Y ahora… ¿cómo seguimos?

Se esperaba con mucha ilusión la presentación de la Selección Argentina con la llegada de Jorge Sampaoli a la conducción técnica. Algunos nombres nuevos y distinto sistema de juego, hacía presagiar un cambio positivo en el funcionamiento del equipo.

Pero no fue así. Si bien hubo un arranque prometedor, con posesión de balón y momentos de buen fútbol, con mucha gente en campo rival, con el correr de los partidos el equipo se fue desdibujando y terminó dando una imagen desalentadora para lo que queda de acá en adelante.

¿Jugar con tres en el fondo será lo indicado?

El sistema no le cae bien al equipo. Se tendrá que trabajar mucho sobre el mismo para jugar de esa manera. El trabajo de campo es fundamental, y si pensamos que el entrenador sólo tiene unos días antes de cada partido para trabajar con todos sus jugadores. Solucionar el problema le puede costar muy caro en las dos finales que tiene por jugar. Son partidos decisivos y no es hora de seguir probando.

Del medio hacia adelante vimos un conjunto que trató de ser profundo por sus costados, en el partido con Uruguay no tuvo respuesta con Acuña por derecha y con Di Maria por izquierda, con mucho trayecto por recorrer y malas decisiones finales. Con Venezuela tuvo un buen comienzo con Acosta y Di Maria hasta que éste tuvo que ser reemplazado (cada vez que juega 2 partidos seguidos sale por lesión). Dybala que se superpone con Messi y los 2 juegan de lo mismo; Sampaoli quiso corregirlo con Venezuela haciendo entrar a Benedetto por Dybala y a éste le pasó lo mismo con Icardi, quien terminó saliendo para dejarle su lugar a Pastore, que no fue lo punzante que se necesitaba para cambiar la historia: 2 cambios y ningún resultado.

Pizarro estuvo correcto, y Banega que comenzó bien se fue cansando con el correr del partido y perdió balones importantes, uno de los cuales terminó en el gol de la visita. Tanto Icardi como Benedetto no fueron la solución esperada.

Cuando un equipo no tiene volumen de juego y un sistema aceitado, muy pocos futbolistas logran destacarse. Y ahora a esperar que pase septiembre con muchas incógnitas. Perú y Ecuador serán dos grandes escollos que tenemos por delante en el mes de octubre.

Habrá que elegir los jugadores adecuados y el esquema correcto para poder superarlos, los dos jugarán de la misma forma que lo hicieron Uruguay y Venezuela, pero con un mayor poder ofensivo. Perú mejoró mucho de la mano de Gareca, resistido en un comienzo, y le dio forma a un equipo que llega en su mejor momento. Ecuador quedó un poco atrás en las posiciones, pero es un rival sumamente difícil en la altura de Quito. Y dejé para el final lo mejor que vi de estas Eliminatorias, tanto en América como en el resto del mundo. El fútbol de Brasil con su clásico esquema y notables futbolistas y la sorpresa que me dejó ESPAÑA con su nuevo DT, Lopetegui, y su fútbol de toda la cancha. Para destacar: su forma de juego, ya sea sin ningún jugador de punta (lo hizo con Italia), pero todos llegaban al gol, incluido Sergio Ramos, o con dos puntas: Morata y Pedro o Villa, pero siempre jugando un fútbol dinámico, con pelota al pie buscando los espacios y triangulando en todo el campo de juego.

Foto: Twitter Oficial Selección Argentina


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*