Sin categoría

Generación de oro, posición de bronce

En su ‘reencuentro’ en esta Copa del Mundo, Bélgica volvió a superar a Inglaterra, esta vez por 2-0 para quedarse con el tercer puesto y superar lo hecho en México 1986. Meunier y Hazard autografiaron el triunfo que redondea un muy buen Mundial para los belgas, con seis victorias sobre siete partidos.

El partido por el tercer puesto lejos está de ser el encuentro con más adeptos de una Copa del Mundo, pero en esta ocasión la cita fue atractiva por el calibre de dos selecciones que, si bien llegaron decepcionadas por no alcanzar la final, cualquiera de las dos que ganara hoy escribiría una página importante en la historia futbolística de sus países. Pese a que los dos equipos le dieron rodaje a varios suplentes, tanto Roberto Martínez como Gareth Southgate mantuvieron el 3-5-2 basal con el que sus selecciones se desempeñaron casi siempre. El duelo comenzó muy animado, porque en el primer ataque serio cayó la primera emoción del duelo. Los dos carrileros belgas llegaron a posición ofensiva y eso derivó en un muy lindo gol que les encaminó la historia: Romelu Lukaku bajó unos metros para recibir una pelota dividida y le puso un gran pase con ventaja a Nacer Chadli, quien trepó por izquierda para luego asistir con un centro exacto a Thomas Meunier, autor del 1-0. Los británicos tuvieron que salir a buscar el empate y hubo espacios para que Bélgica corriera y se mostrara mucho más peligrosa que su rival. Kevin De Bruyne tuvo el segundo, pero Jordan Pickford alcanzó a meterle la mano a su disparo. Hubo algunas contra más para Lukaku, no del todo bien finalizadas por el punta, pero sin duda los belgas fueron más incisivos. Toby Alderweireld estuvo a punto de marcar de pelota parada, pero su volea salió apenas arriba. Lo mejor de una Inglaterra muy espesa para elaborar fue una acción entre Raheem Sterling y Harry Kane que el goleador remató defectuosamente.

Todos abrazan a Meunier, el autor del primer tanto del partido. El del PSG abrió el camino para que Bélgica alcanzase la mejor posición mundialista de su historia. (Foto: Reuters)

En la segunda mitad, Inglaterra inquetó un poco más a su oponente durante los primeros minutos, sobre todo a partir del ingreso de Marcus Rashford. Los Three Lions empezaron a meter la pelota más seguido en el área belga y amenazaron con su tan aceitado juego aéreo -hubo un cabezazo de Harry Maguire que pasó cerca-, pero su ocasión más clara llegó a veinte del final: Rashford se coló entre las líneas rivales y dejó mano a mano a Eric Dier, cuya definición por sobre Thibaut Courtois fue muy buena, pero no contó con una salvada espectacular de Alderweireld sobre la línea. Pese a estar más cerca de igualar, los de Southgate continuaron sufriendo y mucho las réplicas belgas, que continuaron lastimando debido a una hoy fluida conexión entre Eden Hazard y De Bruyne. Primero, un contraataque magnífico entre Dries Mertens, De Bruyne y Meunier casi se transforma en el mejor gol del Mundial, sin embargo Pickford apareció para sostener a su equipo mediante una atajada genial. No obstante, el golero nada pudo hacer unos minutos más tarde cuando De Bruyne volvió a conducir de gran manera y soltó un pase justo hacia un Hazard que se metió en el área con una seguridad imponente y remató bajo al primer poste, asegurando así la victoria. No quedó tiempo para una reacción inglesa, y Bélgica solamente dejó que el reloj corriera para así alcanzar su sexta victoria en siete encuentros mundialistas.

Hazard cerró su Mundial con un gran gol, su tercero en la Copa. Pese a no llevar a su equipo a la final, el ’10’ fue el mejor de su selección en Rusia. (Foto: AFP)

Fue el final de la ilusión para una Inglaterra de la que no se esperaba tanto a priori, pero a medida que fue avanzando -pese a no mostrar un fútbol brillante- dejó sensaciones positivas en sus hinchas. Los de Southgate pudieron haber señalado una nueva segunda mejor colocación histórica para los Three Lions, pero tendrán que conformarse con este cuarto lugar que iguala lo hecho por la selección de Bobby Robson en Italia 1990. Van ya 52 años de espera, pero la Copa del Mundo it’s not coming home todavía para ellos. Por su parte, los Diablos Rojos superaron lo hecho en 1986 por sus compatriotas y han marcado el mejor Mundial de su historia tanto en números como en colocación final.

Generación Dorada, futuro a la vista

Esta Bélgica se compone de varios elementos, pero hay siete futbolistas clave para entender lo que hace rato los Diablos Rojos nos ofrecen futbolísticamente. Un arquero casi infranqueable bajo palos que aparece en momentos claves como Courtois, un líder defensivo como Kompany -más allá de sus problemas físicos- y dos laderos como Vertonghen y Alderweireld que se integraron al proceso, al ya lejano principio como laterales y hace unos cuantos años como los defensas centrales top que son, más la magia que aporta De Bruyne de tres cuartos de cancha en adelante, el desequilibrio casi imparable que aporta Hazard, capitán y cada vez más maduro en esta selección al punto de ser el jugador insignia y un goleador como Lukaku que aporta entendimiento del juego además de su portentosa figura anotadora. Se le suman, con sus luces y sombras, los Mertens, Meunier, Witsel, Batshuayi, Dembelé y Fellaini. Y eso que, insólitamente, el entrenador dejó afuera de Rusia a un Radja Nainggolan que hubiera aportado tanto desde la recuperación y el temple como desde el juego. Esta Bélgica hace rato es una realidad, más allá de etiquetas ninguneadoras por el hecho de no ganar un título, y a esta generación que aún le queda un Mundial más le seguirán otras impulsadas por el proyecto de juveniles que lleva ya casi una década, porque nombres como Youri Tielemans, Leander Dendoncker -ambos integrantes de la lista en Rusia- más Denis Praet, Landry Dimata o Julien Ngoy empiezan a pedir pista. Llegaron para quedarse.

 

Foto destacada: FIFA World Cup (@FIFAWorldCup)

Juan Saber

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Te puede interesar

2 Comments

  1. Tino Deth dice:

    Hermosas las notas que hiciste este mundial Juani !!

  2. Gracias Tino, se valora mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *