El Diamante Negro, la primera estrella brasileña

Leónidas Da Silva fue el primer gran ídolo del Brasil, el precursor de una zaga de cracks como Pelé, Garrincha, Zico, Tostao, Rivelinho, Ronaldo, Romario, Ronaldinho y Neymar, entre tantos otros.

Nacido en 1913 en San Cristovao, un humilde pueblo de Río de Janeiro, su debut fue en el Bonsucesso en el año 1931 donde jugó 2 temporadas. De allí se fue a  jugar a Peñarol de Montevideo en el año 33 para volver a Río y fichar para el Vasco Da Gama en 1934 donde conquistó el torneo carioca de esa temporada. Su partida del Vasco se produjo envuelta en una polémica por el incipiente profesionalismo ya que rompió el contrato para firmar con la Confederación Brasileña de Deportes que lo llevó ese año a tener su debut mundialista en Italia donde anotó el único gol de su seleccionado que quedó eliminado tras su primer partido al caer con España por 1-3.

La llegada del hombre de goma a Fla causó furor.

Tras el regreso se incorporó a Botafogo en 1935 donde también conquistó el estadual en su temporada debut. Pero el gran salto de su carrera se produjo en 1936 donde firmó para Flamengo, que hasta ese momento no aceptaba jugadores negros en su plantel.

Los clásicos entre Flamengo y Fluminense agrandaban la popularidad del fútbol brasilero y Leónidas se convertía en una de las personas más famosas del Brasil en donde hasta marcas de cigarrillos y chocolates llevaban su nombre.

Allí también Leónidas llevó al Fla a conseguir el campeonato carioca de 1939.

 

 

 

Pero si algo le faltaba a la carrera del Diamante Negro (también conocido como el Hombre de Goma) era su explosión mundialista y eso llegaría en Francia 1938.

Leónidas tuvo una actuación soberbia en el Mundial organizado por los galos. Y en uno de los encuentros mas memorables de la historia de los mundiales hay que destacar lo sucedido el estadio de La Meinau en Estrasburgo donde chocaron Brasil y Polonia por los octavos de final.  El partido finalizó igualado en 4 y se recurrió al tiempo extra para encontrar un ganador. Leónidas señaló 3 goles esa tarde (2 de ellos en el alargue) y le posibilitó a Brasil avanzar a cuartos de final. Uno de los goles lo hizo descalzo ya que su botín se había quedado enterrado en el barro del campo anegado por una tormenta que le dio tintes aún más dramáticos al partido.

Leónidas además queda registrado como el inventor de lo que en Brasil se conoce como la bicicleta pero nosotros llamamos ¨chilena¨. Sus acrobacias y elasticidad (razón por lo que habían apodado El Hombre de Goma) lo destacaban por sobre el resto.

Leónidas y una de las jugadas que lo hicieron famoso.

En cuartos de final Brasil se cruzó con Checoslovaquia e igualaron en 1 (el gol también de Leónidas), tuvieron que recurrir a un partido desempate y allí otra vez el goleador anotó una perla que sirvió para el 2-1 final que le permitió al Scratch meterse en semifinales.  El técnico ¨Pimienta¨ o quién sabe qué oscura razón decidieron que Leónidas no sea parte del encuentro semifinal ante Italia. Algunos dicen que debido al desgaste y los golpes sufridos ante los checos no había podido recuperarse físicamente, otros que por un exceso de confianza del técnico Pimienta, habían preferido reservarlo para una supuesta final y algunos amantes de las películas de suspenso hasta llegaron a hablar de un pacto secreto entre Mussolini y el goleador, sabida la fuerte apuesta del fascismo italiano para acrecentar su poder y su control sobre las masas mediante las gestas deportivas.

Previo al partido ante Suecia, la Perla Negra saluda a sus fans.

Lo cierto es que Brasil perdió con Italia y se quedó sin final; Leónidas retornó para el partido por el tercer puesto ante Suecia donde volvió a anotar por duplicado. Goles que sirvieron para revertir un 0-2 que se transformó en 4-2 final y le permitieron al conjunto brasilero treparse al podio de ese Mundial. Con 7 goles, Leónidas se quedó con la bota de oro y fue elegido como una de las figuras del Mundial 1938.

Tras el regreso de Francia, Leónidas fue recibido como un héroe, jugó hasta 1941 en Flamengo hasta que en otra operación millonaria para la época pasó al San Pablo en donde desató una locura. Tuvo que adaptarse a un fútbol mas combativo como lo era el paulista con respecto al carioca. Allí jugó una década hasta el final de su carrera; conquistó 5 torneos paulistas y agrandó su leyenda. 

Brasil era gobernado por Getulio Vargas, que inspirado en el modelo fascista quiso usar al deporte y principalmente al fútbol para seducir al pueblo; un pueblo que ya se había fanatizado por la redonda. En 1945 volvía la democracia y Vargas se postulaba como candidato, sin embargo Leónidas declaró abiertamente que votaría al partido comunista.

La carrera del goleador concluyó con números asombrosos. Se registraron 261 goles oficiales aunque entre los amistosos y aquellos no registrados por lo precario de las estadísticas de la época se calcula que superó los 500 tantos.

Luego del retiro, fue director técnico de San Pablo, actor y comentarista de fútbol.

En el año 2004 con 90 años, víctima de Alzheimer, Leónidas Da Silva fallecía en San Pablo. Se despedía así el primer ídolo de masas del fútbol brasilero. El Diamante Negro emprendía el viaje a la vitrina de la historia.

Fotos: Sujetas a derecho de autor.

 

 


Darío Altobelli

Acerca Darío Altobelli

ver todas las publicaciones

Dario Altobelli Nacido en 1973.   Podrán decirme viejo pero viví  Argentina campeón del mundo y 2 veces. Periodista deportivo desde 1996 y estudiante de Comunicación Social Antes era un 9 elegante, me fui tirando atrás, tan atrás que termine atrás del teclado. Enamorado del fútbol desde tiempos inmemoriales. Vi jugar a Maradona, Alonso, Francescoli, Bochini, Ruben Paz, Kempes y a Messi también. Me sumé al rincón con el entusiasmo de poder informar responsable y apasionadamente sobre el deporte que amo sin perder el humor y quitandole drama. Voy a cubrir principalmente el ascenso, el fútbol en su estado mas puro Tengo la gran expectativa de que quienes nos lean se informen, se diviertan e interactuen sintiendo la misma pasión que nosotros; por otra parte darme el lujo y el placer de disfrutar de las cosas que mas me gustan; el periodismo y el deporte Como dijo algún sabio: El fútbol es la cosa mas importante de las cosas menos importantes. Bienvenidos al Rincón del Futbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*