Flamengo se sacó un trauma de encima

En el Maracaná venció 2-0 a Emelec de Ecuador con un doblete del volante Everton Ribeiro (foto), la figura de la noche, y se aseguró el pase a los octavos de final de la Copa.

Este resultado le permitirá viajar tranquilo a Buenos Aires la próxima semana cuando cerrará su participación en el Grupo 4 frente a River, que también ya está clasificado.

El partido del Monumental sólo servirá para dirimir cuál de los dos equipos finaliza como líder de la zona, que hasta el momento tiene al Millonario arriba con 11 unidades y a Fla como escolta con 9. Los de Río de Janeiro necesitan ganar para ser primeros.

Pero, sin perjuicio de lo que suceda en ese duelo, el hecho de tener abrochada ya la clasificación para la segunda etapa de la Libertadores significó un bálsamo para Flamengo, que pudo quitarse un trauma, un gran peso de encima.

Ocurre que el Rubronegro había quedado eliminado prematuramente en fase de grupos en sus últimas tres presentaciones en la Copa, en 2012, 2014 y 2017, y si esa adversidad se repetía en la presente edición del torneo nadie quería imaginarse cuál iba a ser la reacción de su torcida, que ya había dado señales de hostilidad e intolerancia hacia algunos jugadores, sobre todo luego de las flojas actuaciones que cumplió el equipo frente a los colombianos de Independiente Santa Fe.

El partido no empezó bien para Flamengo, que de nuevo tuvo que prescindir de los servicios de su máxima figura, el goleador Paolo Guerrero, tras el fallo del Tribunal de Arbitraje Deportivo que restableció y amplió de seis a 14 meses la suspensión que le impuso la FIFA por doping.

El peruano había jugado el domingo pasado, e incluso anotó un gol, en el partido que Flamengo perdió como visitante 3-2 ante Chapecoense por el Brasileirao.

Emelec sorprendió en los primeros minutos. Los ecuatorianos salieron a jugar con un planteo muy ofensivo a la altura de su exigencia, ya que necesitaban imperiosamente una victoria en este partido para poder llegar a la última fecha del grupo alimentando alguna chance de clasificación.

Prolijo manejo de la pelota, juego vertical y rápidos desbordes del extremo izquierdo Orejuela conformaban el menú de su propuesta ante un Flamengo que se mostraba estático y vacilante.

Sin embargo, con el paso de los minutos el conjunto carioca se fue acomodando mejor en el campo y tomó la iniciativa. Tuvo su chance más clara en el primer tiempo por la vía de la pelota parada con un cabezazo del zaguero Juan que el arquero Dreer rechazó con una atajada espectacular.

En el arranque del segundo tiempo, cuando se jugaban 2 minutos, llegó el gol que comenzó a enderezar la suerte de los locales. Todo comenzó con una muy buena maniobra ofensiva por el sector izquierdo que derivó en un centro y desacomodó a la defensa ecuatoriana. Un par de rebotes, un rechazo exigido del guardavalla y aparición letal del Everton Ribeiro, que metió un zurdazo alto y estampó la pelota en la red.

De ahí en más la ventaja le permitió a Fla aprovechar el adelantamiento desesperado de su rival para jugar de contraataque, pero le faltó tranquilidad y desperdició varias situaciones propicias para ampliar la diferencia y liquidar el juego.

Eso hizo que el partido continuara desarrollándose con cierta dosis de incertidumbre respecto de su definición, porque Emelec siguió peleando con mucho coraje y tenacidad y arañó el empate en un par de ocasiones.

Ya en tiempo de descuento llegó el esperado alivio para los brasileños cuando Everton Ribeiro dijo presente otra vez y con un tiro libre magistralmente ejecutado colgó la pelota en un ángulo y selló el 2-0 final. Ahí si Flamengo pudo decir misión cumplida.

Gerardo Sobrado

Foto: Flamengo-Sitio oficial

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*