CAFCL 2018: Al Ahly y Esperance de Tunis son los finalistas

La historia pudo más que la frescura y tanto egipcios como tunecinos definirán el trofeo continental. Se reedita el duelo del año 2012, donde hubo festejo de los “Diablos Rojos”.

Los pergaminos no se arrugaron y la renovación en el “Continente Negro” quedará para más adelante. El novel equipo no pudo dar el batacazo y el gigante de África tampoco pudo ser apartado del camino hacia su novena consagración.

ES Setif de Argelia derrotó 2-1 a Al Ahly de Egipto pero no pudo revertir el 0-2 sufrido en El Cairo y el sueño de su tercera final africana quedó trunco.

El golpe directo al mentón de los argelinos llegó a la hora de partido, cuando los visitantes abrieron el marcador y sentenciaron la historia. Ahmed Fathy buscó la velocidad de Walid Soliman y el delantero de 33 años gozó de buena salud para definir cruzado ante el achique del portero Moustapha Zeghba. Tercer grito consecutivo para Soliman y aroma a cosa juzgada, porque los locales debían golear para torcer la historia.

A los 67´. un increíble regalo del arquero Mohamed El Shenawy posibilitó el empate del “Águila Negra”. Un disparo desde afuera del área de Mohamed Bakir provocó en el guardavallas la duda existencial: ¿trato de agarrarla o la tiro por encima del travesaño?. Ni una cosa ni la otra, porque la redonda se le escurrió entre sus manos y cuando quiso agarrarla ya había traspasado la línea de gol.

Una bocanada de aire para un equipo que ni respiraba, ya que 4 minutos después de la igualdad llegó la ventaja. Desborde de Abdelmoumene Djabou por la izquierda y centro al medio para la llegada de Houssam Ghacha, quien solamente la tuvo que empujar para dejar el resultado 2-1 a su favor.

Quedó algo de tiempo pero no así fortaleza mental ni futbolística para lograr una hazaña impensada. Al Ahly le puso suspenso por errores propios pero fue un justo ganador en los 180 minutos.

Esperance de Tunis terminó con el sueño angoleño y superó 4-2 a Primeiro de Agosto, para redondear un marcador global de 4-3 y lograr el pase a la séptima final continental.

El debutante equipo de Angola había completado varios casilleros en su tarjeta de sorpresas. En la ida se había impuesto 1-0 y en su primera participación en una Champions League de África estaba a 90 minutos de una impensada definición por el título.

Y qué decir que en apenas 8 minutos de partido, los “Militares” serían los primeros en desbloquear el marcador. Geraldo se animó a un disparo desde afuera del área y el arquero Rami Jridi no pudo retener. Nuevo rebote que justamente le cayó a Geraldo quien sí en segunda instancia mandó un remate bien pegado al horizontal, para el primer grito de la tarde.

Los locales no se desesperaron y a los 16´ alcanzaron la paridad desde los 12 pasos. Una falta de José Macaia sobre Youcef Belaili dentro del área fue sancionada con la pena máxima. El propio delantero argelino se encargó de la ejecución y dejó el score en tablas.

La reacción cayó en el minuto 27. Genial jugada de Anice Badri por la izquierda y un centro medido para la palomita de Mohamed Yacoumi.

Sin embargo, a los tunecinos se les cayó la estantería a los 64´, con un gol de esos que desaniman a cualquiera. Un lejano tiro libre de Mongo Bokamba contó con la complicidad del portero Jridi, quien le rindió homenaje a Agustín Orión en el gol de Ponzio en el empate 2-2 en el Monumental y dejó a su equipo en terapia intensiva.

Ahora serían 2 goles los que tenía que anotar el local si pretendía sortear este duro escollo y meterse en la final. Y el primer signo vital apareció a los 72´, con otro tanto que renovaba la Esperanza.

Buscapié desde la derecha de Sameh Derbali y por el segundo palo llegó libre de marcas Haythem Jouini, quien solamente la tuvo que empujar: 3-2 arriba y a 1 solo grito de la euforia.

El delirio se desató a 5 minutos del epílogo. Un bochazo largo desde el fondo buscó la cabeza de Jouini, quien hizo el trabajo sucio de bajar la pelota y poner en peligro a la defensa rival. Badri se anticipó a la salida del arquero Toni y con un zurdazo casi cayéndose dio rienda suelta a la locura tunecina.

Un 4-2 que eleva la moral por las nubes y que deja con las manos vacías al equipo debutante. Eso sí, nada para reprochar de la entrega y el coraje de este grupo de angoleños que vino a la Champions Africana para quedarse por varios años.

Por supuesto que la Esperance es lo último que se pierde y los tunecinos festejaron la agónica clasificación (Foto: ES Tunis TW Oficial)

Al Ahly es el club más ganador del continente, con 8 títulos: 1982, 1987, 2001, 2005, 2006, 2008, 2012 y 2013. Por su parte, Esperance de Tunis posee en su palmarés 2 conquistas (1994 y 2011).

La única vez que se vieron las caras en una final fue en la edición 2012.  Igualaron 1-1 en territorio egipcio pero la revancha quedó para los “Diablos Rojos”, que ganaron 2-1 y levantaron la corona.

Como hace 6 años, la primera final se jugará en el Borg El Arab Stadium de la ciudad de Alejandría, este viernes 2 de noviembre. El desquite tendrá lugar el jueves 8, y el escenario será el Stade Olympique de Radés.

(Foto Principal: Al Ahly TW Oficial)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*