UEFA Champions League

UCL: Liverpool terminó con el “sueño amarillo” y dio el salto a la final

Un primer tiempo con dudas y la eliminatoria igualada. Pero en el complemento apareció la contundencia y los “Reds” llegan al partido decisivo por décima vez en su historia.

Fue efímero y “pasó veloz y ligera, como una primavera en flor“, diría Joan Manuel Serrat. Hasta aquí llegó la ilusión valenciana en una despedida digna y para inflar el pecho por años. En el Estadio de la Cerámica, Liverpool venció 3-2 a Villarreal y se clasificó para la final de la UEFA Champions League.

El 2-0 (algo exiguo, por cierto) obtenido en suelo inglés parecía cosa juzgada porque los de Jürgen Klopp literalmente borraron de la cancha al “Submarino Amarillo”. Pero lejos de entregarse de antemano, la mística que Unai Emery supo conseguir floreció como nunca en los 45 iniciales.

El reloj todavía no marcaba 3 minutos y llegó el primer impacto del pequeño gigante. Bola cruzada de Pervis Estupiñán desde la izquierda y por el fondo apareció Etienne Capoue. El francés quiso darle al arco pero le salió hacia el medio, justo donde estaba Boulaye Dia para corregir el rumbo y sumergir bien temprano en un mar de esperanza al “Submarino Amarillo”.

La euforia inicial fue mermando en un equipo que mostraba coraje y mucho empuje y los ingleses se refugiaron en su campo, a la espera de algún contraataque.

Y cuando el ritmo había bajado su intensidad, el conjunto local le cantó las 40 a un sorprendido rival. A 4 minutos del cierre de la primera etapa, Capoue controló como pudo un pase largo en la derecha. Centro al segundo palo y la defensa se durmió una siesta importante: Francis Coquelin saltó más alto que nadie y con un cabezazo bombeado desató el delirio amarillo en las tribunas. Se iba el primer tiempo y la serie estaba igualada.

Klopp no estaba para sustos y para el complemento jugó la carta ganadora: a la cancha Luis Díaz en reemplazo de Diogo Jota y el peso específico de los “Reds” en ataque se vio de manifiesto.

Es que un equipo que juega y deja jugar tiene que estar concentrado todo el tiempo y el más mínimo detalle puede tirar por la borda lo que cuesta demasiado sostener. Y un error propio puso a Liverpool nuevamente en partido.

A la hora señalada, Fabinho jugó con Mohamed Salah y el egipcio apostó al brasileño para la pared. Fabinho se tuvo toda la fe del mundo y disparó al primer palo, donde encontró una floja respuesta de Gerónimo Rulli, a quien se le escurrió la pelota entre las piernas.

Los británicos ganaron en confianza e inclinaron la cancha frente a un Villarreal todavía en estado de shock. Luis Díaz se mandó un slalom fenomenal y un rebote a último momento lo privó del gol del empate. Fue el preludio de lo inevitable.

Minuto 67 y Sadio Mané descargó con Trent Alexander-Arnold en la derecha. Centro a la olla a perfil cambiado y falla garrafal en la marca de una última línea que no supo achicar. El colombiano Díaz dijo que sí con la cabeza y otra vez el balón le pasó de caño a un Rulli poco feliz.

Pasaron 7 minutos y la visita le pasó la jerarquía por la cara al inexperto elenco español. Largo bochazo de Naby Keita desde el fondo para un Mané que partió desde su propio campo. Apresurada salida de Gerónimo Rulli y gambeta del senegalés para dejarlo en el camino. Cerraba desesperado Juan Foyth y Mané también tuvo el temple necesario para desparramarlo. Camino hacia la gloria con el arco vacío y toque de zurda para dar vuelta el marcador.

No le dieron las 10 sino las 12 de la noche a la “Cenicienta” europea. El hechizo llegaba a su fina y ya no había chances de hacer historia. De hecho, Capoue fue pintado otra vez de amarillo por una falta sobre Curtis Jones y el dueño de casa se quedó con uno menos a 5 minutos del epílogo.

Los guerreros de Unai Emery llegaron bastante lejos y no tienen nada para reprocharse. Con momentos vibrantes y triunfos épicos, Villarreal se ganó el respeto y murió con las botas puestas. Por supuesto que no cualquiera pone en jaque a un equipo sólido y que sabe a lo que juega desde hace años. Y en esta partida de ajedrez, la experiencia le ganó a la frescura: Liverpool quiere su séptima corona, larga vida al rey.

Por Emiliano Schiavi /@ejschiavi

Síntesis:

Villarreal (2): Rulli; Foyth, Albiol (Aurier), Pau Torres y Estupiñán (Manu Trigueros); Lo Celso, Parejo, Capoue y Coquelin (Pedraza); Dia (Alcácer) y Gerard Moreno (Chukwueze). DT: Unai Emery.

Liverpool (3): Alisson; Alexander-Arnold, Konaté, van Dijk y Robertson (Tsimikas); Keita (Henderson), Fabinho (Milner) y Thiago Alcántara (Curtis Jones); Salah, Diogo Jota (Luis Díaz) y Mané. DT: Jürgen Klopp.

Goles: Dia (3´) y Coquelin (41´) (VIL); Fabinho (62´), Luis Díaz (67´) y Mané (74´) (LIV)

Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos)

(Foto Principal: @ChampionsLeague)

Emiliano Schiavi

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que sólo se conseguía en pocos kioscos del Centro. También me acompañaba algún VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 45 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.