UCL: Tottenham sobrevivió a una intensa batalla y es semifinalista

El duelo entre ingleses quedó para los “Spurs”, que pese a la derrota se metieron entre los 4 mejores luego de 57 años.

En un verdadero partidazo, Manchester City venció 4-3 a Tottenham Hotspur en el Etihad Stadium pero no le alcanzó para revertir el 0-1 sufrido en Londres y los goles como visitante clasificaron a los de Mauricio Pochettino a semifinales.

Espectacular por donde se lo mire esta rocambolesca serie entre “Cityzens” y “Spurs”. Realmente no dieron tregua y deleitaron a los neutrales con un encuentro de ida y vuelta: tanto palo y palo que en 21 minutos de juego ya se habían convertido 5 goles, récord absoluto en la UCL en lo que a cantidad de goles en relación al tiempo transcurrido se refiere.

Apenas 4 minutos le tomó al local equilibrar la balanza del global. Kevin De Bruyne habilitó a Raheem Sterling por la izquierda y el jamaiquino le puso reggae a la definición: lindo enganche hacia adentro y derechazo al palo más lejano para el tempranero 1-0 parcial.

Sin embargo, los londinenses no se amedrentaron y dieron vuelta el marcador porque aprovecharon al máximo errores puntuales del “City”.

A los 7´, un pase filtrado en dirección a Heung-Min Son tuvo un desafortunado cierre hacia el medio de Aymeric Laporte. El surcoreano estuvo rápido de reflejos y capturó la bola suelta para estampar la igualdad.

Y 3 minutos más tarde una nueva desatención de Laporte terminó en gol para el visitante. El galo adelantó demasiado una pelota en su intento de salir jugando y Christian Eriksen se la birló. Réplica iniciada por el danés que terminó con un pase a Son en la izquierda. Exquisito derechazo con rosca al vertical más lejano de la valla defendida por Ederson y 2-1 arriba los “Spurs”.

Los “Cityzens” empardaron las acciones al minuto nomás, con un pase entre líneas a la derecha de Sergio Agüero para Bernardo Silva y el portugués se tuvo fe para darle al primer palo. Rebote en Danny Rose que descolocó a Lloris y eléctrico 2-2 en 11 minutos de juego.

Las esperanzas para los de Guardiola renacieron a los 21´. El centro rasante desde la derecha de De Bruyne fue un canto a la precisión: metió la bola entre la eventual salida del arquero y donde la defensa no llegaría a cerrar jamás. Sterling por el segundo palo solo la tuvo que empujar y 3-2 los locales en ventaja.

Son merodeó el triplete con una notable bicicleta en la izquierda y un posterior zurdazo cruzado que salió a centímetros el caño de la mano zurda de Ederson.

A los 40´, un tirón en el aductor le dijo basta a Moussa Sissoko y Mauricio Pochettino tomó la decisión de reemplazarlo por Fernando Llorente. Sin Harry Kane lesionado, “Poche” apostó por la presencia del español en el área de enfrente, pese a que su equipo estaba en desventaja. No hubo banderas pero el tiempo le dio la razón.

Manchester City se hizo del protagonismo en el segundo tiempo y comenzó a inclinar la cancha. Fiel a su idea, con un Kevin De Bruyne en óptimas condiciones, era cuestión de minutos que llegase el ansiado desnivel en la serie. Solamente había que ajustar las piezas en los metros finales.

Avisó De Bruyne con un latigazo de derecha que contó con una colosal atajada de Lloris: mano cambiada para el francés y un paradón que se gritó casi casi como un gol propio.

Del otro lado, Llorente inquietó de cabeza con un frentazo que fue bien resuelto por Ederson. Los locales acechaban pero los “Spurs” sabían que al menos una jugada clara iban a tener.

Y la lectura obligada del manual guardioleano de juego se puso en práctica a la hora de partido. Toques, circulación y más toques para que la pelota llegase a los pies de De Bruyne. El belga juntó a 2 rivales y metió un precioso balón quirúrgico para Agüero en la derecha. El “Kun” encendió la mecha y metió un bombazo que se coló entre Lloris y el primer palo, para poner las cosas 4-2 y soñar con la clasificación.

Fue tan efímera la euforia que a los 73´ le cayó un baldazo de agua fría al anfitrión. Córner de Kieran Trippier desde la izquierda y anticipo de Llorente para descontar y volver a mandar en la serie por los goles de visitante. Hubo suspenso en la convalidación del tanto porque pidieron mano del español. Pero esa bendita costilla – más bien fue con la cadera – impulsó la pelota al fondo de las mallas y Tottenham regresó al paraíso.

Agüero intentó de cabeza y nuevamente Lloris alejó el peligro. La sensación que rondaba era que la historia no iba a terminar así, que algo grande tenía que pasar.

Pep se la jugó con la entrada de Leroy Sané por Mendy y puso al alemán de improvisado lateral (en realidad quiso surcar la cancha por la izquierda).

En el segundo de los 5 minutos de adición sucedieron escenas no aptas para personas impresionables. Pelota recuperada por los “Cityzens” en la salida y pase a la derecha para Sergio Agüero. El “Kun” desbordó y tiró el centro de la muerte para Raheem Sterling. Un amague del jamaiquino y definición de zurda para batir a Lloris y desatar el delirio local. Los de Guardiola se ponían 5-3 arriba y sellaban el boleto a semifinales.

Pero (sí, siempre hay un pero) el llamado de la tecnología fue aquel que nadie quiso atender. Momento de consulta por la posición de Agüero al inicio de la jugada. Milimétrico, es cierto, pero hubo off-side del delantero argentino y la peor noticia apagó los festejos: gol anulado.

Pepito no lo puede creer: se mandó el festejo del año y el VAR lo esperó con un bate de baseball para asestarle un tremendo golpe (Foto: Daily Express)

No hubo hazaña postrera ni milagros inesperados. Pochettino impávido como siempre esperó el final del partido y recién allí le comunicó a su cara que su equipo hizo historia. Desde 1962 que los “Spurs” no accedían a semifinales y contra viento y marea – con el capitán entre algodones – se ganaron el lugar de privilegio de estar entre los 4 mejores de Europa.

Enfrente estará la otra revelación, nada menos que el Ajax que se cargó al Madrid y la Juventus en sus propias casas. Dos que suelen desplegar buen fútbol y mostrar un desparpajo que seduce. Cualquiera de los 2 tendría merecido el sueño de la final en el Wanda Metropolitano. Pero eso será más adelante porque hoy es tiempo de festejar y vivar a unos “Spurs” que plantaron la bandera del respeto.

El desahogo de “Poche” tras la clasificación con suspenso (Foto: Marca Claro Argentina)

Síntesis:

Manchester City (4): Ederson; Walker, Kompany, Laporte y Mendy (Sané); De Bruyne, Gündogan y David Silva (Fernandinho); Bernardo Silva, Agüero y Sterling. DT: Pep Guardiola.

Tottenham Hotspur (3): Lloris; Trippier, Alderweireld, Vertonghen y Rose (D. Sánchez); Sissoko (Llorente), Wanyama, Alli y Eriksen; Son y Lucas Moura (Davies). DT: Mauricio Pocchetino.

Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía)

(Foto Principal: BBC)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*