UCL: Atalanta con su ataque demoledor puso un pie en cuartos

Póker de la “Dea” para una nueva divinidad futbolera que ilusiona en su primer camino europeo importante. A los “Ches” solamente los sostiene el tanto fuera de casa pero el panorama es poco alentador.

Se notó la primera diferencia bien marcada en el resultado en otro de los cruces por los encuentros de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League. En el Giuseppe Meazza, Atalanta vapuleó 4-1 a Valencia con otra sobrada muestra de su poderío ofensivo.

A tono con lo que fue durante toda la campaña europea, los bergamascos hicieron de locales en la casa de Inter y Milán. Un escenario que albergó a un poco más de 44 mil almas que presenciaron un espectáculo vibrante.

En efecto, la squadra de Gian Piero Gasperini decidicamente juega y deja jugar. Ustedes son muy jóvenes, pero allá a mediados de los años 90´s había un equipo en Italia llamado Foggia que proponía lo mismo: ir siempre hacia adelante sin importar lo que sucediera en la faz defensiva. A ese Foggia lo dirigía el checo Zdenek Zeman y tenía jugadores de la talla de Giuseppe Signori, Roberto Rambaudi, Francesco Baiano, Igor Shaimov, Bryan Roy, Giovanni Stroppa, Luigi Di Biagio y nuestro conocido José Antonio Chamot.

Atalanta recuperó el romanticismo que inició ese hermoso lugar llamado “Zemanlandia” y de la mano de Gasperini adoptó un estilo propio que ya tiene su marca registrada. Ni siquiera el reciente Napoli de Maurizio Sarri jugaba tan “lindo” como lo hacen los bergamascos: no solamente adhieren a la idea del jugar bien, sino que también refuerzan su idiosincrasia con buenos resultados.

La experiencia en la UCL comenzó de la peor manera y solamente un triunfo en la última jornada hizo posible que la “Dea” ingresara por la ventana a los octavos de final. Como regalo de Navidad, el azar le puso en el camino a Valencia, el rival que cualquiera elegiría para enfrentarse en una situación de “mata mata”.

Desde el arranque los italianos impusieron condiciones y arrinconaron a los “Ches” contra su arco. La veloz circulación de la pelota y el dominio intelectual de ese ser pensante llamado Alejandro “Papu” Gómez, enseguida inclinó la cancha para el mismo lado.

A los 8´, el “Papu” la inició con un pase frontal a Josip Ilicic y el esloveno se vistió de pasador con una bola quirúrgica para Mario Pasalic. El croata se relamió con el pie a mano frente a Jaume pero el arquero se mandó una atajada descomunal para ahogarle el grito de gol. Milagro en el área española.

Entonces el anfitrión se puso serio y 8 minutos más tarde construyó el primer tanto. Se originó en José Luis Palomino, quien cortó en la mitad de la cancha y se animó a meterse entre los delanteros. Gómez trasladó en la izquierda y mandó una pelota cruzada al corazón del área. José Luis Gayá se pegó una siesta importante en la marca y por detrás suyo se le escurrió el neerlandés Hans Hateboer, quien desbloqueó el marcador.

Claro que la euforia local puso en evidencia la teoría de la “manta corta”. Es decir, Atalanta ataca todo el tiempo y pone una línea de 3 centrales para el retroceso. Los laterales tienen vocación ofensiva y ahí se nota cómo el equipo queda desbalanceado cuando su rival lastima por las bandas.

A los 29´, una infracción en el costado izquierdo de la defensa terminó con un rápido tiro libre que se jugó para Ferran Torres. El chaval de 19 años se encontró tan solo que dudó por un momento qué hacer con la pelota. Derechazo al primer palo y el sonido metálico evitó el empate de Valencia.

Los ibéricos se animaron un poco más y como Atalanta no marcaba, la subida por los costados era un genial argumento para llevar peligro. Gonzalo Guedes desbordó por la izquierda y su envío rasante no fue ni centro ni tiro al arco. Llegaron tarde sus compañeros para empujarla y fue un nuevo llamado de atención sobre el área bergamasca.

Pero cuando el equipo está dulce arriba, no hay nada que hacer. Minuto 42 y Pasalic lo buscó a Ilicic en la media luna del área. El esloveno se aguantó la marca de Carlos Soler y se animó a un fierrazo de derecha (sí, la de palo). Jaume estaba algo tapado y reaccionó tarde con el manotazo. Leve desvío del portero y la red volvió a inflarse para estirar la ventaja a 2.

El abrazo entre Ilicic y Pasalic para una sociedad balcánica que rinde al máximo (Foto: El Comercio – Perú)

La goleada comenzó a tomar color a los 57´, con otro tanto extraordinario. “Papu” Gómez luchó con Geoffrey Kondogbia por la balón y a río revuelto hubo ganancia de un pescador. Remo Freuler tomó la caña y rompió la neutralidad con una maravilla: espectacular derechazo con rosca del suizo para ubicar la bocha junto al vertical de la mando zurda de Jaume. Pedazo de gol para decretar el 3-0 y comenzar a liquidar la serie.

Freuler fue un relojito y ya partió la delicia desde su pie derecho (Foto: Fútbol Radio Fórmula)

Se ve que el arquero Pierluigi Gollini estaba algo aburrido porque le imprimió una cuota de dramatismo al juego. Mala salida del guardavallas y pelota regalada para Torres. Pase al medio para el casi seguro descuento de Maxi Gómez pero Gollini enmendó su error con una tapada sensacional ante el disparo del uruguayo.

Valencia volvió a flaquear en defensa y apenas pasada la hora de partido lo mandaron para el cuarto. Pase filtrado de Mario Pasalic para un inteligente Ilicic que dejó correr la redonda, como desentendido del juego. Entonces quien picó con decisión fue Hateboer, que se fue solito y solo para enfrentar a Jaume. Remate al primer palo y floja respuesta del arquero, para el lapidario 4-0 que llevaba el aroma a cosa juzgada.

Sin embargo, los “Ches” mostraron signos vitales con la aparición goleadora de un recién ingresado. Para Albert Celades la solución estuvo en el banco, ya que Denis Cheryshev entró por Guedes a los 62´ y 2 minutos más tarde descontó para su equipo. Otro error en la salida de Palomino – lo mismo le pasó el sábado ante Roma – el ruso capitalizó la falla para hacerse del cuero. Zurdazo rasante y esquinado para aplazar la inminente acta de defunción de Valencia.

Fueron 4 y debieron ser 6 o más. El propio Gasperini quiso engrosar la renta de goles porque hasta se animó a sacar a un central (Mattia Caldara) para meter en el campo de juego a Duvan Zapata. Por supuesto, el afán por el arco de enfrente no lo cegaba y Atalanta reforzó su idea con mayor peso específico en ataque.

Claro que también pudo ser 4-3 o 7-5. Un Valencia un poco más fino y ambicioso hubiera sido capaz de hacerle más daño a un descuidado conjunto italiano. En Mestalla será otra historia porque la responsabilidad recaerá exclusivamente sobre los españoles. Y allí se verá si Atalanta se aprovecha de la desesperación y confirma el secreto a voces de la clasificación a cuartos de final.

Síntesis:

Atalanta (4): Gollini; Toloi, Caldara (Zapata) y Palomino; Hateboer, De Roon, Freuler, Gosens y A. Gómez (Malinovskiy); Pasalic (Tameze) e Ilicic. DT: Gian Piero Gasperini.

Valencia (1): Jaume; Wass, Diakhaby, Mangala y Gayá; F. Torres, Kondogbia, Soler y Parejo; M. Gómez (Gameiro) y Guedes (Cheryshev). DT: Albert Celades.

Árbitro: Michael Oliver (Inglaterra).

(Foto Principal: Marca Claro USA)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*