UCL: Lyon fue el rey de la sorpresa

El rugido que pocos esperaban se escuchó en Portugal y los franceses vuelven a una semifinal luego de 10 temporadas. Nuevo golpe a la ilusión continental de los “Cityzens” y en especial de Pep Guardiola.

Se completó el cuadro de semifinales con otro resultado que pocos esperaban. En el Estadio José Alvalade, Olympique Lyonnais derrotó 3-1 a Manchester City y se metió en el selecto top four de la UEFA Champions League.

Decidida la Premier League hacía unas cuantas fechas, la apuesta de los “Cityzens” estaba en Europa. Afuera el multicampeón Real Madrid con un doble 2-1 y una parada sencilla en los papeles, porque enfrente estaba un equipo que hacía 5 meses que no jugaba y solamente tuvo 2 duelos oficiales desde la pausa debido a la pandemia.

Pero sucede que a los galos ni por asomo se los vio poco entrenados: se bancaron una prórroga ante PSG en la final de la Coupe de la Ligue y soportaron a una Juventus hambrienta de gloria continental.

Con el color listo sobre el paño, al girar la ruleta del fútbol no se vio en el verde césped lo que suponían las especulaciones de algunos “entendidos”.

Poco buscaron al que sabe y eso los “Cityzens” lo pagaron caro. La regla implícita del fútbol indica que “la pelota siempre al 10” y en este caso los de Guardiola no se animaron a meter las fichas para el 17. Kevin De Bruyne pasó desapercibido durante 40 minutos y fue negocio redondo para Lyon, que retiró las fichas del paño cual croupier feliz cuando gana la casa (spoiler alert: es lo que siempre sucede en los casinos).

La defensa de 3 aguerridos marcadores que dispuso Rudi García no tuvo fisuras. Cuando había que apelar a la rudeza, se hizo y cuando hubo que buscar a un compañero con el pase correcto, se cumplió a la perfección.

Entonces la plena circulación y el “tiki tiki” que versa el manual guardioleano de estilo jamás se puso en práctica porque los galos anularon el circuito de juego de los ingleses. La imaginación del que tiene la pelota casi todo el tiempo quedó en blanco y Lyon simplemente tenía que acertar un contraataque para hacer daño.

El primer impacto llegó en el minuto 24. Largo pelotazo de Fernando Marcal que puso a correr a Karl Toko Ekambi contra Eric García. Cierre del joven zaguero catalán pero la bola quedó muerta. Arremetió Gnally Cornet, quien colocó el balón al costado de un Ederson a mitad de camino. Sorpresa en la capital lusa con la ventaja inicial de los galos.

Un destello de rebeldía fue una gran jugada de Raheem Sterling en la derecha, don un enganche que hizo pasar de largo a un defensor. Centro atrás para el remate de Rodri como venía y Anthony Lopes en 2 tiempos conjuró el peligro.

Hasta que apareció Kevin De Bruyne y metió un precioso pase con el revés del pie derecho para la escalda de Sterling. No le quedó cómoda al jamaiquino pero se las ingenió para rematar de derecha. Anthony Lopes ya estaba encima del delantero y le cerró el camino con una gran tapada.

Manchester City no se apartó de su libreto pero tampoco encontró la forma de poner en práctica sus conceptos líricos. Guardiola se dio cuenta que De Bruyne necesitaba compañía y mandó a la cancha a Riyad Mahrez en lugar de Fernandinho.

A la hora de partido una pelota parada sacudió la modorra. Tiro libre de De Bruyne y Lopes rechazó a un costado para no tener problemas. Pasaron 4 minutos y hubo un deja vu: nuevo tiro libre en idéntica posición y esta vez Kevin le apuntó al palo del arquero, pero no tuvo éxito porque le salió muy elevado.

Minuto 68 y se frotó la lámpara del juego asociado. El déficit de creatividad fue subsanado con la enorme visión de Mahrez. Gran pase del argelino para el pique de un Sterling que hizo todo bien: enganche para dejar desparramado a Jason Denayer y centro atrás para De Bruyne. Kevin abrió el guante que tiene en el pie derecho y colocó la bola junto al vertical de la mano zurda de Lopes. Un verdadero golazo de principio a fin.

Envalentonado con el empate, los “Cityzens” hicieron trabajar aún más al bueno de Anthony Lopes. Gabriel Jesús encontró su lugar perfecto en la izquierda y dentro del área sacó un disparo que motivó a una gran reacción del portero luso.

Sin embargo, el que parecía un boxeador abatido y a punto de recibir un golpe de nocaut, de repente sacó un cross inesperado y volvió a desnivelar. El tiempo le dio la razón a Rudi García, quien puso a Moussa Dembelé por un apagado Memphis Depay y acertó con un cambio decisivo.

A los 79´, un mal pase de Aymeric Laporte inició una réplica con un pase filtrado de Houssem Aouar. Karl Toko Ekambi se desentendió de la jugada porque quien picó al vacío fue Moussa Dembelé, que primereó a su marcador Laporte, quien volvía desesperado. Duelo cara a cara entre el delantero recién ingresado con el arquero Ederson y ganancia plena del galo con un derechazo que puso el 2-1.

Manchester City tuvo el empate y lo perdió de manera increíble. Desborde de Gabriel Jesús esta vez en la derecha y centro rasante para la limpia llegada de Sterling. Raheem tenía que empujarla a medio metro del arco y le entró muy abajo de la pelota. La mandó a las nubes de forma inexplicable y ya se ganó el lugar en el especial de fin de año de “errados”.

Inexplicable lo que se devoró Raheem … “no, Sterling no cry” (Foto: Diario Sport)

Para colmo, el golpe de suerte tuvo su efecto 2 minutos más tarde y llegó la sentencia del partido. De un saque desde el arco de Lopes, el balón quedó en la mitad de la cancha y Aouar emprendió el contraataque. Otro pésimo retroceso del conjunto inglés y Houssem se animó a un remate a colocar desde afuera del área. Ederson estuvo poco feliz con un rebote corto y Dembelé aprovechó su instinto goleador. Toque a la red para redondear su doblete y liquidar el pleito.

El golpe fue difícil de digerir: del casi seguro 2-2 a un 1-3 devastador. Ni el tiro del final le salió al elenco de Guardiola. Nuevo tiro libre de De Bruyne y por enésima vez se lució Anthony Lopes.

Volvió a romperse la lógica instalada a priori sobre el trámite fácil para Manchester City. No fue el equipo de siempre y Lyon sí, con la diferencia que acertó en los momentos claves y tuvo la templanza necesaria para no salirse un minuto del libreto. Luego del empate del “City” los de Rudi García supieron controlar el vendaval y apostaron a la efectividad plena. Dos veces el 9 fue el número ganador y un astuto Dembelé hizo saltar la banca.

Olympique Lyonnais vuelve a una semifinal de Champions luego de 10 años y enfrente estará su verdugo de aquel entonces. En la edición 2009-10 se vio las caras ante Bayern Münich y fue barrido 4-0 en el marcador global. La revancha está al alcance de la mano y en el escenario que mejor le calza a los galos: se la juega frente a un equipo que viene en alza y además sabe que no tiene nada que perder (y mucho por ganar).

Síntesis:

Manchester City (1); Ederson; Walker, E. García, Laporte y Joao Cancelo; Fernandinho (Mahrez), Gündogan, Rodri (David Silva) y De Bruyne; Gabriel Jesús y Sterling. DT: Josep Guardiola.

Olympique Lyonnais (3): Lopes; Denayer, Marcelo y Fernando Marcal; Dubois (Teté), Caqueret, Bruno Guimaraes (Thiago Mendes), Aouar y Cornet; Depay (Dembelé) y Toko Ekambi (Reine-Adelaide). DT: Rudi García.

Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos)

(Foto Principal: Liga de Campeones Twitter)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*