UCL: En Londres hubo paseo de Bayern, que tiene la serie casi abrochada

Recital sin fisuras de los bávaros frente a unos “Blues” sin alma ni reacción. Gnabry imprimió factura por duplicado y Lewandowski cerró la goleada, para quedar muy cerca del podio de los máximos artilleros continentales.

La noche del Stamford Bridge reflejó en el marcador lo que realmente se vio en el trámite del partido. En el primer chico por los octavos de final de la UEFA Champions League, Bayern Münich superó 3-0 a Chelsea y prácticamente decidió la eliminatoria.

Notoria superioridad germana frente a los de Frank Lampard, que debieron caer por un margen aún mayor. El conjunto local marcha en el cuarto escalón de una Premier League en manos de Liverpool, a 35 puntos de distancia. Por su parte, los alemanes retomaron el liderazgo en una Bundesliga demasiado pareja, solamente con una mínima luz de ventaja sobre el sorprendente RB Leipzig.

La disposición de Lampard para encarar el cotejo dejó algunos cabos sueltos que no hace falta analizar con el diario del miércoles. Inentendible que Willian no esté en el XI inicial y poca conexión en un mediocampo preparado para combatir, pero que vio pasar la pelota de un lado a otro sin siquiera recuperarla.

Del lado visitante, el interino (¿hasta cuándo?) Hans-Dieter Flick se animó a mover las piezas en su tablero y obtuvo un rendimiento óptimo: Joshua Kimmich como rueda de auxilio del excelso Thiago Alcántara en función de doble 5 y David Alaba como segundo marcador central, para dejar el lateral izquierdo en buenas manos con el tremendo ida y vuelta que propuso el canadiense Alphonso Davies.

El primer tiempo terminó sin goles de milagro. Tres veces Wilfredo Caballero impidió la caída de su arco y cuando no fue el portero argentino, el travesaño le dio una mano.

A los 40 segundos, el veloz Davies robó una pelota en la salida local y habilitó a Thomas Müller, quien no se pudo acomodar del todo bien para el disparo y le salió un tirito fácil para el control de “Willy” Caballero.

Lo de Bayern fue sin dudas la famosa presión alta, que significa asfixiar a su rival a pocos metros del área para recuperar rápidamente el balón. A no confundirse conque sus delanteros pegan patadas a los zagueros rivales y en algunos casos gozan de la complicidad arbitral, como suele suceder por estas latitudes.

Müller puso a correr a Kingsley Coman en la derecha y el galo apenas pisó la tierra prometida le dio al primer palo, aunque sin la dirección apropiada.

La defensa de Chelsea jugaba en línea y era sorprendida por pelotazos largos o pases filtrados. Thiago Alcántara fue más que cerebral y un lejano bochazo suyo dejó a Robert Lewandowski cara a cara con Caballero. Sin embargo, el experimentado arquero de 38 años ganó el duelo porque le puso el pecho y mantuvo el cero de su valla.

Otra vez Müller en su faceta de pasador habilitó a Lewandowski y la bola quedó un poquito larga. Rapidísima salida de “Willy” para hacerse del balón antes que el delantero polaco.

De un saque lateral de Benjamin Pavard casi llega la apertura del marcador. Rápida jugada del francés para Thomas Müller y le faltó suerte al todo terreno germano porque su derechazo se fue a centímetros del vertical de la mano zurda de Caballero.

Minuto 34 y el larguero salvó al dueño de casa. Centro de Serge Gnabry desde la izquierda y genial movimiento de Müller, porque se había pasado y se las ingenió para cabecear casi con el techo. Sonido metálico en la valla londinense y ya era injusto que el visitante no estuviese arriba en el score.

Para colmo, acto seguido se dio la primera (y única) chance neta de gol para los ingleses. Al fin Marcos Alonso rompió el libreto y se proyectó por el andarivel izquierdo. Enganche hacia adentro para hacer pasar de largo a Pavard y furioso zurdazo que tuvo una notable respuesta de Manuel Neuer.

La tónica no cambió demasiado para la segunda etapa porque se presumía que el merecido grito germano llegaría por decantación.

A los 51´, Thiago se hizo patrón del mediocampo y edificó el desbloqueo del resultado. Pase para Gnabry y la fortuna jugó de su lado porque un inoportuno resbalón de César Azpilicueta lo dejó en buena posición. Hermosa pared con Lewandowski, quien se la devolvió redonda y Gnabry solamente tuvo que darle un pase a la red. Harto merecida la ventaja de Bayern.

Chelsea no se había repuesto del impacto y enseguida sufrió el verdadero golpe de nocaut. Minuto 54 y de un largo rechazo de Neuer nació el segundo tanto. Lewandowski la bajó de cabeza para Gnabry y nueva pared entre ambos para reflotar la sociedad de los goleadores vivos. El bueno de Serge se escapó por la izquierda y con un preciso zurdazo cruzado dejó sin chances a Caballero.

La goleada estaba al caer y los alemanes lo sabían. Un tiro de esquina de Kimmich desde la derecha dejó una pelota boyando que Thiago disparó a puerta. Hubo una clara mano de Christensen que el árbitro francés Turpin decidió ignorar durante y después con el necesario uso del VAR.

El único argumento que tuvo el local fue algún que otro buscapié para que el centrodelantero de turno se arrojase hacia adelante y conectase de manera heroica. Ni Giroud primero ni mucho menos Abraham después generaron peligro en el área rival con su sola presencia.

Siete toques y una espectacular escalada por la izquierda sellaron la goleada a los 76´. Davies aceleró en el momento justo y se fue solito y solo con pelota dominada. El canadiense levantó la cabeza y le sirvió el tercero a un Lewandowski que gritó 71 dianas en la UCL, para quedar a 5 tantos del podio de máximos artilleros (en tercera posición está Raúl González Blanco con 75 goles).

Roberto, siempre Roberto … la carta goleadora del candidato al título (Foto: ABC.es)

A 9 minutos del epílogo, la noche negra de Chelsea terminó con una expulsión. Marcos Alonso levantó demasiado el brazo cuando se escapaba Robert Lewandowski y el árbitro le sacó la tarjeta amarilla. Pero hubo un llamado de la mesa de control, como si recién se hubiesen despertado y Turpin revisó la jugada para decretar el cambio de color en la tarjeta. Medida exagerada para el colegiado francés, que debió recurrir al VAR en lo realmente importante, como la evidente mano de Christensen dentro del área.

Chelsea nunca había caído en casa ante equipos alemanes por copas europeas. Bayern Münich la última vez que pisó Londres le encajó la friolera suma de 7 goles a Tottenham. El análisis prematuro invita a hacer pronósticos para que cualquiera se cuelgue la medalla con el resultado puesto. Lo más sensato sería decir que este equipo alemán tiene un tremendo potencial para ser considerado candidato este año. Y no hay que basarse en una sola performance como la de esta noche sino que las 7 victorias sucesivas y los 27 goles conseguidos no es cosa de todos los días. El foco de atención se posa sobre Messi, Cristiano y la mística del Madrid. No descarten a Bayern Münich, que demostró decididamente que es un verdadero equipo y que el todo siempre es más que la suma de las partes.

Síntesis:

Chelsea (0): Caballero; Azpilicueta (Pedro), Christensen, Rüdiger y M. Alonso; James, Jorginho, Kovacic y Barkley (Willian); Mount y Giroud (Abraham). DT: Frank Lampard.

Bayern Münich (3): Neuer; Pavard, Boateng, Alaba y Davies; Koman (Coutinho), Kimmich, Thiago (Goretzka) y Müller; Gnabry (Tolisso) y Lewandowski. DT: Hans-Dieter Flick.

Árbitro: Clemente Turpin (Francia)

(Foto Principal: El Español)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*