Un poco de pop francés

La industria cultural ha marcado la agenda musical de los 80´s con una impronta netamente anglosajona. Sin embargo, el oído también supo deleitarse con algunos “hits” que rememoraron a la vieja “Chanson”.

Francia siempre fue sinónimo de cultura. El vanguardismo (mejor conocido como la avant-garde) tuvo un sinnúmero de expresiones y regaló un conjunto de ismos que reafirmaron el valor estético y una suerte de actitud provocadora. Ojo, al hablar de ismos no me refiero a la emblemática frase del Jefe de Policía déspota que tan bien mostrase Constantin Costa Gavras en el film “Z” (protagonizado por el entrañable Yves Montand): –“Hay que combatir a la izquierda y terminar con todos los ismos: socialismo, comunismo y anarquismo (…) Se asemeja al uso de los pesticidas para terminar con el enmohecimiento de las mentes”.

El impresionismo tuvo a Edoard Manet, Claude Monet y Pierre-Auguste Renoir, el fauvismo fue representado por Henri Matisse, el cubismo con la impronta de Paul Cezanne, y el surrealismo contó con el aporte de André Breton.

En el cine apareció la nouvelle vague, con referentes de la talla de Roger Vadim, Francois Truffaut, Claude Chabrol o Alain Resnais. Y la música… oh cuánta voz que marcó tendencia y se convirtió en ícono galo. Desde principios del Siglo XX hasta el fin de nuestros días.

Imposible no mencionar a Charles Aznavour. Actor, cantante y compositor de origen armenio. Ha sido el “embajador de la canción francesa” y conocido también como Charles “Aznavoice”. A este mito viviente se le atribuye la frase perdurable que todo artista debe repetir ante cualquier imprevisto: –“El show debe continuar”.

Edith Piaff – el gorrión de París – con su inolvidable “La vie en Rose” (llevada al cine con la brillante interpretación de Marion Cotillard, merecedora de un Premio Oscar) y su poesía más simbólica: “Hymne a l´amour”.

Más cercano a nuestros tiempos (al menos los que apenas pasamos las 4 décadas), en las radios sonaban canciones en inglés. Es sabido que para trascender y formar parte del sistema, es necesario hacerlo en el “idioma universal”. Así como ABBA cantaba en inglés, hasta la alemana Nena tuvo que sacar su exitosa versión de “99 luftballons” del alemán a “la lengua que le abriría las puertas al mercado”.

Sin embargo, hubo 4 canciones que serán recordadas por varias generaciones y que se mantuvieron en su idioma original, el francés. Casi que hasta obligó a muchos a estudiar el idioma para no quedarse afuera. Entiendan el contexto: antes no había tantos medios como ahora, no se podía hacer un click y poner en Google “lyrics” para saber qué era lo que cantaba esta francesita.

Por cierto, han sido las mujeres quienes enamoraron con voces angelicales y melodías celestiales. Y el recuerdo permanece vivo porque se animaron a romper con el molde establecido y cantar en francés, sin importar si se trataba de un futuro hit.

Isabelle Geneviève Marie Anne Gall, mejor conocida como France Gallganó el certamen televisivo musical de Eurovisión en 1965, a la edad de 17 años (en ese entonces representó a Luxemburgo).

Estuvo en pareja con el compositor Michel Berger, con quien se casó en 1976. La carrera de France Gall tuvo varios matices en los que experimentó lo que realmente sintió: desde incursionar en el cine o cantar en alemán, hasta involucrarse en proyectos de ayuda humanitaria. Sin dudas, será recordada por su canción “Ella, elle l´a”, escrita por Berger y que fue una suerte de homenaje a Ella Fitzgerald (tanto France como Michel eran amantes de la música negra). Millennials, no se confundan con las fallidas versiones de Alizee en 2002 y de Kate Ryan en 2008, la verdad está a continuación…

Caroline Loeb también dejó su marca en los 80´s. Actriz, cantante y directora de teatro, su inolvidable “C’est la ouate” (vendría a ser algo así como “El algodón en rama”), se posicionó en los primeros lugares de las listas en 1986.

Por supuesto que 4 álbumes de estudio (y 7 sencillos), 14 películas y 2 cortometrajes, y 5 libros publicados han pasado de largo porque se la recuerda por este one hit wonder.

El mismo destino persiguió a Claudie Fritsch-Mentrop, de nombre artístico Desireless. Vendió 5 millones de discos entre 1987 y 1987 por su bolichera canción “Voyage, Voyage”. Spoiler Alert: los que pensaban que el grupo mexicano Magneto tuvo un momento de iluminación y compuso “Vuela, Vuela”, lamento decirles que es una burda copia y aún peor traducción de un éxito compuesto 4 años antes.

A tono con la meca cultural que representa Francia, por supuesto que el fútbol no escapa a estas cuestiones. Las expectativas para Rusia 2018 son altas, ya que tienen chances reales de hacer un buen torneo.

Quien comandará la orquesta será Didier Deschamps, que ya sabe lo que significa alcanzar la gloria por haber formado parte como jugador durante el éxito en el Mundial 1998 y la Euro 2000.

Tal vez necesite afinar la partitura tras la frustración que resultó el subcampeonato en casa en la pasada Eurocopa de Naciones de 2016. Bastará con volver a las fuentes y ejecutar a la perfección la música que sonó fuerte hace 20 años. Al fin y al cabo, ya lo decía Robert Plant en 1973: –“La Canción sigue siendo la misma”.

(Foto: Planet.fr)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*