Un triunfo para seguir soñando

Parecía que el sueño se iba cayendo de a poco, que la derrota frente al Brown de Vicó desbarataba las posibilidades de reducido en medio de un escenario incierto donde la ida de Nestor Gorosito parecía un hecho consolidado. Pero Tigre siempre da para más. Por eso este lunes en el José Dellagiovanna dio un paso inesperado hacia la vuelta al sueño de primera ganándole por uno a cero a Gimnasia de Mendoza y dejando al club cuyano en la mitad de la tabla en pos de buscar consolidarse en puestos de ascenso.

En la previa, tras una semana plagada de rumores yconfirmaciones, se recorría un ambiente tenso en el vestuario local. El Matador quería volver a la senda del triunfo para no perderle pisada al pelotón de arriba liderado por San Martín de Tucuman y demostrar que el baile a Chacarita dos fechas antes no fue una simple casualidad. Enfrente estaba el Lobo Mendocino con un punto más de ventaja, aunque con un partido menos, que visitaba Victoria buscando ampliar una racha de tres partidos invicto (ganandole 2-1 y 1-0 a Instituto y Santamarina de local y empatando en 1 contra Brown de Adrogué de visitante).

Durante el preludio del encuentro se palpitaba un duelo parejo, ajustado y aguerrido, por lo cual el inicio de ida y vuelta no sorprendió a nadie. La primera jugada de peligro fue para el visitante tras un excelente cambio de frente que deriva en un remate de Luis Maki Salces, muy parecido al gol sufrido ante San Martín de Tucumán, que termina estrellándose contra el poste izquierdo de Gonzalo Marinelli. Inmediatamente el cuadro local responde con una excelente combinación del siempre fino mediocampo liderado por Walter Montillo y Daniel “Cachete”Morales que terminó con un remate desviado de Emanuel Denning para la desgracia del público presente.

Sin embargo a los treinta minutos llegaría por medio de un jugadón la única alegría del encuentro. Gran pase largo del uruguayo Gerardo Alcoba, espléndida conexión y asistencia de cabeza de Denning y remate implacable al ángulo superior derecho del jugador que más merecía convertir un gol en este campeonato. Las tribunas corean el nombre de Walter Montillo mientras el ocho cabalga hacia el festejo de un desahogo necesario. Ocho minutos después, Tigre tendría en sus manos la posibilidad de aumentar la ventaja aprovechando el desconcierto del cuadro mendocino. Trás un excelente pase del inoxidable Cachete Morales, Denning es derribado en el área trás un empujón de Renzo Vera, provocando la sanción de un penal que dejaba al local a merced del segundo gol. Cachete toma carrera, repiquetea, remata y… ataja Tomás Marchiori un debil remate del 10 que mantiene la ventaja mínima antes del final de la primera parte.

El resto del partido pasó sin trascendencia, con ambos equipos buscando un gol más y que, salvo el codazo de Sebastián Prediger a Ignacio Gonzalez omitido por el referi, transcurrió sin mayores incidentes. Tras el pitazo final y con la gente alentando al equipo local desde las tribunas, la Piponeta suspira de alivio en su propio estadio y con un triunfo que vuelve a ilusionar se jugará la mayoría de sus chances la fecha que viene frente a Defensores de Belgrano.

Crónica por Leonel Moure

Foto: Prensa Tigre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*