UCL: Barcelona se encontró con un muro imperial

La descollante actuación del arquero Kolar evitó el triunfo “culé” y no hubo tanto despegue en la Zona F. Partidazo en Alemania con un tiempo para cada uno y una espectacular reacción del Dortmund.

El martes de la UEFA Champions League regaló 2 duelos con características diferentes pero disputados a un nivel superlativo. En el Camp Nou, Barcelona no pudo quebrar a Slavia Praga y la contienda terminó con un empate sin goles. El director de orquesta fue el guardavallas Ondrej Kolar, responsable de evitar la caída de su arco, y cuando en algún momento se perdió la melodía, apareció el sonido metálico para que el show continuase al ritmo del visitante.

Los de Jindich Trpiovsky fueron un hueso duro de roer. Ordenados tácticamente y con la memoria fresca de los errores cometidos en el partido disputado en casa, los checos salieron a la cancha con determinación y la misión de no dejarse avasallar por los catalanes.

El conjunto local aún dolido por la increíble derrota sufrida ante Levante el pasado fin de semana. Nuevas dudas sobre si el método Valverde funcionará esta vez o no: volver a ganar la Champions es el gran desafío para un entrenador con crédito limitado.

La primera aproximación estuvo a cargo de Ousmane Dembelé, quien se vistió de 7 bravo y se internó en el área visitante. Disparo al primer palo y gran respuesta de Kolar con el pie izquierdo.

A los 34´ tembló el arco checo con un precioso remate de un tal Lionel Messi. La “Pulga” comenzó a juntar rivales y en la media luna sacó un zurdazo que iba dirigido al ángulo superior derecho de la valla de Kolar. Fue literal, porque allí dio la caprichosa y no fue gol de milagro.

Cinco minutos más tarde, el portero Kolar le ganó el duelo a Messi con una gran tapada ante un disparo a quemarropa desde la izquierda.

En la segunda etapa no cambió demasiado la tónica del juego. Dembelé cuchareó una pelota para habilitar de manera magistral a Sergi Roberto pero el héroe de la gesta ante PSG se encontró con la figura de Kolar.

Más tarde, la nueva sensación llamada Ansu Fati le dio con el revés del pie derecho un lindo pase filtrado a Messi, y la “Pulga” otra vez fue víctima de los reflejos de un intratable Ondrej Kolar.

Consagratoria actuación del arquero nacido hace 25 años en Liberec, para sostener un histórico empate ante un gigante europeo. Barcelona hizo méritos como para llevarse los tres puntos (y asegurar así la clasificación). Continúa como líder pero le pisan los talones … casi un reflejo de lo que le ocurre a nivel doméstico.

Lionel (y todo el “Barsa”) de rodillas ante 2 amarguras difíciles de digerir (Foto: Diario Marca)

El otro duelo del Grupo F fue electrizante y tuvo un ida y vuelta inolvidable. En el Signal Iduna Park, Borussia Dortmund caía 0-2 frente a Inter, pero con un segundo tiempo de película terminó ganando 3-2.

Quizás pecó de confiada la squadra de Antonio Conte: en sólo 40 minutos estar 2 goles arriba en la propia casa de un equipo más que complicado, no es algo que se ve todos los días. Y sumado a que a los germanos JAMÁS hay que darlos por muertos, el complemento mostró una película totalmente diferente a la que se proyectó en el primer tiempo.

El “Nerazzurro” mostró su rudeza a los 30 segundos, cuando Cristiano Biraghi lo levantó por el aire a Achraf Hakimi y se ganó la tempranera amonestación.

Y a los 5 minutos el visitante aprovechó un error de Manuel Akanji y fue un toro en rodeo ajeno. Largo pelotazo desde el fondo de Matías Vecino y horror de cálculo del defensor suizo, que le pifió al cabezazo y posibilitó que Lautaro Martínez se llevase la redonda. El bahiense le ganó en el cuerpo a cuerpo nada menos que a Mats Hummels y la jugada pedía pasa al medio para la soledad de Romelu Lukaku. Lautaro estuvo decidido y la terminó él, con un zurdazo alto que dejó sin chances al arquero Roman Bürki.

Los germanos fueron esa bestia herida y comenzaron a inclinar la cancha en busca del empate. Samir Handanovic se erigía como figura y contenía los ataques del elenco anfitrión.

Pero en el minuto 40 llegó un nuevo golpe de los italianos, con una jugada a 3 toques que fue un canto a la precisión. Lautaro se mandó un formidable cambio de frente y lo buscó a Antonio Candreva en la derecha. El extremo funcionó como tal y desbordó para meter un centro rasante. Como cualquier hijo de Vecino ingresó el uruguayo Matías, para definir por bajo y elevar la cuenta a 2.

En este tipo de situaciones es que uno quisiera disfrazarse de mosca y estar en el vestuario del equipo local. Dos goles abajo y casi nada de juego elaborado. La charla del entretiempo de Lucien Favre debería ser un seminario obligatorio para los que se deprimen ante cualquier adversidad.

Una actitud avasallante destiló el Dortmund en el complemento. Axel Witsel y Julian Weigl fueron verdaderos “pac-man” en el medio campo: no solamente recuperaban la pelota sino que también la hacían circular con criterio y rapidez. Creció la visión de juego de Julian Brandt, el tremendo ida y vuelta de Hakimi y el desparpajo de Jadon Sancho. Sin dudas, los alemanes se parecieron a esos galos de Rene Goscinny que bebieron la poción mágica.

A los 50´ descontó el local, con una recuperación admirable. De Brandt para Humels y el zaguero se vistió de enlace, con un pase filtrado hacia Mario Götze. El verdugo de la Argentina en el Mundial 2014 metió un centro atrás y le dio mordido Hakimi en el punto del penal, pero fue suficiente para batir a Handanovic y acortar la distancia.

Minuto 64 y el tiempo le dio la razón a Favre. El entrenador mandó a la cancha a Paco Alcácer en lugar de Götze y el español fue decisivo para el empate. Error de principiante de Candreva con un lateral hacia el medio y Marcelo Brozovic se vio primereado por Alcácer. Pelota para Brandt y el extremo nacido en Bremen metió una rosca colosal para ubicar la bola en el palo más lejano del arquero esloveno. Merecida igualdad para el local.

El envión anímico tuvo su final feliz a los 77´, con otra genial aparición del todo terreno marroquí. Achraf Hakimi la inició en la derecha con una pared con Jadon Sancho. Notable devolución del joven inglés para que Hakimi ingresara ala tierra prometida y definiera por bajo ante la salida de Handanovic. Doblete conseguido para el marroquí y una reacción del equipo que quedará por mucho tiempo en la memoria de los grandes partidos europeos.

Hakimi y Sancho celebran la épica remontada del Dortmund (Foto: Diario Marca)

(Foto Principal: Diario El Mundo)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*