Sigo siendo El Rey

Independiente venció 1 a 0 al Cerezo Osaka y se coronó campeón de la Suruga Bank en Japón. Silvio Romero marcó el único tanto del partido.

Nuevamente, el Rojo tuvo una cita con la historia en Japón. Rememoró las viejas épocas consagrandose campeón de la Suruga Bank al vencer por 1 a 0 al Cerezo Osaka.
De esta manera, igualó a Boca como líder en títulos internacionales en lo que respecta al continente americano, con 18 consagraciones, y además, tachó el mal antecedente de 2011 al caer frente Jubilo Iwata por penales.
El conjunto argentino había llegado hasta esta instancia por ganar la Copa Sudamericana el año pasado; en cuanto al Cerezo Osaka, se coronó campeón de la liga local, por lo que le permitió disputar esta final.

Arsenal de Sarandí en 2008 y River Plate en 2015 fueron los equipos argentinos habían logrado conquistarla ante un mismo rival, Gamba Osaka. Lanús también participó en 2014, pero en aquella ocasión, perdió contra Kashiwa Reysol.

Con el agobiante calor de la ciudad nipona como atenuante, Independiente impuso las condiciones desde el comienzo del encuentro. Dominó la posesión en campo rival, fue punzante por las bandas y perseverante en ataque.
Con la colaboración de Maximiliano Meza y Martín Benítez por los costados, incomodó al conjunto japonés durante gran parte de la primera mitad, aunque tenía poca lucidez a la hora conectar el último pase y rematar al arco defendido por Tanno. Tan sólo Benítez y Pablo Hernández se habían aproximado con tenues disparos, hasta que a los 27 minutos, la superioridad en el juego se trasladó al resultado. Tras una combinación de Meza y Benítez, y un casual rebote en un defensor rival, Silvio Romero quedó sólo con el arquero a quien terminó eludiendo y abrió el marcador.
A partir del gol, continuó el control del Rojo pero le faltó profundidad para aumnetar la ventaja, ante un rival muy replegado y con pocas ideas.
A su vez, en el inicio, el arbitro neozelandés Matthew Conger fue protagonista de una polémica, tras no cobrar un claro penal para el conjunto argentino, por una mano evidente de Yamashita en el área.

En el complemento, se invirtieron los roles. Cerezo Osaka no sólo persistió cubriendo los espacios en campo propio, sino que complicó a su rival en ataque durante el transcurso del mismo.
Claramente, esto dejó al descubierto las falencias de Independiente, tanto en la marca como en la finalización de las jugadas, además, el desgaste físico y el clima hostil empezaron a jugar un rol importante para los argentinos.
La pelota parada fue la vía, a favor del equipo japones, por la que logró incómodarlo en varias oportunidades, fue allí donde Martín Campaña respondiendo de manera sobria.
Debido al cansancio, Holan movió las piezas teniendo seis cambios a su disposición. Benavidez, Cerutti y Burdisso hicieron su debut correspondiente, mientras que Nicolás Domingo, Silva y Fernando Gaibor ingresaron para reforzar la zona defensiva.
Con pocas ideas en la ofensiva y aguantando en la última línea, Independiente hizo pasar el tiempo para finalizar consagrandose campeón en tierras japonesas.

Las finales se ganan. Y los detalles son fundamentales. El conjunto argentino tuvo un regular rendimiento, donde sufrió en el final la falta de profundidad y eficacia de la primera parte. El comienzo de la temporada es prometedor desde los resultados (dos partidos, un título) pero Ariel Holan deberá trabajar de cara a los diferentes frentes, como la Copa Libertadores, la Copa Argentina y la Superliga, los cuales tendrá que afrontar en este semestre.

Sufrió y se coronó. Campeón en el Maracaná y en Japón en tan sólo ocho meses, detras de un arduo trabajo por parte de un cuerpo tecnico serio y un plantel dispuesto. Está claro que vuelve a ser el Rey.

Fotos: Independiente.com, As y La Gaceta.


Santiago Sandoval

Acerca Santiago Sandoval

ver todas las publicaciones

Antes que nada, hijo de Dios. 20 años. Estudiante de periodismo. Cubro en el Rincón al CAI junto a Alexis Viojo. Me fue mal practicando deporte, así que me dediqué a escribir (?). Confirmar, afirmar e informar es una política de estado, aunque la idea principal es contar historias. Bienvenidos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*