Turco García: “Hoy Racing es Disney”

En esta charla futbolera, el célebre ex delantero de la Academia y Huracán analiza, disfruta y agradece el presente del club en el que trabaja hace ya más de dos años y al que aspira dirigir en el futuro. También habló de la Selección, bancó a Higuaín y rememoró su paso vistiendo la celeste y blanca.

En otros tiempos, supo romperla en el fútbol nuestro de cada día. Surgido en los años ochenta, cumplió de muy pibe el sueño de jugar con algunos integrantes del Huracán del ’73, equipo del que es hincha, para luego labrarse un nombre propio. Vélez, Francia, pero sobre todo Racing y el Globo lo forjaron como una gran figura del fútbol argentino que llegó a la Selección de la mano de Alfio Basile y se consagró campeón de Copa América en dos ocasiones, los últimos títulos que han desembarcado en el país. Luego de una etapa difícil en su vida, el presente lo tiene trabajando en Racing, club que siempre lo mimó y le dio la chance de volver a estar -ahora como captador de talentos- en el seno de un club grande.

-¿Cómo se te dio lo de Racing y cuál es tu función en el club?

-Entré hace dos años y medio, cuando fue reelecto Blanco, de la mano de Miguel Jiménez (actual vicepresidente del club). Me metí en el área de captación, lo que significa buscar jugadores por el interior del país para traerlos a Racing. Observo los entrenamientos, veo lo que hace falta en cada división y buscar según esa necesidad. Obviamente, si hay un jugador distinto se lo trae. Los chicos seleccionados están una semana acá en el Tita Mattiussi trabajando con las inferiores y ahí se define si están para jugar en Racing.

-¿Qué es lo primero que te llama la atención en un juvenil?

-Por supuesto que te das cuenta de cuáles juegan bien ya cuando paran la pelota o viendo cómo corren, pero también nos fijamos en la personalidad que tienen o cómo están esos chicos. Hace poco estuvimos en Río Negro y vimos 500 chicos, de los cuales seleccionamos sólo tres, date cuenta. La gente por ahí te dice “¿por qué no llevaste a este pibe, que la rompe?”, pero por ahí ellos no saben lo que nosotros ya tenemos acá en Racing.

-¿Te gusta más este trabajo de captación o preferís estar con un plantel de Primera?

-Mi idea es dirigir, pero valoro mucho la experiencia de trabajar con chicos porque me ayuda a instruirme. Soy técnico hace quince años, dirigí Independiente Rivadavia, CADU, Talleres (RE) y Juventud Pueyrredón de Venado Tuerto. Trabajar con un plantel superior es a lo que apunto.

-¿Cuáles son las diferencias entre un chico de inferiores actual y uno de tu época?

-Hoy hay pibes de Novena que entrenan igual que la Primera. Aunque con menor intensidad, ellos se preparan de igual forma desde chicos. Nosotros antes entrenábamos una horita o 45 minutos. Además las canchas no son las mismas que antes, ni tampoco había los medios tecnológicos que hay hoy en día. Los pibes vienen a entrenar en un transporte que les proporciona el club, antes eso no existía. Se mejoró mucho a mi forma de ver.

-¿El jugador de hoy se preocupa más por mejorar día a día?

-Hay casos y casos. Yo creo que en general los chicos se cuidan mucho más que en nuestra época, porque el fútbol es más intenso y se entrena mucho más. Veo también que se respeta el descanso porque lo necesitan, antes quizás eso no era una costumbre tan fuerte. El profesionalismo es similar, aunque hoy los chicos tienen que estar más preparados porque capaz a los 12 años tenés un representante. Pero todo pasa por la cabeza del jugador y de los padres que lo sepan guíar.

-¿Vos podrías haber jugado en este fútbol?

-Es difícil saberlo. Las comparaciones son odiosas, las épocas son distintas, pero creo que hubiera podido llegar porque al fin y al cabo el fútbol fue siempre el mismo. Yo jugué porque quería comprarle una casa a mis viejos, quería vivir del fútbol y no quería laburar, por suerte se me dio.

-Con todo lo que viviste vos desde adentro, ¿está realidad de Racing es una de las mejores?

-Estuve en una época difícil del club, aunque yo siempre digo que Juan De Stéfano es el mejor presidente que tuve. Hoy Racing es Disney: los empleados estamos al día, las inferiores crecieron, vos ves cómo está el predio de Tita con siete canchas, la pensión tiene 70 chicos alojados a los que se les da las cuatro comidas, se los lleva y trae al colegio y a los entrenamientos, se les da apoyo escolar, apoyo psicológico… Hoy es otra cosa, y por eso también el club logró buenos resultados.

-¿Disfrutás que se haya ‘dado vuelta la taba’ con respecto a lo que vive hoy el máximo rival?

-Esto que pasa hoy lo vivía Independiente hace diez años o más, y Racing lo padecía. No disfruto porque pienso que ojalá todos los clubes estuvieran bien, pero sí me pone bien este presente de Racing.

-¿Sos de aconsejar a los chicos?

-Sí. Estoy siempre mirando los entrenamientos y, si veo algo para corregir, los llamo aparte; les doy consejos o les marco alguna cosa que están haciendo mal. Tengo esa posibilidad porque es algo que está charlado con los técnicos de cada división.

-¿Saben quién es el Turco García?

-Sí, saben, saben. Además la mayoría son de Racing, así que me conocen por lo que les han contado los padres, ja.

-¿Revivís cada tanto ese famoso gol contra Independiente?

-No, pero lo que sí hago es revivir mis épocas de jugador en el equipo Senior de Racing. Estoy hace tres años, en dos salimos campeones y en el último estuvimos ahí nomás de River. Entrenamos una vez por semana y tengo la posibilidad de encontrarme con mis ex compañeros, algo muy lindo.

El Turco, en sus épocas de Racing. Si bien no pudo salir campeón, la gente de la Academia lo reconoce como un ídolo. (Foto: El Gráfico)

En lo que respecta al presente, hay un tema que no pudo evitar ser tocado y fue el de la actualidad de una Argentina que está jugándose su presencia en el próximo Mundial 2018. El Turco, que vistió la celeste y blanca entre 1991 y 1994 y fue campeón de dos Copa América -además de un paso como juvenil entre 1981 y 1983-, da su visión del presente del equipo argentino.

-¿Cómo ves a la Selección?

-No me gusta como juega. Yo digo que todos tenemos fecha de vencimiento. Así y todo, estamos en repechaje y todavía hay chances de cumplir el objetivo. Bauza es un técnico que dirigió mucho y tiene experiencia aunque a alguno le guste más o menos su estilo. Creo que lo que dijo el otro día después de Chile fue para desviar un poco el foco de la atención y dejen de hablar tanto de que la Selección había jugado mal. Para mí va a esperar a clasificar al Mundial y ahí decidirá que cinco o seis jugadores le dejen el paso a otros.

-¿Cuál es tu opinión de este grupo de jugadores?

-El fútbol argentino es muy exitista, como el de Brasil. Si el haber llegado a tres finales sin salir campeón hubiera pasado en otro país la cosa sería distinta, pero acá el fútbol te lo hacen de vida o muerte. En mi opinión, hay que mirar un poco más para nuestro fútbol. La Selección de hoy en día parece una de otro país, en cambió en la que jugué yo éramos todos del medio, sacando a Bati, Cani y el Cholo (Simeone). Creo que hay que darle más posibilidades a los jugadores locales.

-¿Cómo se reacciona desde lo mental ante un caso como el de Higuaín?

-Sinceramente no sé, porque a mí no me pasó nunca. Tuve la suerte de que en general me fue bien y nunca me putearon. Creo que es difícil lo que se está bancando él, debe tener una personalidad muy fuerte. Hay que estar en la piel de él y tener los huevos que tiene para querer seguir jugando en la Selección a pesar de todo lo malo que le dicen.

-¿En la Selección en la que te tocó estar predominaba el grupo o quienes rendían más adentro de la cancha?

-Estaban las dos cosas, pero creo que en cualquier orden de la vida si el grupo está bien las cosas van a salir bien. Si tenés un gran equipo pero el grupo es una cagada, es posible que ese plantel no funcione. Es fundamental también tener una cabeza de grupo en quien confiar.

-A uno lo viste desde adentro y a otro desde afuera, ¿Maradona o Messi?

-Como dije antes, las comparaciones son odiosas. Nosotros tenemos que estar contentos de tener a Di Stéfano, Maradona y Messi, los tres más grandes futbolistas de la historia. Después, creo que Diego y Leo son dos cosas distintas: uno era un malabarista muy vistoso, un enganche puro, mientras que Messi es más un mediapunta.

 

Foto propiedad del Rincón del Fútbol.

 

Pasando al Turco futbolista, recorrimos un poco los momentos más importantes de su carrera. En ellos están presentes nada menos que Maradona, Basile, Caniggia, Batistuta, Babington, Brindisi y Houseman, el ídolo de su vida. Su camino se fue forjando entre sueños cumplidos y deudas pendientes, pero siempre con más batallas ganadas que perdidas.

-¿Qué significa Basile para vos?

-El Coco me conoce de pibito, de Parque Patricios. Para mí fue y será mi padre futbolístico por muchas cosas. Me encaminó como futbolista y después me dio la posibilidad de estar en la Selección aunque adelante estuvieran dos monstruos como Cani y Bati, así que soy un agradecido a la vida de habérmelo cruzado. Él te sacaba la presión de encima siempre, te decía que juegues como lo hacías en el potrero. Tenía esa frase: “el fútbol es un divertimento con responsabilidad”. Me marcó mucho.

-¿Te quedó alguna deuda pendiente?

-No haber jugado el Mundial del ’94. Veinte días antes me esguincé muy feo el tobillo y me lo perdí. Viajó Ortega en mi lugar. Con Racing me quedó la espina de no haber salido campeón. Es un club en el que me aman y a veces cuando la gente que me cruza en la calle me agradece pienso: “Pucha, ¿por qué me agradecen si al fin y al cabo no pude ganar nada?”

-¿Cuán importante fue para vos integrar el plantel con los jugadores campeones con Huracán en el inicio de tu carrera?

-Esa clase de jugadores te marcan el camino. Ahí estaban Brindisi, Babington y algunos más. Aprendés de los mejores y eso, siendo tan pibe como me tocó, te marca mucho.

-Y además tuviste la chance de jugar con tu máximo ídolo…

-Sí. Para mí jugar con René Houseman fue bárbaro, un sueño cumplido. Desde chico hasta el día de hoy siempre fue mi ídolo.

-¿Cuáles son tus mejores recuerdos con la Selección?

-Haber ganado dos Copa América y haber hecho ese gol contra los ingleses en Wembley. Era un grupo bárbaro ese, con Batistuta, Caniggia, Redondo, Enrique, Ruggeri… Jugadores consagrados, pero que conservaban la humildad de siempre.

-¿Cuáles fueron tus días más tristes en el fútbol?

-Cuando me fui al descenso con Huracán en el ’86, por ser hincha y por ser la primera vez que el club descendía. Fue en una promoción de siete partidos, no podía creer que ese equipo de Sportivo Italiano nos haya mandado a la B. Se me cayó el mundo, estuve una semana sin salir de mi casa.

El gol de García en Wembley, en un amistoso ante Inglaterra en 1991:

 

Para terminar, le dimos al Turco algunos conceptos para que él, con su impronta, le adjudique la importancia que piensa que tienen en su carrera como futbolista.

-Racing.

-El club que me dio la posibilidad de ir a la Selección. Es un grande y gracias a que me destaqué ahí me gané la chance de estar.

-Huracán.

-Huracán me dio la posibilidad de jugar en Primera, me hizo mi primer contrato y me dio la posibilidad de tener mi primera casa.

-Diego.

-Es Dios para mí, no sólo por haber compartido adentro de la cancha sino también por la amistad que nos une. Hasta el día de hoy seguimos en contacto.

-Lugano.

-El barrio de mi infancia. Ahí pasé los mejores momentos cuando era pibe. Todavía voy para allá y para Fiorito, a visitar a algunos amigos de la vida.

-Te invitamos a que elijas alguno sin comparar: ¿el Racing campeón de Merlo o el de Cocca?

-Y, es difícil. El de Merlo quizás se disfrutó muchísimo porque el club llevaba un tiempo muy largo sin ser campeón, pero me voy a quedar con los dos. Uno, el de Cocca, jugó mejor al fútbol y el otro tenía un grupo bárbaro que ganó los partidos que tenía que ganar, además de ser un equipo solidario donde corrían todos.

-¿El Huracán del ‘73 o el de Cappa en 2009?

-El Huracán del ’73, sin ninguna duda.


-¿Cuál es tu anhelo al largo plazo?

-Dirigir a Racing. Primero pienso en pasar por alguna categoría de inferiores y después mi meta es sentarme en el banco. La captación y la relación con los juveniles me sumó experiencia, así que pienso seguir el camino hasta llegar a agarrar la Primera.

 

Colaboración: Axel Carrizo.

La foto destacada es propiedad del Rincón del Fútbol.


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*