Tottenham paseó a Swansea

El conjunto de Pochettino, que no se asentaba en Premier, humilló 5-0 a un cada vez más comprometido Swansea, lo que le permitió ubicarse a tres del City pensando en lo que es puestos de Champions. En el resto de la fecha, Crystal Palace goleó a Southampton, Sunderland continúa queriendo salir de abajo y West Brom se acomodó en Europa League.

La decimocuarta de Premier League tuvo mucha acción y goles en el día de hoy, como el gran triunfo de Chelsea en casa de Manchester City y la goleada de Arsenal ante West Ham. Sin embargo, también se jugaron otros encuentros que presentaron tantos en cantidad, como la paliza que le propinó Tottenham a Swansea. Mientras, West Brom se ubicó en puestos europeos con su victoria ante Watford, el Sunderland superó a un Leicester de pobrísimo presente liguero para seguir vivo en la lucha por no descender, Crystal Palace goleó a Southampton y Stoke City continúa con su buen andar tras vencer a Burnley. Lo mejor de cada choque, a continuación.

Goleada y recuperación

Los Spurs, derrotados por Chelsea el anterior fin de semana, pretendían no alejarse de la lucha por, al menos, puestos de Champions. Para esto, una victoria ante el necesitado Swansea era fundamental. El primer tiempo, como casi todo el encuentro, fue dominado por el dueño de casa. Sin embargo, durante media hora la posesión no se tradujo con las chances de gol creadas. Recién a los veinte minutos el conjunto londinense pudo hacer trabajar a Lukasz Fabianski. Un envío desde la derecha de Kyle Walker encontró la cabeza de Harry Kane, cuyo cabezazo fue descolgado de un ángulo por el polaco. Salvo alguna que otra aproximación local, poco pasó hasta los cuarenta minutos, momento en el que Kyle Naughton le cometió un dudoso penal a Dele Alli que el juez Jonathan Moss pitó sin dudar. Esto fue aprovechado por Kane, que desde los doce pasos puso arriba a Tottenham, que aprovechó el envión y se puso otro tanto arriba casi de inmediato. Tras un ataque de la derecha al centro, un balón rebotado de Christian Eriksen derivó en Son-Heung Min, quien mediante una linda tijera puso el 2-0 con el que el local se fue al descanso.

El conjunto de Mauricio Pochettino siguió dominando las acciones, aunque estando posicionado en su campo ante un impotente rival, que ante la primera concesión de espacios que dio en la segunda mitad ya se encontró 0-3. Un contragolpe a puro vértigo en el que Alli puso a correr a Son con un pase profundo se resolvió cuando el surcoreano frenó su marcha y cedió el remate a un Kane que venía furioso desde atrás para colocar su segundo gol en el duelo. El dueño de casa se acomodó bien en el partido y no sufrió nunca, intentando ataques vertiginosos casi siempre con Eriksen y Alli como gestores y Walker por derecha como bastión para tirar envíos peligrosos. A pesar de estos intentos, ninguno mostró real peligro y recién un tiro libre de Eriksen que salió cerca fue la siguiente aproximación más nítida, seguida de un gol bien anulado a Kane y otra oportunidad para el atacante británico, resuelta por Fabianski. A veinte del final, los Spurs conquistaron el cuarto gracias a una jugada afortunada. Kane peleó una pelota ante Naughton que salió disparada hacia Alli, la definición del volante fue tapada por el arquero pero Eriksen olfateó el rebote de la acción y estuvo rápido para empujar, decretando el 4-0. Los últimos veinte no cambiaron demasiado y el anfitrión tuvo dos chances, mediante Walker y Kane, para agregar un quinto gol a la historia. Ese quinto llegó en el descuento y también fue obra de un lúcido Eriksen, tras asistencia del ingresado Sissoko, decretando una goleada tan abultada como necesaria para los londinenses que le acortaron tres puntos al City y no ven perdidas sus esperanzas de, al menos, estar en puestos de Champions League.

Eriksen, de gran segundo tiempo, se anotó por duplicado en la goleada. (Foto: @SpursOfficial)

 

Sunderland sigue luchando

En el Stadium of Light, el dueño de casa aprovechó el nada confiable andar de los últimos campeones y se anotaron un nuevo triunfo vital para no hundirse. Los primeros avances estuvieron a cargo de los Black Cats, de la mano de su dupla de ataque Victor Anichebe-Jermain Defoe. Al nigeriano le negaron el gol al bloquearle su remate desde el punto penal, mientras que el veterano inglés no le pudo dar tras un centro de Duncan Watmore. Leicester respondió a través de un envío de balón detenido que encontró la cabeza de un Jamie Vardy que no pudo dirigir su intento hacia el arco. Antes del descanso, un centro de Christian Fuchs se fue perdiendo por atrás de la valla de Jordan Pickford hasta que dio en el travesaño. Para el complemento, el local creció un poco más y alcanzó la ventaja por medio de un infortunio de los Foxes. En un córner desde la derecha cabeceado por Jan Kirchoff, el central Robert Huth se llevó la pelota por delante y venció a su propio arquero. Doce minutos más tarde llegaría un tanto más para los de David Moyes: tras aguantar un balón largo, Anichebe sacó un centro desde la izquierda para Watmore, a quien le bloquearon su remate, mas deber del goleador es siempre estar atento y eso fue lo que hizo Defoe para cazar ese rebote, decretando el 2-0 para los Black Cats. A diez del final, el duelo ganó en suspenso con el descuento de Leicester. Un desborde de Demarai Gray encontró un anticipo en el primer poste de Shinji Okazaki para el 2-1. Esos minutos fueron un suplicio para Sunderland, que debió aguantar la carga áerea del elenco de Claudio Ranieri. En la última del partido, Pickford salvó heroicamente un remate de Wes Morgan, al que la pelota le quedó después de una serie de rebotes en el área. Triunfo vital para los locales, que si bien siguen en descenso directo, ahora quedaron solamente a una unidad de Middlesbrough y West Ham.

Defoe, con su octavo gol del campeonato, puso el 2-0 parcial de un Sunderland que está cerca de salir de la zona roja. (Foto: @SunderlandAFC)
Defoe, con su octavo gol del campeonato, puso el 2-0 parcial de un Sunderland que está cerca de salir de la zona roja. (Foto: @SunderlandAFC)

Benteke alejó a los Eagles del fondo 

Sin demasiado que contar en la primera media hora, más allá de un cabezazo por arriba de Christian Benteke tras centro de Wilfried Zaha para el Palace y un disparo bloqueado de Sofiane Boufal para la visita, el encuentro se abrió a los treinta y tres minutos por un blooper inesperado, e impropio de un arquero de las condiciones de Fraser Forster. José Fonte le cedió la pelota mansamente al guardameta visitante, que de manera inexplicable erró al intentar un pelotazo largo -aunque hay un pique del balón que lo traiciona- y dejó el gol servido para un Christian Benteke que se encontró ante uno de los goles más simples de su carrera. Cinco minutos más tarde, una pelota parada encaminó aún más la cuestión para el local: Joe Ledley contactó un córner desde la izquierda y le dejó servido el tanto a James Tomkins, quien anticipó a un Forster atornillado a la línea. Los Saints sintieron el golpe y fueron a buscar un descuento rápido, pero les iba a costar demasiado exigir a la defensa local, con una volea de Pierre-Emile Højbjerg que pasó cerca como lo único rescatable en esa primera parte. El complemento mostró a la visita más arriba, pero nuevamente teniendo problemas para causar peligro. Un remate de zurda del juvenil Joshua Sims que salió por arriba fue lo más interesante de los conducidos por Claude Puel. A quince del final, Southampton tuvo una clarísima chance de descontar de la mano de sus dos centrales: Virgil van Dijk cabeceó al travesaño de manera algo forzada un envío con la testa de James Ward-Prowse, y tras el rebote Fonte la tiró afuera. Otra fue la suerte de los Eagles, que en el epílogo sentenciaron la historia. Un centro al medio de Jason Puncheon halló a un Benteke libre en el área chica para empujar y decretar sus primeros dos tantos en Selhurst Park, justo en el día de su cumpleaños, además del 3-0 final. Un éxito esperado por los Eagles para ganar un poco de oxígeno, levantarse anímicamente y salir de un complicado lugar que los acechaba.

Benteke, en el día de su cumpleaños, rompió su sequía jugando como local con un doblete para una victoria clave del Palace. (Foto: Goal.com)
Benteke, en el día de su cumpleaños, rompió su sequía jugando como local con un doblete para una victoria clave del Palace. (Foto: Goal.com) 

 

Stoke estiró su buen presente

El Britannia Stadium fue testigo de una nueva victoria del elenco de Mark Hughes, que está logrando una muy buena campaña pese a un mal inicio de la misma. Desde el inicio de partido, el dueño de casa se paró en campo del Burnley y a los diez minutos, mediante un córner de Xherdan Shaqiri que Bruno Martins Indi cabeceó al palo, casi se pone en ventaja. Tras veinte minutos de dominio, pero sin generar tanto peligro, los Potters se pusieron arriba. Una buena combinación entre Shaqiri y Mame Biram Diouf culminó con un centro del senegalés que encontró una definición poco ortodoxa aunque efectiva de Jonathan Walters para poner el 1-0. El local definió la historia en esa primera mitad a diez minutos del descanso. Marko Arnautović, una constante amenaza por izquierda, desbordó por ese sector ante la marca de Jon Flanagan y acto seguido sacó un centro atrás para la sorpresiva llegada del central Marc Muniesa, quien mediante un estético remate de aire puso el 2-0. En el complemento las cosas estuvieron más calmadas porque el local aflojó el ritmo y los Clarets, más adelantados en el campo, fueron muy poco peligrosos. Lo más saliente para el dueño de casa fue una nueva acción de Arnautović que asistió a Joe Allen, quien disparó directamente al cuerpo del arquero Paul Robinson. La visita tuvo la última cuando Andre Gray exigió al arquero Lee Grant, quien le negó el descuento a seis minutos del final. Un triunfo más se acumula a esta buena campaña de los Potters, que sólo perdieron uno de los últimos nueve y suman diecinueve unidades, a una de los puestos de Europa League. 

Muniesa consiguió su primer gol con la camiseta del Stoke con una gran volea. Los Potters perdieron solamente uno de los últimos nueve. (Foto: @PremierLeague)
Muniesa consiguió su primer gol con la camiseta del Stoke con una gran volea. Los Potters perdieron solamente uno de los últimos nueve. (Foto: @PremierLeague)

 

West Brom sorprende

En The Hawthorns, el equipo de Tony Pulis extendió su buen momento ante Watford y en base a su gran fortaleza: la pelota parada. El primer golpe de los Baggies fue en el cuarto de hora de juego, con un córner desde la derecha de Chris Brunt directo hacia la cabeza de Jonny Evans para que el ex Manchester United ponga el 1-0. Quien había asistido en el tanto inicial fue el autor del segundo mediante un tiro libre lejano casi veinte minutos después. James Morrison le sacó la pelota y Brunt, con un remate bajo y potente, sometió a Heurelho Gomes. Morrison tuvo la última antes del descanso girando en el área y elevando su remate en lo que fue una primera mitad dominada por el local. El complemento tuvo al dueño de casa más replegado y a los de Walter Mazzarri con la iniciativa, pero a pesar de eso la primera clara fue de los de Pulis, mediante la especialidad de la casa. Salomón Rondón conectó un envío de Brunt, pero su cabezazo salió apenas afuera del arco de Gomes. Sobre los quince, Watford arrimó y casi descuenta mediante un infortunio de Gareth McAuley, que peinó hacia atrás un centro de Nordin Amrabat y obligó a una gran reacción de Ben Foster. Igualmente, de aquel córner llegó el descuento de los Hornets mediante el central belga Christian Kabasele, al empujar a gol tras un desvío de Troy Deeney. El descuento impulsó a la visita a seguir buscando, por lo que los Baggies, replegados en su campo, tuvieron que sufrir hasta casi el final. Amrabat sacó un potente disparo que Foster detuvo con firmeza, mientras que más tarde el argentino Roberto Pereyra pudo haber empatado al recibir en la puerta del área, pero nuevamente Foster apareció para negarle la igualdad. El tucumano fue expulsado a cinco minutos del final, tras reaccionar luego de que Morrison le tirase un pelotazo cuando él se había caído al suelo -el del West Brom solamente fue amonestado-. Al Watford no le importó y continuó empujando hasta el final, pero las cosas no le salieron y el local aprovechó una de las últimas acciones del juego para liquidar el pleito. Matt Phillips recibió sobre la derecha, fue hacia dentro y sacó un remate colocado que venció a Gomes para poner el 3-1 definitivo de unos sorprendentes Baggies que sacaron diez de los últimos doce, ubicándose sextos en la tabla.

Foto destacada: Premierleague.com


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*