Un cero gigante

Independiente igualó 0 a 0 contra Santos en Brasil y logró el pase a los cuartos de final de la Copa Libertadores. El partido se suspendió a 10 minutos del final por incidentes entre los hinchas locales y la policía.

Noche infernal. Podía pasar y terminó ocurriendo: todo finalizó de la peor manera. La serie se la llevó Independiente, tras recibir el fallo a favor de la CONMEBOL (8 horas antes del partido) por la mala inclusión de Carlos Sánchez en el encuentro de ida. El resultado global pasó de no tener goles a un 3 a 0 en ventaja para los argentinos, quienes dominaron en el desquite disputado en el estadio Pacaembú y controlaron la ventaja obtenida por un error dirigencial de Santos. El cotejo tuvo qué suspenderse 10 minutos antes del final por graves incidentes entre los hinchas locales y la policía. Santos se quedó afuera e Independiente logró avanzar a cuartos de final de la Copa Libertadores en una serie atenuada de asteriscos.

El marco presentaba un infierno en donde el Diablo de Avellaneda no sería muy bienvenido debido a que loss simpatizantes brasileños tomaron como una injusticia el acto definido por el ente sudamericano, el cual que correspondía darle el primer partido por ganado a los argentinos. Bajo ese clima hostil y tensionado impulsado por los miles de torcedores que estaban en el estadio, Independiente salió a jugar y tratar de imponerse en el campo.

Ariel Holan optó por diagramar una línea de cinco defensores para contener cada ataque rival, aunque no se replegó por completo porque en la ofensiva contaba con Silvio Romero, Maximiliano Meza y Emmanuel Gigliotti, con el objetivo de no liberar a los laterales locales.
Mientras que en Santos, Carlos Sánchez fue quien movió los hilos y le dio equilibrio en la mitad. Fue clave ya que estuvo encargado de las rapidas transiciones del Peixe y logró incomodar por momentos al conjunto argentino. Varias llegadas peligrosas hicieron pensar que la hazaña de remontar el resultado fueran posibles, pero Martín Campaña se encargó de desactivar cualquier amenaza.
En la culminación del primer tiempo, Independiente pudo aumentar con un penal que le convirtió el arquero Vanderlei a Pablo Hernández. Tras un error de Rodrygo en un pase, salió catapultado un gran contraataque colectivo que derivó en la falta del guardameta. Aunque luego contuvo el disparo desde los 12 pasos rematado por Maxi Meza.

En el complemento, Holan movió las piezas. Fabricio Bustos pasó a ubicarse en la mitad de cancha, para despues ser reemplazado por Nicolás Domingo, formando de esta manera un triple cinco que le dio firmeza, confianza y juego al equipo. Con el paso de los minutos, Independiente, con paciencia y temple, jugó con la desesperación del local y el malestar de los hinchas, quienes se lo hicieron saber durante los 80 minutos del partido.
Hernández tuvo otra chance clara para finalizar la serie pero el travesaño se la negó, luego de una coordinada réplica.

Finalizando el partido, ocurrió lo que lamentablemente se veía venir. Los incidentes por parte de los hinchas llevaron a que el juez chileno Bascuñan lo suspenda para que se consume la clasificación de Independiente, que esta vez no tuvo mucho para festejar porque vivió el mismísimo infierno.

Fotos: Infobae y Mundo La Voz.


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*