A-League: Brisbane tuvo sus “Dulces 16”

Victoria del “Roar” para extender a 16 los juegos sin derrotas frente a los “Mariners” (y también para tocar rock and roll). El campeón se trepó a la cima y el “extranjero legal” ya canta “cielito lindo”.

Octavo episodio de la A-League y no hubo empates en los 5 partidos disputados. En el Suncorp Stadium, Brisbane Roar dio cuenta de Central Coast Mariners por 2-0 y no pierde frente a los costeros desde hace un poco más de 5 años (de aquel 0-2 sufrido en el mismo escenario en abril de 2014).

Segundo éxito en fila como locales para los del inglés Robbie Fowler, que se mantienen en la última plaza disponible para la post-temporada.

La resistencia de los “Mariners” se desmoronó apenas pasada la hora de partido, donde en cuestión de 5 minutos recibieron las 2 puñaladas del anfitrión. A los 61´, buen desborde del escurridizo Darren Wenzel-Halls en la derecha y centro al área chica para el anticipo de Roy O´Donovan, quien quebró el cero.

Minuto 66 y un balón detenido sentenció el encuentro. Córner desde la derecha de James O´Shea y gran cabezazo de pique al suelo de Scott Neville, para sellar el definitivo 2-0.

Sydney FC continúa con el paso firme y es el nuevo puntero del torneo. En su visita al GMHBA Stadium de Geelong, el actual campeón superó 2-0 a Western United y los mira a todos desde arriba con 18 unidades.

Tras la caída en el clásico citadino ante los “Wanderers”, el conjunto que dirige Steve Corica enlazó 4 triunfos al hilo. La experiencia y autoridad pudo más que la frescura del novel equipo de la A-League y la cima del certamen se tiño de “Azul Cielo”.

A los 27´, un error de cálculo del arquero Filip Kurto luego de un tiro de esquina de Alexander Baumjohan, hizo posible que Adam Le Fondre dijera que sí con la cabeza para inaugurar el marcador.

Se jugaban 3 de los 4 minutos de tiempo agregado y el visitante extendió la diferencia. Veloz contraataque que puso a correr en la derecha al alemán Baumjohan y la fórmula del gol volvió a dar resultado: centro al punto del penal para Le Fondre y el inglés no perdonó, para gritar su séptima diana en el campeonato.

Wellington Phoenix le tomó el gusto a sentirse ganador y frenó la avanzada de Adelaide United, en el mismísimo Coopers Stadium. Los “Nix” salieron airosos 2-1 y sumaron su segundo halago consecutivo, para interrumpir la serie de 5 triunfos al hilo del campeón de la FFA Cup.

Un espectacular golazo de Nikola Mileusnic adelantó al “United” en el minuto 57. Riley McGree buscó de cabeza al volante de 26 años, quien mató la pelota con el pecho y se animó a un hermoso zurdazo bombeado, que viajó casi en cámara lenta hacia el ángulo superior izquierdo de la valla custodiada por Stefan Marinovic. Una verdadera maravilla.

Pero los neozelandeses reaccionaron y corrigieron el rumbo, para navegar a buen puerto. A los 67´, un envío rasante desde la derecha de Jaushua Sotirio al punto del penal tuvo un gran anticipo ofensivo de David Ball, quien dejó todo como al principio.

Pasaron 4 minutos y los locales pecaron de ingenuos. Liberato Cacace se internó en la tierra prometida y George Blackwood lo manoteó de manera infantil. Penal que Ulises Dávila cambió por gol y quinto grito para el mexicano (tercero en forma consecutiva) para redondear el gran triunfo de los “Nix”.

Newcastle Jets levantó vuelo sobre el final y profundizó la crisis de Western Sydney Wanderers, al vencer 2-0 en el Mc Donald Jones Stadium. Segunda victoria seguida para el dueño de casa y tercer sinsabor para el conjunto que dirige el alemán Markus Babbel, que pasó de dominar en las primeras fechas a bajar sin escalas al cuarto puesto de la tabla.

Los “Jets” salieron del hangar a los 78´, por cortesía de Angus Thurgate. Una bola cruzada desde la derecha de Mathhew Millar fue bajada de cabeza por Mathhew Ridenton al punto penal. Hubo un imperfecto rechazo de Daniel Wilmering y el cuero le quedó servido a Thurgate, quien aprovechó el regalo y de media vuelta ajustició al arquero Daniel Lopar.

A 4 minutos del ocaso llegó la sentencia definitiva del partido. Jugó mal el “Wanderers” con la trampa del off-side y un largo pelotazo lo dejó solito y solo a Thurgate. Carrera hacia los dominios del suizo Lopar con ojos en la nuca por si acompañaba alguien. En efecto, se mostró Dimitri Petratos y Angus fue generoso con el “tomá y hacelo”, para rubricar el inamovible 2-0.

Perth Glory va de mal en peor. De ganador de la pasada fase regular (y luego subcampeón por el anillo) a naufragar en el fondo de la tabla. En el AAMI Park de la ciudad olímpica de 1956, Melbourne Victory se impuso 1-0 y profundizó el pésimo momento de los dirigidos por Tony Popovic.

El responsable que la “Big V” gozara de buena salud fue Robbie Kruse, autor del solitario gol del partido en el minuto 33. Un centro desde la izquierda al segundo palo encontró en absoluta soledad a Andre Nabbout, quien se tomó su tiempo para controlar la redonda y cederla hacia el otro poste. Kruse solamente tuvo que darle un pase a la red para rubricar con un tanto su regreso al fútbol australiano, luego de su aventura de casi 8 años fuera de la gran isla.

(Fuente: Hyundai A-League Twitter)

(Foto Principal: Brisbane Roar Twitter)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*