Domínguez dejó su cargo en el Globo

Desgaste. Las relaciones humanas en general (y en muchos ámbitos sociales) se terminan debido al desgaste. Esto fue lo que ocurrió en la relación tan especial que Eduardo Domínguez y Huracán mantuvieron durante un año.

En esta etapa como DT, Domínguez dirigió el equipo en 51 partidos, de los cuales ganó 18, empató 22 y perdió 11. Su Huracán participó de tres torneos oficiales de AFA, la Copa Sudamericana del año pasado donde perdió la final por penales frente a Independiente de Santa Fe (Col.) y la última Copa Libertadores, donde fue eliminado en Octavos de Final, allí se despidió perdiendo frente a Atlético Nacional de Colombia, flamante Campeón de América.

Es evidente que los resultados no han sido malos, pero la relación con el plantel y la dirigencia del club ya no era la misma, entonces Domínguez decidió dar un paso al costado. Algunas cuestiones, como el desarme que sufrió el plantel en el último mercado de pases y el poco esfuerzo por incorporar (a pesar de la venta de Wanchope Ábila que le dejó al club U$S 4.000.000), sumado a que algunos dirigentes se habrían comunicado con otros técnicos porque no estaban conformes con la campaña del equipo, fueron los detonantes para que Eduardo pegue el portazo.

Domínguez dejó Parque Patricios: “hay situaciones que no dan para más”, declaró ante la prensa pero se va convencido de que “Huracán me brindo todo como yo brindé todo por el club”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*