HisToria de 105 años: Época Dorada

El “Boom Talleres” para el inicio de la “Era Dorada” fue en la década del 70, con su participación destacada en los Nacionales y sus primeros Metropolitanos.

PARTE 2:

Uno de los presidentes más destacados de su historia fue don Amadeo Nuccetelli, con quien Talleres tuvo el ciclo más brillante en la historia de la institución. Amadeo en 1973 comenzó a colaborar económicamente desde afuera de la mesa directiva y en enero de 1974 asumió la presidencia.

En 1974 Talleres fue la revelación del octavo campeonato Nacional. La gran temporada comenzó un 8 de febrero con la contratación de Ángel Labruna, como director técnico, y así fue como se armó la base del equipo de la era dorada.

Si bien Talleres en el primer torneo del año no pudo quedarse con el título (se llegó con chances de ser campeón hasta la última fecha), el equipo cumplió con el objetivo de mínima: clasificar al Nacional.

La primera vuelta olímpica de la era dorada, bajo la presidencia de Amadeo, fue el Zonal 1974. El equipo de Labruna eliminó en semifinales a Belgrano; empataron sin goles y pasó la “T” por haber terminado en el primer puesto de su zona.

En la final, Miguel Patire marcó el gol del campeonato en la victoria 1 a 0 ante Instituto. En tanto que, con el título obtenido alcanzó el derecho de enfrentar a Belgrano (campeón del Clasificación) en las finales del Oficial. El ganador se adjudicaba el derecho de asistir al Nacional de 1975.

El primer encuentro en Alta Córdoba finalizó igualado en un gol, y la revancha se jugó el miércoles 21 de agosto, por la noche, en el estadio de Belgrano.

Llegó la revancha y a los 27’ del complemento Daniel Willington tomó la pelota para patear un tiro libre, a 30 metros del arco celeste, que se metió en el ángulo izquierdo del arquero Tocalli, y luego Oscar Fachetti marcó el 2 a 0. Talleres venció a Belgrano y se consagró campeón Oficial 1974.

Todo el Plantel del “Boom Talleres”.

La “T” jugó en cancha de Instituto toda la temporada, por remodelación de La Boutique, y en aquel Nacional Talleres fue la revelación del campeonato. Pero, su atracción no se basó exclusivamente en lo producido por el equipo, sino por la tremenda convocatoria exhibida tanto de local como de visitante.

El debut en él Nacional se dio el 21 de julio con victoria por 1 a 0 sobre Gimnasia de La Plata con gol de Luis Ludueña de penal a cinco minutos del final. Con el correr de las fechas el equipo se fue consolidando.

Puntero e invicto recibe a River Plate en la última fecha de la rueda inicial.

Alta Córdoba se encontraba desbordada, y Francisco Rivadero fue el encargado de darles aquel triunfo.

En tanto que, Talleres se caracterizó por jugar siempre a estadios llenos.

Por otra parte, los millonarios hicieron de locales en el Cilindro de Avellaneda para el partido de vuelta, y allí 20 mil cordobeses se hicieron presentes para acompañar al equipo.

Los hinchas llegaron en 140 ómnibus, dos aviones “charters”, micros, trenes y autos particulares; y se instalaron en la bandeja superior del estadio de Racing.

Talleres igualó 1 a 1 ante River Plate, y los jugadores fueron a celebrar junto a los 20 mil hinchas que viajaron a alentarlos; Festejaron el invicto, la punta, y la gran campaña.

Por lo que, logró una victoria por 2 a 1 en él global, y la prensa inmortalizó el momento deportivo como el “Boom Talleres”.

Frente a River en Avellaneda.

En la segunda rueda el equipo cordobés llegó al final de la fase clasificatoria en el primer puesto de su zona y, de esta manera, Talleres se convirtió en el primer equipo del interior en clasificar a la ronda final de un torneo Nacional.

La primer gran hazaña del interior.

Llegada la ronda final, la organización del campeonato definió que los dos primeros de cada zona (ocho equipos en total) jugaran “todos contra todos“.

Por consiguiente, la “T” luego de un gran debut con victoria por 2 a 1 ante Vélez Sarsfield, estuvo tres partidos sin ganar (empate ante Ferro y derrotas frente a Independiente y San Lorenzo) que lo alejaron del sueño de ser campeón.

Las tres últimas jornadas fueron para completar el fixture: victoria ante Newell´s (3-1), derrota ante Rosario Central (0-1) y triunfo ante Boca (2-1).

Talleres finalizó en el cuarto puesto del Nacional, detrás de San Lorenzo, Rosario Central y Vélez en lo que se constituía en la mejor campaña de un equipo indirectamente afiliado a la AFA. Además, obtuvo el certamen Zonal y se clasificó campeón cordobés, asegurándose su clasificación para el Nacional `75.

Sin lugar a dudas que el año 1974 marcó un antes y un después en la historia albiazul.

La base de aquel plantel que cambió el rumbo de Talleres y marcó una época en el fútbol argentino fue:

Arriba: Ludueña, Ártico, Comelles, Quiroga, Ocaño, Galván, Rivadero, Degliangioli, Oviedo y Salas.

Abajo: Patire, Muggione, Fachetti, Taborda, Pereyra y Valiente.

“Talleres ya es grande”.

El club de barrio Jardín había generado un fervor popular enorme, mostraba buen fútbol por todo el país, y la gente iba a ver la “sinfónica albiazul”.

Medios nacionales dijeron aquel día: “Señores, Talleres ya es grande”.

Si te perdiste la primera parte ingresá aquí:  HisToria de 105 años: Orígenes

Imágenes: Página oficial de Talleres.


Carlos Acuña

Acerca Carlos Acuña

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Carlos Martín Acuña, nací el 9 de junio del 2000, y vivo en Pilar - Río Segundo - Córdoba. Soy Periodista Deportivo, y trabajo para la radio FM 88.5 "Tiempo de Deporte", en la radio 99.5 "Radio Génesis" donde relato partidos de la LIF (Liga Independiente de Fútbol). Además, escribo para el periódico "Día Sie7e". Asimismo, formo parte del Rincón del Fútbol con el fin de seguir aprendiendo y de poder ayudar en el crecimiento que mantiene este sitio día a día; donde en este momento cubro a Talleres de Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*