Sub 20 Torneos Juveniles

U20WC: Venezuela y Uruguay, a semifinales

La “Vinotinto” alzó la copa y brindó por un triunfo imperial en tiempo extra. La “Celeste” definió por penales ante Portugal y Santiago Mele fue el héroe oriental.

Venezuela derrotó 2-1 a Estados Unidos y por primera vez se metió entre los 4 mejores de una Copa Mundial Juvenil. Nuevamente el seleccionado entrenado por Rafael Dudamel tuvo que recurrir al suplementario, tras igualar sin goles durante 90 minutos.

A Jeonju llegaba una “Vinotinto” con el trajín de disputar 120 minutos y un seleccionado “yankee” que venía de cantar set frente a Nueva Zelanda. Al minuto de juego Venezuela avisó con un cabezazo de Nahuel Ferraresi que motivó a una espectacular atajada de Jonathan Klinsmann (sí, el hijo del alemán Jurgen).

Otra vez el juego aéreo casi da sus réditos para los venezolanos, con un cabezazo de la “Pantera” Sergio Córdova, que salió alto sobre el horizontal, en 8 minutos de juego. Cuatro minutos más tarde, Adalberto Peñaranda volvió a exigir a Klinsmann, quien contuvo un derechazo bajo del delantero que milita en el Málaga (cuyo pase pertenece al Watford inglés). Dominio absoluto de la “Vinotinto” en menos de 15 minutos de partido.

A los 23´ un zurdazo de Ronaldo Peña se fue apenas desviado por el palo izquierdo de Klinsmann. Los de Tab Ramos no podían salir del asedio venezolano y pudieron aguantar el cero hasta el descanso.

No cambió demasiado el desarrollo del partido en los 45 finales, porque a los 2 minutos del complemento los de Dudamel estuvieron muy cerca de quebrar el cero: Yangel Herrera solito y solo cabeceó un tiro de esquina ejecutado por Ronaldo Lucena y la pelota se estrelló en el travesaño.

La fórmula se repitió a los 62´, con un envío de Lucena y esta vez fue la cabeza de Córdova la quien ganó en lo alto, pero la pelota tuvo el mismo destino y pegó en el horizontal. Pasaron 10 minutos y Peñaranda tuvo una doble chance: primero un buscapié que rebotó en Cameron Carter-Vickers y casi se mete, para luego quedarle al delantero del Málaga pero su disparo de zurda se fue ancho sobre el palo derecho. Increíble la cantidad de oportunidades que tuvo Venezuela para abrir el marcador.

Y por esas cosas del fútbol y el viejo axioma de “los goles que se erran en el arco de enfrente, se sufren en el propio”, Estados Unidos casi lo gana en el minuto 94. Tiro libre de Brooks Lennon y un centro sobre el área que calculó mal el arquero Wuilker Fariñez. Erik Palmer-Brown se anticipó pero le erró al arco y se perdió lo que hubiese sido el inmerecido gol del triunfo.

Recién en el tiempo extra llegó la justicia en el tanteador. A los 95´, Peñaranda combinó con Samuel Sosa, quien en posición de número 11 volvió a buscar al centrodelantero. El bueno de Adalberto definió con el pie abierto y dejó sin recursos al arquero Klinsmann, para conseguir el ansiado gol, harto merecido.

La “Pantera” Córdova casi mete el segundo con un duelo cara a cara con Klinsmann, pero el guardavallas tapó su disparo con una gran atajada. Sin embargo, la tranquilidad llegó a los 115´ y gracias al infalible juego aéreo venezolano. La “Vinotinto” puso solamente 3 hombres en el área estadounidense para un tiro de esquina que iba a ejecutar Lucena. Nahuel Ferraresi se las ingenió para ganar en las alturas y estampar de cabeza el 2-0 parcial.

Estados Unidos le puso un poco de suspenso cuando Jeremy Ebobisse cabeceó al gol un centro de Lennon y descontó a 4 minutos del final. No fue suficiente, porque la victoria venezolana ya era cosa juzgada.

Arriba la “Celeste” por las manos de Mele, el dueño de la pelota (Foto: Germán Boiso).

Uruguay se impuso 5-4 en los penales a Portugal, tras igualar 2-2 durante 120 minutos y también es semifinalista del Mundial Sub-20 Corea 2017. Dramática definición de un partido electrizante, que contó con la descollante labor del arquero Santiago Mele, quien detuvo 3 disparos desde los 12 pasos.

En Daejeon, la “Celeste” luchó contra viento y marea porque al minuto de juego ya perdía 1-0. Mala salida desde el fondo por parte de Federico Valverde y la presión de los lusos dio resultado, ya que Bruno Xadas le robó el balón y buscó la velocidad de Xande Silva. El delantero del Vitoria Guimaraes picó la pelota sobre la salida de Mele y puso en ventaja al seleccionado que dirige Emilio Peixe.

Uruguay sintió el impacto pero de manera positiva, porque se adelantó en el campo de juego y comenzó a inclinar la cancha a su favor. Y los de Fabián Coito tuvieron su cuarto de hora porque alcanzaron la paridad a balón detenido. Tiro de esquina de Valverde y pésima ubicación del arquero Diogo Costa. La pelota lo superó y por el segundo palo apareció José Luis Rodríguez, quien remató con más ferocidad que un puma y la pelota dio en el travesaño. Santiago Bueno ni lento ni perezoso tomó el rebote y empardó el juego en 15 minutos de partido.

Pero los europeos recuperaron la ventaja con un golazo de Diogo Gonçalves a 4 minutos del cierre de la primera etapa. El delantero del Benfica recibió en posición de número 11 un pase de Xadas y luego de amagar ante 2 defensores sacó un precioso remate que se colgó en el ángulo superior izquierdo de Mele. Una belleza de gol para que Portugal se fuera ganador al descanso.

A los 50´, Federico Valverde tuvo su revancha por el error al minuto de juego y pudo equilibrar el resultado con dudoso penal que el árbitro mexicano César Ramos sancionó después de un pisotón sobre Agustín Canobbio. a Valverde no le importó y pudo redimirse con un derechazo bajo, que estableció el 2-2.

A partir de ese momento bajó la intensidad y el partido entró en la zona de “el que se equivoca, pierde”. El resultado no se modificó hasta el final y hubo que recurrir al tiempo extra. Allí tampoco se generaron demasiadas chances de gol y el cansancio hizo mella. Por lo tanto, los penales deberían decidir quién seguía con vida en el certamen.

La FIFA rompió todo porque inauguró para esta definición desde los 12 pasos el denominado “Sistema ABBA”. No tiene que ver con la mítica banda sueca sino que se lo puede equiparar al tie-break del tenis, donde se busca dejar en igualdad de condiciones al que no tiene el saque a su favor (en este caso, a quien debe ejecutar la pena máxima; patean el primero y después 2 seguidos el rival). Fue por eso que Portugal pateó el primero (gol de Ruben Dias) y Uruguay los 2 siguientes (adentro Valverde y Rodríguez). Los lusos lo empataron 2-2 con la acertada pegada de Bruno Xadas y los charrúas volvieron a patear 2 veces seguidas: Agustín Canobbio y Joaquín Ardaiz, adentro (4-3 arriba Uruguay).

El doble turno de los lusos tuvo un acierto (Gedson Fernandes) y una atajada de Mele (a Pedro Rodrígues). Pero Uruguay no aprovechó la ventaja: Rodrigo Amaral mandó el suyo por arriba del larguero y el de Nicolás Viña rebotó en el horizontal.

Sin embargo, la gigante figura de Santiago Mele volvió a ponerle el pecho a las balas y el guardavallas de Fénix atajó los disparos de José Gomes y André Ribeiro. Fue así que la “Celeste” resurgió de las cenizas y Santiago Bueno convirtió el suyo para estampar el 5-4 definitivo y desatar el delirio uruguayo.

El capricho del sorteo indica que Venezuela y Uruguay deberán cruzarse en semifinales. Una verdadera lástima porque ambos merecen estar en el partido decisivo. Al menos Sudamérica tendrá un representante en la final. El fútbol que pusieron estos pibes está más que bien representado.

(Foto Principal: Braian Avalos)

 

Emiliano Schiavi

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 45 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *