Tablas en Avellaneda

Independiente recibió a Tigre en el Libertadores de América por la 4° fecha del campeonato local, en una noche fresca donde nos regalaron un partido entretenido pero no muy bien jugado.

El conjunto visitante comenzó mejor. Tuvo la primera a los 4’. Sebastián Rincón quedó mano a mano con Martín Campaña, pero el delantero desperdició la ocasión al intentar un pase atrás.

El Rojo no se quedó de brazos cruzados. A los 8’, Rigoni recupera la pelota en cercanías al área rival, se la cede a Vera y este remata por arriba del travesaño.

El partido era bueno, intenso y de mucha dinámica. Tigre se replegaba y le entregaba por completo el balón al equipo dirigido por Milito, a la espera de algún error para salir de contra.

11’ y llega la primera situación clara en el partido. Córner ejecutado por Morales. Vera, en su afán de despejar, peina la pelota y le deja servido el gol a Carlos Luna, quien de arremetida y con un cabezazo manda el esférico desviado.

Pero el chino tendría revancha, luego de ser amonestado por una falta sobre Vitale.

Se escapa Rincón por la derecha, entra al área sin marcas y remata. Campaña logra despejar, pero deja la pelota muerta sobre el área chica. El delantero vuelve a tomar el balón, centra y aparece el ex atacante de River para conectar de manera imprecisa pero efectiva y, así, poner el 1-0 en el marcador a los 17’.

El partido no daba descanso y cualquier distracción era letal. Es por eso que rápidamente el Rojo tuvo la oportunidad de emparejar las acciones al minuto 19, luego de un centro rastrón de Meza que se desvía en el camino e impacta en el caño derecho defendido por Ibáñez.

Se disputaba el encuentro en zona central. Tigre presionó en todo momento al local que mantenía el orden e intentaba, fiel al estilo de su entrenador, buscar los espacios con pelota al piso y moviendo lado a lado a su rival, pero no lograba intimidarlo.

A los 22’, Galmarini sería amonestado luego de una falta sobre Nicolás Tagliafico.

A los 27’, clara falta de Menossi sobre el juvenil Barco en las cercanías del área. Cebolla Rodríguez ejecuta el tiro libre que se va desviado por encima del travesaño.

Tres minutos más tarde, una réplica de los de Victoria dejaría a Janson con la posibilidad de ampliar el marcador. El delantero desbordó por izquierda y luego de dejar a tres contrarios por el camino, disparó frente al arco pero se iría muy ancho del palo izquierdo.

La primera polémica llegó a los 36’. Martín Galmarini impide una contra para los de Avellaneda interceptando el balón con la mano, lo que era segunda amarilla y expulsión, lo cual el juez Fernando Espinoza no consideró para sancionar al jugador.

Independiente seguía dando ventajas en el fondo, y “Cachete” Morales tuvo el segundo gol en sus pies, pero el arquero local de grandes reflejos, logró enviar la pelota al córner.

Se iba el primer tiempo con muchas dudas en el local, pero la lucidez de “Viruta” Vera puso a correr a Meza con un gran pase entre líneas, que dejó pie a mano al ex Gimnasia con el guardavallas visitante. El árbitro vio falta del arquero luego de un leve roce entre los jugadores y sancionó un penal inexistente.

Poco le importo a Cuesta, que se hizo cargo de la pena máxima y, a los 45’, concretó el 1-1 y al descanso.

Troglio sabía que Galmarini corría con muchas chances de ser expulsado, y es por eso que al empezar el segundo tiempo, mandó a la cancha a Pablo Lima en su lugar.

No pasaba demasiado al inicio de la segunda mitad. El entrenador decidió realizar el segundo cambio a los 6’. Con alguna molestia muscular, el goleador “Matador” le dejó su lugar a Kevin Itabel. El ex técnico de Gimnasia de La Plata buscaba más velocidad en el ataque, aunque perdía su referencia de área.

A los 12’ Bruno Urribarri sería amonestado.

Seguía sin chances y aproximaciones claras el encuentro, es por eso que minutos más tarde fue el turno de Milito, que movió el banco y llamó a Sánchez Miño para que ocupe el lugar dejado por Cristian Rodríguez, que venía de jugar entresemana ante Chapecoense.

28’ y el entrenador realiza su segundo cambio. En la búsqueda de más manejo de balón y claridad en el inicio de los ataques, Ortíz fue el elegido para reemplazar a Julián Vitale, de flojo partido.

El local ya era más que su rival, aunque si claridad en sus ataques.

A los 30’ llegaría la primera situación clara del complemento. Tras un centro de Rigoni, Diego Vera definió mal y, tras un rebote, Ibáñez logra retener un remate débil de Sánchez Miño.

Al mismo tiempo, Pedro Troglio se jugaba sus últimas cartas y mandaba al campo a Mieres en lugar de un agotado Rincón.

Instantes más tarde, el recién ingresado se pierde lo que hubiera sido el gol de la victoria, tras perder un mano a mano con el arquero uruguayo, de gran actuación.

Iñiguez vio la amarilla luego de una fuerte falta sobre Ezequiel Barco.

Faltaban pocos minutos para terminar el partido, y el Mariscal se jugaba el todo por el todo a los 43’ al ingresar Martin Benítez -que fue papá en la semana-, por el muy aplaudido Rigoni.

La última chance fue para el local: luego de una carambola en el área y un mal despeje defensivo, la pelota le quedaría a Jorge Ortíz que, al igual que el volante ex Boca, remataría de forma débil al medio del arco. Pan comido para Ibáñez.

Independiente dejó escapar la posibilidad de ser puntero transitoriamente, hasta que Estudiantes juegue su partido.

Por su parte, los de Victoria se llevaron un punto valioso en un campo difícil, que lo deposita fuera de la zona de descenso por el momento.

 

Foto: clubaindependiente.com

 


Alexis Viojo

Acerca Alexis Viojo

ver todas las publicaciones

21 Años recién cumplidos. Estudiante de periodismo. Amante de los deportes. Intento de tenista y futbolista. Coordinador del Rincón. Me encargo de Independiente con Santiago Sandoval, y recientemente sume Superliga de Grecia a mi palmarés(?

1 Comentarios en este artículo

  1. Matías Cherepinsky

    Muy buena la crónica! Es cierto que fue un buen partido porque nos mantuvo entretenidos, pero no porque alguno haya jugado particularmente bien. Me gustó Iñiguez como uno “distinto”, pero más que nada porque no me lo esperaba y me terminó sorprendiendo!

    Matías Cherepinsky / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*