Salzburgo, el sorprendente semifinalista

Los austriacos tuvieron alas y le devolvieron el favor a los romanos con un histórico póker que los deja entre los 4 mejores del certamen. Completan el cuadro Arsenal, Atlético Madrid y Marsella.

Salzburgo goleó 4-1 a Lazio en el Red Bull Arena de Wals-Siezenheim y completó un marcador global de 6-5, para meterse en semifinales por segunda vez en su historia (la anterior fue en 1994 y alcanzó la final, donde cayó ante Inter). Notable impacto por donde se lo mire, ya que enfrente estaba el equipo más goleador de la Serie A y con 2 goles de ventaja obtenidos en la Ciudad Eterna.

Todos los goles llegaron en el segundo tiempo y fueron los italianos quienes se adelantaron en el marcador. A los 55´, una gran pelota en profundidad por parte de Luis Alberto tuvo como destinatario al temible artillero de Torre Annunziata. Ciro Immobile no se quedó quieto y corrió para enfrentar al arquero Alexander Walke, a quien derrotó con un disparo alto. Tres de ventaja en el agregado y un poco más de media hora por jugar.

Pero los locales reaccionaron rápidamente y apenas 1 minuto después emparejaron las acciones. Munas Dabour se fue con la redonda dominada del centro hacia la izquierda y cuando lo creyó conveniente sacó un remate que se desvió en el camino. Thomas Strakosha descolocado y empate austriaco en el momento justo.

La adrenalina crecía y los “Toros” parecieron ver ese trapo rojo que los enfureció, porque en apenas 4 minutos salieron de su encierro y reventaron a cornadas al torero de turno.

A los 72´, el maliense Amadou Haidara se animó a un lejano derechazo que se clavó junto al poste izquierdo. Dos minutos más tarde, la defensa romana descuidó al surcoreano Hwang Hee-Chan, quien metió una diagonal para definir con un disparo al primer poste. La yapa vino a los 76´ mediante un balón detenido: Tiro de esquina de Valon Berisha y André Ramalho la peinó hacia el palo más lejano. Libre marcas entró Stefan Lainer para decir que sí con la cabeza y estampar el impensado 4-1.

Delirio total en las gradas locales y pura frustración para los italianos, que no desentonaron en la semana del exceso de confianza de los ganadores en la ida (peor aún, si fue por goleada).

Arsenal empató 2-2 ante CSKA de Moscú en la capital rusa y aprendió la lección de los errores pasados. El 4-1 del primer chico tenía que ser ratificado, más que nada para no sufrir como le ocurrió ante el novel FK Ostersunds sueco (un equipo que tiene menos años de vida de los que lleva Wenger al frente del banquillo de los “Gunners”).

Los moscovitas tenían poco por perder y mucho para ganar. Debían hacerles sentir a los londinenses el gélido clima y contrastar el resultado adverso con el calor de sus tribunas. Fue entonces que sacaron una ventaja de 2 goles y preocuparon a Arsenio y sus muchachos.

En el minuto 39, una bola cruzada de Konstantin Kuchaev tuvo un terrible cabezazo de Kirill Nababkin. Petr Cech se mandó una atajada fantástica, pero dejó un rebote corto que fue aprovechado por Fedor Chalov para el 1-0 parcial.

La escena se repitió a los 50´, con otro gol que desnudó las flaquezas defensivas del equipo británico. Lejano remate de Aleksandr Golovin y otra vez Cech con la atajada (y el nuevo rebote). Nababkin se tomó revancha de aquella gran parada y recogió la pelota suelta para elevar la cuenta a 2.

Sin embargo, la esperada remontada no fue tal y los “Gunners” ensayaron una faraónica reacción. A los 75´, Mohamed Elneny condujo y metió un pase entre líneas para la soledad de Danny Welbeck. El ex Manchester United tuvo la frialdad necesaria para batir al sufrido Igor Akinfeev – no hay caso, no puede mantener su arco en cero en partidos europeos – y achicar la brecha actual (no así la gobal).

Y como Arsenal no quería irse perdedor de Moscú, otra genialidad del egipcio Elneny dejó a Aaron Ramsey solito y solo frente a Akinfeev, para el definitivo 2-2 en el segundo minuto adicional.

Sporting Lisboa se impuso 1-0 a Atlético Madrid en el José Alvalade de la capital lusa, pero no le alcanzó para revertir el 0-2 sufrido en el encuentro de ida. No era sencillo para los de Diego Simeone a pesar de la luz de ventaja, ya que la exigencia de la Liga hace que el equipo sienta el cansancio y la presión.

Los locales quisieron avasallar a los españoles y tomaron la iniciativa, en busca de un tempranero gol que les abriese un poco el panorama. Sebastián Coates metió un cabezazo con destino de gol tras un centro de Bruno Fernandes, pero Jan Oblak se mandó una parada sensacional.

Pero no todas fueron buenas para el portero esloveno, ya que contribuyó al que sería el solitario gol del partido. A los 28´, una bola cruzada de Bruno Fernandes tuvo un flojo rechazo de Oblak y Fredy Montero aprovechó para decir que sí con la cabeza y romper la paridad.

Luego el número 13 del “Aleti” no tuvo mala suerte y se reivindicó con una sólida respuesta ante un remate lejano del tico Bryan Ruiz. Del otro lado tardó en despertarse la ofensiva visitante y fue Antoine Griezmann quien dispuso de 2 chances clarísimas para empardar el juego.

Primero tras un excelente pase bombeado de Fernando Torres, que dejó al delantero galo solo frente a Rui Patricio y el arquero local salvó in extremis. Y luego al definir con un toque sutil ante el achique del portero pero la suerte esta vez no lo acompañó, ya que la caprichosa se fue apenas ancha.

Justo pero insuficiente el triunfo portugués. Prueba superada para un Atlético Madrid que abrochó el pase a semis y en el medio salió indemne de la casa de su archirrival citadino.

Olympique de Marsella superó 5-2 a RB Leipzig y también es uno de los 4 mejores del certamen. En el Vélodrome de la ciudad donde mejor se entona la canción patria de Francia, los de Rudi García demostraron carácter y contundencia, para soñar con la recuperación del prestigio continental perdido.

Los noveles germanos cumplieron una actuación más que decorosa. Su debut en la UCL y un tercer puesto que los depositó en la actual Europa League, ha sido digno de destacar a la hora de hacer un balance.

Entretenido encuentro de ida y vuelta, en el que primó la jerarquía local por sobre la inexperiencia de los alemanes, quienes no obstante inauguraron el marcador.

A los 2 minutos de juego, Jean-Kevin Augustin entretuvo la pelota dentro del área rival y juntó a 3 adversarios. En un momento se le fue un poco larga en su rosario de gambetas. El portugués Bruma llegó tocando bocina y encontró esa pelota suelta para someter al arquero Yoann Pelé con un tremendo disparo.

Los locales volvieron al partido en el minuto 6, gracias a un balón parado. Córner de Dimitri Payet que fue cabeceado por Boubacar Kamara. Tras una serie de rebotes, Stefan Ilsanker tuvo la mala fortuna de llevarse puesta la caprichosa para un autogol que niveló el score.

Y a los 9´ inclinaron la balanza a su favor con un gol bien parecido a un flipper. Morgan Sanson exigió 2 veces al arquero Peter Gulacsi y el húngaro se mandó 2 atajadas colosales. Pero la tercera fue la vencida y Bouna Sarr no perdonó para el 2-1 parcial.

Florent Thauvin estiró la diferencia en el minuto 38. Centro de Dimitri Payet y perfecto anticipo de aire para sacar 2 de ventaja y dominar en el marcador agregado.

Hasta que un galo fue en profeta en su tierra… y volvió a meter en carrera al equipo alemán. A los 55´, hermoso pase de taco de Naby Keita dentro del área y rápido disparo de Augustin, que se desvió en la humanidad de Kamara y descolocó a Pelé. El 2-3 le servía a Leipzig y los locales tenían que jugarse el todo por el todo.

Pero cuando se cuenta con futbolistas diferentes, es más fácil poner el fútbol en estado puro sobre la mesa. Payet la llevó atada en posición de número 8 y se corrió hacia el medio a puro amague. Dentro del área rival, se animó a darle con el revés del pie derecho y clavar la redonda en el ángulo superior derecho. Magistral definición de Dimitri, para poner las cosas 4-2 y perfumar la ciudad con aroma a clasificación.

Los visitantes se fueron a la carga barracas y en la tesitura del “matar o morir”, recibieron la estocada final a los 94´. Un tiro de esquina a favor que fue a buscar hasta su propio arquero y un rechazo que se transformó en una contra letal. Eran 3 contra 2 y Gulacsi aún volviendo: Hiroki Sakai no se anduvo con vueltas y definió de lejos para el 5-2 definitivo.

Salzburgo, Arsenal, Atlético Madrid y Olympique de Marsella son los 4 fantásticos. Cada uno conocerá su destino mañana durante el sorteo de las semifinales. Queda poco trayecto en el camio hacia Lyon. De nuevo rugirá la pasión del fútbol en este universo con más aventuras que las de Marvel.

(Foto: The Sun)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*