Un mimo para Arsène

Arsenal, sacudido por la estruendosa noticia del alejamiento de Wenger a fin de temporada, empezó a despedir al técnico francés con un contundente 4-1 ante West Ham concretado sobre el final del partido. Además, el campeón Manchester City sigue de fiesta y goleó 5-0 a Swansea con una avalancha de fútbol. Liverpool ganaba ante el colista West Brom pero dejó ir los puntos sobre la hora, mientras que Everton cortó el buen andar de Newcastle.

Sin demasiado por jugar en estas últimas fechas, la Premier League de a poco se va consumiendo y sellando las pocas cosas que le quedan por definir. No obstante, el viernes hubo una noticia que movilizó enteramente al ambiente del fútbol inglés: la confirmación de que Arsène Wenger dejará de ser el técnico del Arsenal luego de casi 22 años al frente del club. Pese a que muchos hinchas pedían un cambio ante los malos resultados del alicaído ‘proyecto Wenger’ de un tiempo a esta parte, el clima que se vivió en el Emirates el domingo fue de un respeto casi total para uno de los hombres más importantes en la historia de los Gunners. En cuanto al juego, el primer tiempo estuvo repartido en chances de gol, aunque el protagonista fue un Arsenal que no presentó ni a Mesut Özil, ni a Pierre Emerick-Aubameyang ni a Jack Wilshere, todos reservados para el choque de Europa League ante Atlético Madrid. El que lideró los ataques fue Aaron Ramsey, quien tuvo protagonismo en las dos más importantes de esa primera parte: un pase para Danny Welbeck, cuyo disparo salió rozando el palo, y un intento propio que también pasó cerca. Granit Xhaka también probó a Joe Hart con un tiro libre bien despejado por el arquero. West Ham no dispuso demasiado del balón, pero supo complicar a los zagueros locales con pelotazos largos para Marko Arnautović, laborioso en ataque y de la ocasión más clara de los Hammers luego de ganar la cuerda por izquierda y sacar un tiro colocado que David Ospina le tapó.

En la parte final el partido fue bastante parecido, con la diferencia de que empezaron a caer los goles. Primero pegó el Arsenal a los seis minutos, que puso el 1-0 de pelota quieta en un córner de Xhaka perfectamente conectado por Nacho Monreal. Sin embargo, con las entradas del argentino Manuel Lanzini y Javier Hernández tras el tanto recibido el West Ham consiguió emparejar el trámite e igualar a los veinte por intermedio de Arnautović. Una presión exitosa del visitante derivó en Lanzini, quien encontró justo a tiempo al austriaco para que éste fusile a Ospina. Desde ese punto no hubo retorno: los Gunners se hicieron con la pelota y el campo, mientras que West Ham se supo inferior e inició la resistencia acumulando hombres sin cerrar espacios, decisión que le hizo pasar varios sustos. Welbeck primero, Alexander Lacazette después y por último un bombazo de Xhaka que exigió a Hart sacudieron la valla de los Hammers, pero recién el gol de la victoria llegó a ocho del final en una curiosa jugada. Ramsey recogió un balón sobre la izquierda y sacó un centro a priori inofensivo, pero que se transformó en el 2-1 debido a una desinteligencia entre Declan Rice, que dejó correr la pelota, y un Hart abatido ante ese movimiento de su compañero.

Ramsey festeja el 2-1 sobre el final. El galés llegó a 58 tantos con Arsenal, superando a Fábregas como el mediocampista con más goles en el club. (Foto: @Arsenal)

La historia, sin embargo, no iba a terminar allí. Arsenal apretó el acelerador y ni bien encontró la ventaja se le abrió el arco: dos minutos más tarde llegó el tercero en una acción iniciada entre Welbeck y Xhaka -de muy buen desempeño- en tres cuartos que el extremo inglés continuó al abrir con el ingresado Aubameyang y el gabonés para un Lacazette que no perdonó. El show de goles fue concluido por el mismo protagonista, que esta vez recibió un centro atrás de un Ramsey tras una fenomenal acción individual y sometió nuevamente a Hart con un disparo rasante para alcanzar así los 13 goles por ligueros. Fue 4-1 y alegría para unos Gunners de pobre campaña en Premier pero en carrera para ganar la Europa League, lo que podría ser el primer título europeo de Wenger y una buena forma de finalizar su tan extenso como valioso ciclo en el club londinense.

1228 partidos dirigidos, 823 por Premier League, el que más dirigió desde 1992 a la fecha, con 3 ligas bajo el brazo y 7 FA Cups, entre tantos otros logros. Se termina la Era Wenger tras casi 22 años y el Arsenal comienza otro camino. (Foto: @Arsenal)

El campeón sigue repartiendo goles y fútbol

Con la Premier en el bolsillo, Manchester City disputó en el Etihad su primer partido oficial como el campeón asestándole una goleada al Swansea. Los de Pep Guardiola abrieron con rapidez un cotejo que los tuvo como absolutos dominadores, y desde ahí no hubo vuelta atrás. A los once, Raheem Sterling desbordó a toda velocidad y sacó un centro atrás para la llegada de David Silva, autor del 1-0. El propio conductor español fue parte importante del segundo, cuatro minutos más tarde: un pase perfecto con ventaja para la trepada de Fabian Delph facilitó el centro del lateral-mediocampista inglés para la llegada por el segundo palo de Sterling, que la empujó al gol. El resto de esa primera mitad estuvo supeditado a la voluntad de los Citizens, que combinaron momentos de tenencia y control con otros de mayor aceleración frente a unos Swans cuya presencia en el campo fue casi testimonial. Kevin De Bruyne y Bernardo Silva fueron los que más preocuparon al arquero Lukasz Fabianski con sus intentos, pero el polaco logró que al menos el descanso llegara sin que su equipo reciba más tantos.

Celebración muy unida de un conjunto que trabaja como tal dentro del campo. Los campeones desfilaron frente a su gente y le regalaron una goleada bárbara. (Foto: @ManCity)

Sin embargo, el Swansea no duró demasiado sin recibir más goles en el complemento. De Bruyne, que en la primera acción de la segunda parte había estado cerca, se sacó las ganas de marcar con una bomba de derecha que incendió el ángulo derecho de Fabianski a los ocho minutos. Diez más tarde, un penal del argentino Federico Fernández al barrer a Sterling dentro del área le dio la chance a Gabriel Jesús de anotarse en el marcador, pero al brasileño le quedó atragantado el grito porque su ejecución fue tocada apenas por Fabianski antes de dar en el palo. Sin embargo, allí estuvo Bernardo Silva para corregir. Con la goleada consumada, el City reguló en los minutos finales y Guardiola pudo hacer retornar a Benjamin Mendy -repuesto de una rotura ligamentaria- además de darle minutos a Yaya Touré. Y el veterano marfileño cumplió, ya que le regaló a dos minutos del cierre una hermosa asistencia a Gabriel Jesús, quien pudo sacarse la mufa con un festejo embroncado. Fue 5-o y otra función de gala de un equipo que ha dejado sembrado a un rival más con el fútbol que deslumbró a Inglaterra durante toda la campaña. Tanta fue la felicidad que ni bien culminó el partido una cantidad insólita de hinchas invadieron el campo para tener contacto con los campeones y saborear, al menos por unos minutos, la conquista desde cerca. Es lo que genera este City de Guardiola.

La tremenda invasión de campo de los hinchas tras la goleada a Swansea. La gente del City, enamorada de su equipo más que nunca. (Foto: @City_Chief)

Los Baggies sorprendieron a los Reds

Con algunos suplentes por el inminente choque de semifinales de Champions del martes, el Liverpool de Jürgen Klopp visitó en The Hawthorns al colista West Brom y se llevó una sorpresa sobre el final del encuentro. Un buen comienzo de unos Reds muy metidos en el partido produjo el primer gol nada más a los cuatro minutos. Sadio Mané desbordó por izquierda mientras que Georginio Wijnaldum recibió y la dejó de espaldas para la llegada de Danny Ings, que marcó luego de casi tres años. El propio Ings tuvo después la más clara del primer tiempo a pase de Mohamed Salah, mientras que el goleador egipcio también probó con un par de intentos desviados. West Brom sólo depositó sus esperanzas en la pelota quieta, aunque aún así estuvo cerca de empatar con un buscapié de Jake Livermore que Jay Rodríguez no pudo conectar debajo del arco. La segunda parte fue más pareja, con idas y vueltas sobre todo en los primeros minutos, pero Liverpool se encontró a veinte del final con una acción que pareció matar el partido: Alex Oxlade-Chamberlain arremetió hasta tres cuartos y encontró la diagonal de Salah para dejarlo de frente al arco. El resto es historia, y de la buena, porque el Egyptian King Salah igualó el récord de 31 tantos, lo máximo en una temporada de Premier League, que ahora comparte con tres colosos: Alan Shearer, Cristiano Ronaldo y Luis Suárez.

Salah, en la cima. Pese a la igualdad final, el egipcio sigue encendido e igualó el récord de Alan Shearer, Luis Suárez y Cristiano Ronaldo de 31 goles en una campaña de Premier. Brutal. (Foto: @LFC)

Pese al récord de Salah y la sensación de batalla ganada, Liverpool recibió un golpe que le generó mucha confusión a diez minutos del final. Tras un córner, Rodriguez la bajó, Craig Dawson apareció sin marca para rematar y pese a que Loris Karius le alcanzó a tapar el tiro, no pudo hacer mucho frente a Livermore, que capturó el rebote y puso las cosas 1-2. El gol envalentonó al local y poco después Salomón Rondón tuvo un mano a mano ante Karius, salvado por el alemán, no obstante la revancha le llegó al venezolano a un minuto del cierre. Un tiro libre desde el costado de Chris Brunt halló al delantero en la zona del primer palo, y éste venció a su marcador y a la salida del arquero para poner el definitivo 2-2. Empate inesperado que le da remota vida a los Baggies –aunque continúan a ocho de Swansea, el último que se está salvando- y no duele tanto a los de Klopp, que tienen la clasificación a la próxima Champions casi abrochada. El tema que los moviliza más es la actual edición de la Orejona, ya que intentarán dejar en el camino a Roma para meterse en la final luego de 11 años.

Los Toffees escalan en la tabla

En el duelo de hoy lunes se midieron dos que ya no juegan por nada para cerrar la fecha. Everton pretendía quebrar una racha de tres partidos sin victorias frente a un Newcastle que venía de cuatro victorias seguidas y con la noticia de haber zafado del descenso matemáticamente este fin de semana. El partido no fue para nada vistoso, sobre todo en un primer tiempo que tuvo a ambos conjuntos incapaces de generar oportunidades ni tampoco de aprovechar los pocos errores que surgieron en las defensas. Lo más claro de los cuarenta y cinco iniciales fue un centro de Wayne Rooney bajado de cabeza por Cenk Tosun y enviado a las nubes por Phil Jagielka, que llegó exigido por el segundo poste. No obstante, el dueño de casa iba a encontrar el único tanto del juego en el principio del complemento. Theo Walcott apareció por el segundo palo para controlar -no sin una pizca de suerte- el centro de Yannick Bolasie y fulminar de derecha a Martin Dubravka. Los Magpies culminaron el duelo asediando el área rival, pero su falta de juego interior y la pericia de los defensores locales para despejar todo centro que cayó al área hicieron que el 1-0 permanezca hasta el final, en lo que fue la primera derrota de Benítez como entrenador en Goodison Park -estuvo invicto con Liverpool y Chelsea-. Con este triunfo los Toffees trepan al octavo lugar y superan provisoriamente a Leicester.

El gol de Walcott fue la diferencia en el último partido de la fecha. Everton, sin nada en juego, recuperó la sonrisa luego de tres partidos. (Foto: @Everton)

 

Foto destacada: Arsenal.com (@Arsenal)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*