El regreso del Rey

Independiente goleó 4 a 1 a Nacional de Paraguay anoche en Asunción por el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Firmaron la victoria Leandro Fernández -por duplicado-, Maximiliano Meza y Lucas Albertengo. Descontó Luis Caballero para los locales.

Trabajo. Coraje. Rebeldía ante la adversidad. Esos fueron los componentes que tuvo el conjunto dirigido por Ariel Holan para salir a enfrentar un duelo de fase eliminatoria de una competición internacional, luego de los días difíciles que le tocó transitar tras las amenazas de Bebote Álvarez, jefe de la barra, al mencionado técnico y colegas. Anoche, la semana negra del Rojo se tiñó de arcoíris y todo regresó a su normalidad. El equipo brilló por su juego e impuso su superioridad en el resultado ante un deslucido y limitado rival, el cual pelea por no descender en su torneo doméstico.

Holan diagramó un plan que le permitió a los jugadores imponer su supremacía numérica dentro de la cancha. Línea de 3 en el fondo compuesta por Alan Franco, Fernando Amorebieta y Gastón Silva; más adelantados, por los costados cooperaban, tanto en defensa como en ataque, Fabricio Bustos y Juan Sánchez Miño, mientras la sociedad -Guez (Diego Rodríguez y Nery Domínguez) se hizo cargo del eje. Maximiliano Meza y Ezequiel Barco le brindaron el desequilibrio en los últimos metros al equipo y fueron de gran ayuda para el único referente de área, Lucas Albertengo. Luego de un arduo comienzo de partido, plagado de impresiones, Barco sacó de la galera una gran jugada individual para asistir a Meza en el 1 a 0.
Pero poco duró la alegría. De pelota parada, Luis Caballero marcó la igualdad para el equipo paraguayo. El mismo delantero local, minutos antes, debió ser expulsado tras un codazo brutal al venezolano Amorebieta, quien se retiró lesionado.


En el complemento, Independiente comenzó a ser más vertical y capitalizar los espacios que dejaba la última línea paraguaya. Por medio del juego asociado, las triangulaciones, la movilidad y varios contraateques letales, el Rojo encontró la manera de desestabilizar la marca del rival y a la vez, también en categoría individual se notó la brecha de superioridad.
Albertengo dejó de fajarse con los centrales para recostarse del lado derecho, por esa vía metió el centro que cabeceó el jugador con el mejor festejo del fútbol argentino, Leandro Fernández, que había ingresado anteriormente, para poner el 2 a 1. Barco se movió hacia la izquierda para tener más llegada al área y Jonathan Santana le terminó cometiendo penal. Fernández firmó el doblete y el 3 a 1 de rebote luego que Santiago Rojas le detuviera el penal. De esta manera logró romper una racha de sequía goleadora, ya que el último tanto lo había marcado el 12 de septiembre ante Atlético Tucumán por Copa; el mismo caso cae para Albertengo, que no convertía desde el 2 de agosto en la victoria frente a Deportes Iquique. Luego de una gran combinación y muestra de compañerismo con Fernández, Lucas puso el 4 a 1 definitivo. La Copa es para los delanteros, o eso es lo que parece ser. Mientras tanto, Meza fue el armador y distribuidor de juego un poco más retrasado en el campo, con el acompañamiento de los otros volantes, logró adecuarse bien y complementar a los atacantes. Actuación de lujo.

Independiente fue contundente pero mostró falta de eficacia a pesar de los 4 goles. Creó mucho más de lo que convirtió, pero esa falencia hoy fue tapada por el gran y merecido resultado. Nacional jamás pudo contener a un plantel necesitado de ganar, no sólo por el presente y porque la situación competitiva lo demandaba, sino por el desahogo mental y anímico debido a la presión y disgusto de los últimos días.
Faltan 90 minutos pero es difícil que se le escape el boleto a semifinales después de este resultado tan abultado. El próximo rival en semifinales será Libertad o el clásico vecino, Racing, al cual todos los festejos estuvieron dirigidos de parte de los 1000 hinchas rojos que estuvieron en el Defensores del Chaco. Sea cual fuere, Independiente le hará frente. Este equipo, luego de recibir amenazas de muerte, muestra estar más vivo que nunca. Sueña, cree y se rebela ante cualquier adversidad. Hoy lo demostró.

Síntesis:

Nacional de Paraguay  (1): Santiago Rojas; Carlos Bonet, Miguel Jacquet y Herminio Miranda; Rodrigo Rojo; José Núñez, Jonathan Santana, Juan Argüello y Miguel Paniagua; Juan Manuel Salgueiro y Luis Caballero. DT: Roberto Torres.
Independiente (4): Martín Campaña; Alan Franco, Fernando Amorebieta y Gastón Silva; Fabricio Bustos, Diego Rodríguez, Nery Domínguez y Juan Sánchez Miño; Ezequiel Barco y Maximiliano Meza; Lucas Albertengo. DT: Ariel Holan.

Goles en el primer tiempo: 27m. Meza (I) y 33m. Caballero (N).
Goles en el segundo tiempo: 4m. y 20m. Fernández (I) y 27m. Albertengo (I).
Cambios en el primer tiempo: 25m. Nicolás Domingo por Amorebieta (I) y 43m. Leandro Fernández por Domínguez (I).
Cambios en el segundo tiempo: 15m. Freddy Bareiro por Miranda (N), 26m. Luis Miño por Núñez (N), 33m. Rodrigo Moreira por Barco (I) y 34m. Víctor Dávalos por Salguerio (N).
Amonestados: Rojo y Rojas (N).

Estadio: Defensores del Chaco (Asunción).
Árbitro: Leodán González (Uruguay).

Fotos: Olé, La República, Perú21, Diario La Capital MDP y Diariosomos


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*