El mundial del antes y el después

FRANCIA 2019
Diario Post Mundial

Derrumbar paradigmas, destruir prejuicios y demostrar que la realidad es otra, no es trabajo para cualquiera y, si hay algo que quedó más que claro tras lo sucedido en esta última cita mundialista es que el fútbol femenino llegó para quedarse y jugar en las grandes ligas.

“INAUGURAL”. El partido de apertura del mundial tuvo 45.261 espectadores en el estadio. (FIFA)

Con modos diferentes, sin tantas mañas, pero con un compromiso notable y que debería ser ejemplo a seguir, las 552 jugadoras que participaron de recientemente finalizado mundial, marcaron un antes y un después en la disciplina más popular del planeta y que, contrario a lo que mucha gente pretendía imponer, es para mujeres, ¡y qué lindas se ven ahí, en la cancha, tratando de dominar a la redonda! Y lo de “lindas” no está sujeto a algo estético o a un parámetro de belleza física, sino a lo emocionante que es ver cómo se entregan en cada uno de los minutos que están dentro del campo y lo mucho que apoyan y contienen a sus compañeras cuando les toca estar afuera, en el banco de suplentes o, tal vez, lesionadas o suspendidas.

Hace pocos días leía una nota maravillosa de Miguel Ángel Castillo para Yahoo Deportes llamada “No, las mujeres no saben jugar futbol y el Mundial lo demostró” (voy a dejar el enlace al final porque vale la pena leerlo), donde se hace referencia a la diferencia entre el femenino y el masculino y no desde las habilidades, sino desde la pureza del juego en sí mismo: el respeto al rival, la camaradería, el ambiente familiar; jugar en equipo y no ser estrellas, no simular: básicamente la nota hablaba sobre el respeto a la integridad del fútbol que existe en la rama femenil. Al finalizar la lectura pensaba en cuánta razón tiene Castillo y espero que esas diferencias se mantengan o que, si se emparejan, sea porque ellos las copien a ellas. Hace algunas horas, además, salieron los números oficiales con respecto a la teleaudiencia que tuvo el mundial de Francia y para sorpresa de la mayoría, en comparación con la final de Rusia 2018; hubo un encendido mucho mayor para las chicas: 14.300.000 televidentes contra 11.400.000 en la cita rusa. También, según la agencia Nielsen, el rating promedio del certamen del año pasado fue de 8.3, mientras que el que terminó el pasado 7 de julio tuvo 10; datos, no opiniones. Teniendo en cuenta estos parámetros, ¿quién puede seguir sosteniendo que el fútbol femenino no interesa, que no lo miran, que no vende? En Estados Unidos, bicampeón mundialista, la camiseta deportiva que más se vende es la de la selección femenina; en Argentina que, siendo francos, apenas se está despertando a esta disciplina, el último encuentro del seleccionado nacional en Francia, generó más de un millón de televidentes, venta de casacas con los apellidos de las jugadoras y todo esto acompañado por la profesionalización del fútbol femenino de AFA, que se desarrolla en Buenos Aires. En el interior del país esta realidad no pareciera estar cercana a llegar, pero como dice el refrán: “si el río suena es porque agua trae”.

“GIGANTES”. El combinado celeste y blanco se metió en el corazón de la hinchada. (FIFA)

En todos y cada uno de nosotros, quizás más tarde que temprano, el fútbol femenino está haciendo mella: ya casi no queda nadie que diga no saber de qué se trata o dónde se juega y este es, probablemente, el logro más destacado del Mundial de Francia: se hizo visible a nivel global una lucha que cada selección tenía internamente en su país de origen y/o en su federación: ya se las ve, ya se las escucha y en casos muy superlativos, como el de Megan Rapinoe, (capitana y goleadora de Estados Unidos), se la pide para que se presente a elecciones y ser presidenta de su tierra natal. Y no, no la estamos pidiendo nosotros desde acá, se lo piden sus compatriotas allá.
La cita mundialista, como decíamos, visibilizó un presente de progreso y crecimiento, de evolución y determinación, pero que todavía tiene un largo camino por recorrer. Claro que no es lo mismo hacer ese trecho en soledad, sin apoyo ni herramientas, que transitarlo con el sustento y el sostén correspondientes. Seguramente haya muchísimo para corregir de cara al futuro y cada asociación de fútbol deberá fijarse en cómo logrará potenciar a sus combinados femeninos: no solamente a los seleccionados, si no a los equipos que juegan las ligas. FIFA, así como Conmebol, UEFA, Concacaf, y las demas confederaciones, deberán planificar trabajos y torneos para que desde una institución o por competencias continentales, las diferentes escuadras tengan la posibilidad de armarse, ordenarse y trabajar para volverse más competitivas: jugadoras para llevarlo a cabo hay por millones, lo que se necesita ahora es que tengan los espacios y las comodidades para poder jugar y formarse.

Ya nada será lo mismo después de “Francia 2019”, eso queda más que claro. Como también queda en evidencia que existen aquellos que no quieren que esto avance. Las razones no son del todo claras y parecieran estar muy ligadas al prejuicio, a la ignorancia y al machismo, pero tendrán que hacer de tripas corazón y entender y aceptar que las cosas ya no iguales, que ellas ya no se van a aguantar desplantes y que hay una parte gigantezca y masiva de las sociedad que las piensa apoyar y acompañar en este camino. Como dice Don Quijote: “ladran, Sancho, señal que cabalgamos”…

FOTO DESTACADA: “Trofeo Mundial”
Todas las imágenes pertenecen a FIFA
NOTA YAHOO DEPORTES: https://es-us.deportes.yahoo.com/noticias/no-las-mujeres-no-saben-jugar-futbol-y-el-mundial-lo-demostro-024919786.html?fbclid=IwAR14kc9TvHf46eAuDiZS2oTzvc6MeIp2b2SXXwTr4YBwl2mtviphuuIQGRg


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*