UCL: Liverpool a cuartos y no fue magia

Los “Reds” ratificaron lo bueno que mostraron en la ida y repitieron marcador en suelo húngaro, para meterse entre los 8 mejores de Europa.

El chip continental se activó de inmediato y Liverpool desempolvó sus pergaminos de candidato. En el Puskas Arena de Budapest, los “Reds” vencieron 2-0 a RB Leipzig y redondearon un marcador agregado de 4-0, para obtener el pase a los cuartos de final de la UEFA Champions League.

La novela de Robert Louis Stevenson – “El extraño caso del Dr. Jeyll y Mr. Hyde” – pareciera venirle como anillo al dedo a Liverpool para explicar su momento. Un equipo en el medio local en el que se mantuvo 86 juegos sin derrotas y de repente cosechó 6 caídas en fila. En cambio, a nivel europeo ha tenido buenos rendimientos en la fase de grupos (triunfo en Amsterdam y paliza propinada a Atalanta en Bérgamo) y es un andar radicalmente opuesto al que se ve en la Premier League.

Los germanos cosechaban 8 halagos al hilo entre Bundesliga y DFB Pokal y son los únicos capaces de terminar con el reinado hegemónico de Bayern Münich. Claro que la parada europea era brava y más si se tiene en cuenta que la derrota en la ida fue más que justa.

La primera aproximación fue para los alemanes, con una pelota suelta que le quedó a Dani Olmo en el área y un disparo que le sacó Alisson Becker en un rápido achique. Los británicos respondieron con un tiro de esquina de Andrew Robertson desde la derecha y un cabezazo a quemarropa que motivó a una atajada descomunal de Peter Gulacsi.

El guardavallas húngaro volvió a lucirse en un duelo cara a cara con Mohamed Salah, quien rompió con la defensa y se fue solito y solo para enfrentarlo. Zurdazo del egipcio y buena respuesta de Gulacsi para evitar la caída de su arco.

Jugado por obligación, Leipzig dejó muchos espacios en el fondo y cada incursión de los “Reds” por las bandas era sinónimo de peligro de gol. Trent Alexander-Arnold desbordó por la derecha y metió el centro de la muerte, justo para un Sadio Mané que se había atado la servilleta al cuello. Menos mal que Dayot Upamecano le corrió el plato y dejó a los de Klopp sin su ágape.

La mesa estaba servida y Diogo Jota se escapó por el medio. Antes de pisar el área, el luso sacó un fortísimo derechazo y otra vez Gulacsi metió las manos salvadoras. Se moría la primera etapa y un blooper de casi inclina la balanza en favor de Liverpool: bochazo para Salah y entre el largo control del egipcio y un toque involuntario de Upamecano, la bola le quedó mansita a Jota. El portugués tenía que acertarle al arco y con la zurda la tiró afuera.

Finalmente, el marcador se desbloqueó al promediar el complemento. A los 70´, la triangulación en ataque surtió efecto porque Mané habilitó a Diogo Jota y el portugués se la cedió a Mohamed Salah. Enganche del egipcio para su mejor perfil y zurdazo rasante que dejó sin recursos al bueno de Gulacsi.

Pasaron 4 minutos y llegó el tiro de gracia de los “Reds”. Naby Keita abrió juego a la derecha para la escalada de Divock Origi y el belga mandó un preciso centro al segundo palo. Arremetió Sadio Mané, quien conectó de derecha e infló la red alemana por segunda vez.

Merecida clasificación de Liverpool por lo que mostró durante 180 minutos. RB Leipzig no tuvo la frescura habitual con la que impresiona en la Bundesliga y con la que sorprendió a propios y extraños en la UCL pasada.

Stevenson hablaba de la dualidad del ser humano, del conflicto entre el bien y el mal en una misma persona. A Jürgen Klopp muchas veces se lo tildó de “perdedor” cuando hizo lo que pudo a la sombra del poderoso Bayern y también pagó el derecho de piso apenas llegó a Inglaterra cuando perdió su primera final europea ante el laureado Sevilla.

La clave del éxito fue la perseverancia y el convencimiento que la idea de base tarde o temprano será acompañada del resultado. Liverpool estuvo cerca del doblete y sólo pudo levantar la corona europea. Luego se dio el gusto y también fue profeta en su tierra. Las dos caras de un mismo proceso, el que mantiene la misma fórmula y es material de lectura para futuras generaciones.

Síntesis:

Liverpool (2): Alisson; Alexander-Arnold, Phillips, Kabak y Robertson (Tsimikas); Thiago (Keita), Fabinho y Wijnaldum (Milner); Mané (Oxlade-Chamberlain), Salah y Diogo Jota (Origi). DT: Jürgen Klopp.

RB Leipzig (0): Gulacsi; Mukiele, Upamecano y Klostermann; Adams, Olmo (Haidara), Kampl (Sorloth), Sabitzer y Nkunku; Poulsen (Hwang Hee-Chan) y Forsberg (J. Kluivert). DT: Julián Nagelsmann.

Goles: Salah (70´) y Mané (74´) (LIV)

Árbitro: Clement Turpin (Francia)

(Foto Principal: @ChampionsLeague)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*