Un picado de fútbol en el Obelisco

¿Vuelve el fútbol en Argentina? No, no se ilusionen, nada de eso ocurrirá, al menos, por el momento. Sin embargo, en Villas Unidas se las arreglan para pasar esta cuarentena de la mejor manera. Lo hacen con entrenamientos individuales, charlas online y una propuesta colectiva original: una invención literaria en forma de cuento.

La cuarentena que vive el país, a raíz de la pandemia por el Covid-19, sigue su marcha. Ya son 95 días de aislamiento y en los clubes de fútbol se la transcurre de manera muy especial. Los entrenamientos individuales dentro de una casa o departamento no son lo ideal, sin embargo, las jugadoras le ponen el pecho al contexto. En Villas Unidas, el Cuerpo Técnico le dio una vuelta de rosca al trabajo deportivo de cuarentena, proponiendo la realización de un taller literario.

Gustavo Levine, DT del equipo lo explica con mayor claridad: “Se trata de una de las actividades que como Cuerpo Técnico, les propusimos a las jugadoras, en el marco de la acciones que desarrollamos durante la cuarentena. Las mismas, que tienen siempre al juego, la recreación, y lo lúdico como herramientas principales, tienen por objetivo fortalecer los vínculos grupales, la pertenencia al club, y darle continuidad al nexo con la actividad futbolística desde lo emocional”.

A partir de esta premisa, las jugadoras, de manera grupal y cooperativa, armaron un cuento futbolero. El relato se centra en la vuelta de la actividad luego de la cuarentena. Se va a jugar un picado y los vaivenes en las decisiones determinan como sede el mismísimo Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires. Habrá un estadio montado para la ocasión, con tribunas y vestuarios. Y un hecho que lo caratulará como muy especial: se juega entre mujeres y varones.

No obstante, este encuentro será aún más especial porque participarán figuras destacadas del fútbol mundial. Messi hará de las suyas, dificultará un poco las cosas y la mismísima Aldana Cometti no podrá detener al astro del fútbol masculino. Mascherano se volverá enorme y Estefanía Banini estará complicada para poder mostrar toda su magia. Sin embargo, entran en acción las Villanas mientras César Luis Menotti arenga desde una de las tribunas. Ellas serán las encargadas de sacar adelante un partido inolvidable. Mientras el relato avanza, se van delineando las características, tanto futbolísticas como personales, de cada Villana y el final será épico.

Aplaudimos esta iniciativa y les dejamos el cuento para que puedan disfrutarlo, tanto como lo hice yo ¡Y que viva el fútbol!

“El primer picado después de la cuarentena”

(clic en el título)

Foto: Sebastianalmaraz (en Wikipedia)


Avatar

Acerca Diego González

ver todas las publicaciones

Diego Gonzalez nació un 11 de agosto del año 1975 en el Hospital Evita de Lanús, exactamente el mismo lugar donde también nació un cara sucia de Fiorito que años más tarde regaría de alegría el suelo argento. Desde temprana edad Diego se mostró como un niño motivado hacia la inventiva general (¿?), es por eso que al llegar a la pre adolescencia decidió que quería ser Ingeniero Electro-mecánico. Las cosas no salieron tal cual las soñó y los años hicieron su trabajo para intentar moldearlo como docente, profesión que ejerce actualmente con mucho honor y alguna que otra lágrima a fin de mes. Estudió historia, de ahí su pasión por esa rama de las Ciencias Sociales, además de trabajar en una escuela pasa varias horas de la semana metido en el Archivo Histórico de Barracas donde aprendió a desempolvar documentos, libros y fotos. Llegó al Rincón del Futbol por medio de una de las tantas invitaciones sin sentido que el Sr. Facebook nos provee cada día, aunque nunca imaginó que en “el Rincón” encontraría un espacio que sí tenía sentido. Hace un tiempo estuvo recluido en un retiro espiritual rogándole (quien sabe a quién) que sus neuronas no lo abandonen y se alineen correctamente para poder hacer uso de su pluma en pos de informar y entretener, siempre desde sus tres pasiones: la historia, el fútbol de ascenso y, desde hace algunos años, el fútbol femenino. Así que, señor lector, siéntese cómodo y espere tranquilo, algo bueno está por venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*