Un empate con gusto a VAR

Argentina empató 1 a 1 contra la siempre difícil y disciplinada defensa de Paraguay en un partido embarullado por el arbitraje y el VAR, que le anuló un golazo a Messi.

Los primeros 20 minutos fueron muy mediocres. Paraguay marcando su intensidad y presión en campo argentino, y los de Scaloni, intentando acomodarse al partido, teniendo en cuenta el ingreso de Nicolás González, quien jugó de lateral por izquierda por primera vez en reemplazo de Tagliafico. Messi bajaba a recibir a mitad de cancha, siendo siempre una señal de que algo no está funcionando.

A los 20 minutos Almirón, en una de sus clásicas apiladas que lo depositaron en la Premier League, ingresó al área y se llevó puesto a Martínez Quarta. El árbitro Raphael Claus cobró un polémico penal, más teniendo en cuenta que en una jugada idéntica al borde del área, a Messi no se la cobró. Ángel Romero con clase y picardía, lo hizo revolcarse a un lado a Armani, y definió al otro.

Los paraguayos conseguían un gol de chiripa, y decidieron replegarse. En la mitad de cancha, el autor del único gol, en modo Méndez contra Falcao, pone sus dos rodillas en la espalda de Exequiel Palacios y lo saca de la cancha. En su lugar, ingresó Lo Celso. Con el ingreso de rosarino la selección fue más fluida. Quizás tenga que ver con Mourinho, su técnico, quien se caracteriza por motivar a sus jugadores y le había mojado la oreja diciendo que no estaba bien desde lo físico.

Palacios tuvo que salir en reemplazo de Lo Celso. (@SC_ESPN)

A los 41 minutos, Lo Celso estampa un centro precioso, sumado al excelso salto y cabezazo de ¡Nicolás González!, quien sorprendió a todos al estar en la formación titular de lateral izquierdo. Más lo hizo con esa jugada digna de un delantero top. Argentina empataba las acciones, poniendo las cosas en su lugar, la disciplina paraguaya dictada por Berizzo no merecía estar en lo alto del encuentro. Luego De Paul tuvo un disparo desde afuera del área, que salvó muy bien el arquero de Huracán, Silva. El primer tiempo terminaba con la sensación de que Argentina podía ganar el partido.

Golazo del ex bicho. (@SC_ESPN)

En el segundo tiempo, Ocampos, quién había jugado en lado izquierdo en la primera etapa, se fue a la derecha, dándole más libertades a Messi, y la tranquilidad para De Paul, de cerrarse en el medio,  formando un triángulo en el medio con Paredes y Lo Celso.  El cambio lo hacía a Argentina superior, pero seguía habiendo sequía. Lautaro tuvo su momento con dos jugadas: Una se la fabricó el solo ganándole a los dos centrales, pero el llegar con lo justo hizo que su zurdazo se vaya arriba del arco. En la otra, después de un cabezazo de Messi, amagó al arquero, y la tiro afuera. Para la suerte de Lautaro era offside.

Lo Celso tuvo su mejor partido en el ciclo Scaloni. (@SC_ESPN)

A los ocho minutos llega el momento donde el protagonista del partido dejó de ser el fútbol, para serlo la ley. Centro al área argentina, Otamendi no puede rechazar, y parecería que le pega en la mano, luego Gómez, el zaguero, la tira por arriba. Todos los paraguayos protestan pero el árbitro deja que el partido fluya. Cuatro minutos después, combinación exquisita entre los zurdos, González que se la cede a lo Celso dentro del área, y con ojos en la nuca, en modo Jordi Alba, le deja la pelota a Messi, que queda frente del arco en el borde del área para acomodarla donde quiere, y la pone en el ángulo inferior izquierdo de Silva, que llega a pellizcarla pero no sirve. El VAR, que no había intervenido en el posible penal de Paraguay, decide entrometerse en la jugada, acusando que al inicio tempranero de la jugada (tres minutos antes) había un foul de González contra Romero en la mitad de la cancha. Está bien anulado el gol, pero, ¿es justo que se anule un golazo por una falta de tres minutos antes?

Luego Messi tuvo su revancha, con una pelota que le quedó picando dentro del área, del lado izquierdo, pero le quedó incomoda, y la tiro por arriba.

En el medio de esa locura, entro Ángel Di Maria, quien armó un lindo tándem con Montiel por derecha, y De Paul asociándose. En los últimos minutos del partido, con un Paraguay ya arraigado en su arco, esperando alguna corrida salvadora de Almirón, Argentina pudo ponerse arriba pero la falta de efectividad en los últimos metros, u otras veces, el encaprichamiento de Messi para sacarse a cinco rivales como cuando tenía 25, lo impidieron.

Faltando diez minutos entró Lucas Alario por Lautaro, lo que le sacó la fluidez que habían conseguido.

Párrafo aparte para un Messi que estuvo muy errático en lo relativo a pelotas paradas, y quizás, en lo que se refiere a córners y tiros libres lejos del área, podrían hacerse cargo otros.

La selección no termina de afirmar un concepto, pero sí rendimientos. Los jugadores que entran suelen hacerlo bien, pero no termina de haber un rendimiento regular en equipo, más allá de que lo hubo en ese gol modo Barcelona, que solo lo puede negar el VAR.

Con este resultado la Argentina es puntera con 7 puntos, por lo menos hasta mañana. El martes rendirá otro examen en Lima, y con otro conocido argentino en el banco como lo es el tigre Gareca.

Por Julián Clingo

Fotos: @SC_ESPN


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*