue como se ciñieron al guión trazado y buscaron el final feliz de una película cargada de locura.

Franck Ribery comenzó a hacer de las suyas por la banda izquierda. Desborde y pase al medio para Thomas Müller, quien controló y tras una bicicleta sacó un disparo un tanto débil pero bien colocado. Keylor Navas arrancó su show de solidez y conjuró el peligro.

Mats Hummels agarró la lanza e incursionó en ataque. Como si fuese un volante más, habilitó a Lewandowski y Roberto tuvo su chance de gol. Zurdazo y salvada providencial de Navas. La redonda se elevó y tardaba mucho en bajar. James Rodríguez se pasó un poco en la carrera pero llegó para aplicar el remate. Increíblemente, la caprichosa – nunca mejor definida – se fue por encima del horizontal. Milagro en el área local.

Cristiano demostró que estaba en cancha y tuvo su oportunidad. Slalom por derecha y enganche hacia el medio, para sacar un fierrazo de zurda. Sven Ulreich estuvo atento y mandó la pelota al tiro de esquina.

Luego se animó el “Gran Capitán”, con su habitual aventura en ataque. Sergio Ramos cabeceó un córner de Kovacic y el balón dio en el lado incorrecto de la red.

Tolisso – de buen primer tiempo – se animó a un derechazo a colocar desde la puerta del área, pero la pelota se fue ancha (pareció más peligrosa en primera instancia, pero se fue más lejos de lo pensado).

La primera polémica de la noche llegó al final del capítulo inicial. Kimmich mandó un centro desde la derecha y Marcelo fue a la marca. La pelota dio en la mano del brasileño de forma deliberada, pero el árbitro turco Cuneyt Cakir aplicó el “siga, siga”. Era penal para el visitante.

“Saco una manito, la hago bailar, la cierro, la abro y me mando un PENAL” (Foto: Okdiario)

El partido prometía mucho más para el complemento. Bayern estaba a 1 gol de forzar la prórroga y el Madrid esperaba con su mística latente: de aprovechar una situación, liquidaba a su rival… la marca registrada “merengue” durante toda la competición.

Los germanos salieron dormidos al segundo tiempo porque en cuestión de 18 segundos tuvieron que sacar 2 veces del medio. Tolisso le tiró sin mirar un pase atrás a su arquero que fue todo un compromiso. Pero lo de Ulreich fue penoso: garrafal indecisión del portero (no se sabe con qué quiso rechazar) y la pelota le pasó por debajo del cuerpo. Benzema nunca la tuvo tan fácil y se encargó de redondear su doblete, la misma cantidad en un mismo juego que aquella que llevaba acumulada en todo el año. A la espera de un nuevo “milagro alemán”.

David Alaba se cansó de tirar centro por izquierda y se le ocurrió enganchar para el medio. Se animó a darle con su pierna menos hábil y Navas volvió a mandarse una atajada a puro reflejo.

Otra vez el árbitro cobró protagonismo, con una nueva jugada cuestionable dentro del área del Madrid. De Kimmich para Lewandowski y al polaco le quedó picando en un costado. Venía Ramos al cierre y Roberto se anticipó. El defensor iba a la carga pero sacó su pierna a último momento. Sin embargo, con el envión se llevó puesto al delantero rival y lo derribó. Nueva versión del “aquí no ha pasada nada” por parte del colegiado turco y demasiada tela para cortar en la semana… en los diarios catalanes.

Cristiano Ronaldo tuvo la gran chance de liquidar el pleito, cuando quedó solito y solo tras una bola cruzada de Marcelo. Pero el portugués le erró al arco y la tiró por encima del larguero. A esa altura, cuando el partido entraba en zona de definición, era evidente que los goleadores estrellas de ambos equipos tuvieron un partido para el olvido.

James habilitó a Hummels y otra vez el defensor alemán se visitó de hombre de ataque. Media vuelta y tremendo remate para otra colosal parada de Keylor Navas. ¿Seguro que el Madrid necesita otro arquero?

Niklas Süle buscó a James y el colombiano remató con el arco de frente. Un rebote y la pelota derivó hacia la derecha. Segunda chance para el “cafetero” y disparo de derecha que pasó entre las piernas de Keylor, para cumplir con la “Ley del ex” y dejar las cosas 2-2, con casi media hora por jugar.

Bayern casi sacude otra vez la estantería madridista, con una volea de Tolisso dentro del área. Navas volvió a salvar a su equipo con un paradón excepcional y se erigió como la gran figura del encuentro.

Alaba insistió con su pegada por izquierda y un centro fue cabeceado por Müller, pero otra vez Keylor resolvió volando hacia abajo. Después Hummels ganó en las alturas tras un tiro de esquina de Thiago Alcántara y la pelota se fue por un costado.

La última quedó para el visitante, como para estirar el sufrimiento del Madrid. Müller llegó exigido a una bola cruzada y se produjo la explosión local cuando el árbitro señaló el final. Un partido que deleitó a cualquier espectador neutral, con un nivel superlativo y una entrega conmovedora de ambos equipos.

El festejo de Sergio Ramos con Keylor Navas, el único héroe en este lío (Foto: UCL Twitter)

Pero se lo llevó el Madrid, ese que se agranda en la difíciles y que saca a relucir su presencia europea. No en vano es el más ganador del continente y no resigna el protagonismo en cada temporada. Más allá que su archienemigo se haya quedado con el doblete doméstico y le haya pintado la cara en su propia casa en el último duelo.

Real Madrid es cosa seria: a veces no juega bien, es superado por el rival y tiene que sacar adelante batallas complicadas. Pero más allá de la mística europea, hay algo que lo caracteriza desde hace tiempo y es la personalidad.

Tercera final en serie y guiño al comienzo de una rica historia de hegemonía europea (el Madrid se quedó con las primeras 5 coronas). Habrá que esperar por Liverpool o Roma. No importa quién estará enfrente, si de este lado está Real Madrid. La gloria de siempre está cerca. Porque ya lo dijo Ramón Gómez de la Serna: –“Madrid es no tener nada, y tenerlo todo”.

(Foto Principal: La Liga)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*