¡Vikingos!

Ante un marco de público que rondó las 30.000 almas, se jugó en el Eduardo Gallardón una nueva edición del clásico sureño entre Los Andes y Temperley. Fue victoria merecida del local que trabajó y peleó por los tres puntos. El conjunto dirigido por el Vikingo Kopriva ve cada vez más cerca la salvación.

“Los clásicos no se empatan ni se pierden, los clásicos se ganan” así declaraba Marcos Britez Ojeda en Conferencia de Prensa una vez consumada la victoria. Marcos creció futbolísticamente en el club y mostró al periodismo que el equipo está motivado y con la suficiente entereza para salir de este momento adverso. Y déjenme decirles algo: en la cancha se notó.

Porque Los Andes jugó el partido más importante del campeonato y durante el primer tiempo tuvo la iniciativa y de arremetida logró el tanto ganador para luego defenderlo con uñas y dientes durante la segunda etapa.

Temperley hizo lo que pudo para contener a su rival y en el complemento quiso empatarlo teniendo la posesión del balón merced a que su rival así lo había decidido. Pero cada vez que el Gasolero fue se chocó contra un esquema defensivo aguerrido y muy bien parado. Claramente, el público estaba impaciente y sufriendo bastante pero uno que lo ve desde afuera podía intuir que por más que Temperley ensayara avances, no iba a poder quebrar al fondo Mil Rayitas. De hecho, la más peligrosa de la visita durante esa segunda etapa fue un hermoso tiro libre de Mauro Cerutti que se estrelló en el travesaño.

El gol de Matías Linas sobre los 27’ del primer tiempo, más las guapeadas de Sebastián Valdéz, la fiereza en el medio de la dupla Britez Ojeda-Turraca justificaron la ventaja final. Mención aparte el sacrificio de Fabricio Lenci y del autor del gol para correr todas y evitar que la visita salga jugando cómoda desde el fondo.

El gran marco de público que se dio cita en el Gallardón.

Los Andes suma y sueña. En seis partidos con Juan Carlos Kopriva en el banco empató los tres primeros y ganó los tres últimos. Quilmes sigue en el fondo y se acerca Deportivo Morón (rival del Mil Rayitas en la última fecha). Quedan tres partidos y la salvación está cada vez más cerca, el próximo rival será Mitre en Santiago del Estero.

El Gasolero tenía la oportunidad de afirmarse en zona de Reducido pero esta vez no pudo ser. Tendrá una chance más cuando reciba la semana que viene al otro equipo santiagueño: Central Córdoba, rival directo en esa zona de la tabla.

Síntesis del partido:

LOS ANDES (1): Leandro Requena, Adonis Frias, Franco Peppino, Sebastián Valdéz, Dimas Morales, Guillermo Pereira, Gustavo Turraca, Marcos Britez Ojeda, Lucas Chacana, Matías Linas y Fabricio Lenci.

Suplentes: Federico Díaz, Sergio Sagarzazu, Gastón Guruceaga, Luis Zeballos, Marcos Quiroga, Iván Leszczuk y Mateo Levato.

DT: Juan Carlos Kopriva

TEMPERLEY (0): Matías Castro; Federico Mazur, Cristian Paz, Nicolás De Martini, Sebastián Prieto, Mauro Cerutti, Roberto Brum, Leonardo Di Lorenzo, Lucas Mancinelli, Tobías Reinhart y Pablo Magnín.

Suplentes: Pablo Campodonico, Tobías Albarracín, Agustín Sosa, Federico Fattori, Leandro González, Santiago Giordana y Lucas Wilchez.

DT: Cristian Aldirico

Goles: PT 27’ Matias Linas (LA)

Cambios: Guruceaga x Peppino, Sagarzazu x Linas y Zeballos x Turraca (LA); Giordana x Cerutti, Gonzalez x Reinhart y Wilchez x Di Lorenzo (TEM)

Amonestados: Morales y Lenci (LA)

Árbitro: Nazareno Arasa

Estadio: Eduardo Gallardón (Los Andes)

Foto principal: @clublosandes


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*