Si no sufre, no vale

Independiente cayó derrotado ante Fortaleza 2 a 1 en Brasil pero, por el gol de visitante y con la serie 2 a 2; clasificó a la siguiente ronda.
Independiente consiguió una agónica clasificación que le servirá para sonreír un poco, después de tantos dramas en el juego del torneo local.
La primera parte fue bastante pareja. El local salió a buscar el empate de la serie, teniendo la localía como ventaja. Felipe y Juninho se transformaron en los abanderados del equipo de Rogerio Ceni, quienes llevaron las alternativas del ataque hacia Romarinho y Osvaldo.
Por el lado del Rojo, bastante de Leandro Fernández, poco del trío Romero (Brian, Lucas y Silvio) y algunas imprecisiones de Togni; signos de la desconcentración después de los avances del Leão.
Recién a los 27 del primer tiempo, iba a llegar la única emoción. Una jugada aislada, que dejó a destiempo a Lucas Romero, derivó en un penal de Bustos sobre Osvaldo y que Juninho convirtió en gol.
De ahí en adelante, hasta el cierre de los primeros 45 minutos, Fortaleza fue mucho mejor que Independiente. Un remate de Leandro Fernández que Alves mandó al córner fue la única amenaza de los de Pusineri, que se fueron al entretiempo con una mezcla de bronca y de cansancio que deberían cambiar para la segunda parte.
Y el cambio llegó. Independiente salió más decidido y le imprimió un vértigo distinto al juego. Fernández, Togni, Silva y Bustos fueron de los puntos más altos en el arranque, dándole todo el protagonismo al arquero Alves que sacó una y otra pelota de jugadas preparadas.
Definitivamente Independiente era más que Fortaleza, más allá de algunas intermitencias de Paulão o de Osvaldo.

Los minutos, varias veces fueron una amenaza para ambos equipos. La entrada de Silvio Domínguez tenía la intención de darle más volumen de juego al Rojo, como así también el reemplazo de Blanco por el juvenil Roa.
33 minutos iban del complemento, cuando el juego de Fortaleza partió por la banda derecha del ataque y la pelota le quedó a Marlon, que con todo el tiempo del mundo la mandó despacito al palo izquierdo de Campaña, que poca resistencia prestó. Ganaba Fortaleza 2 a 0.
Con este resultado, la clasificación era del elenco brasileño que jugaba con la desesperación de Independiente, que así todo iba hacia adelante con Domínguez y Romero triangulando y llevando el juego a zona de gol.
El minuto 94 iba a ser el minuto del milagro. De izquierda a derecha, la jugada quedó en el área chica del arquero Alves y encontró el pie de Fabricio Bustos que la mandó a guardar casi sin ángulo.
2 a 1 pero ahora el que pasaba a la siguiente instancia era Independiente. Los minutos se escurrieron lentamente y el final llegó.
Bocanada de aire fresco para los de Pusineri que deberán usar esta alegría como agua para apagar el incendio (por ahora chico) que se genera cada vez que juega por el torneo doméstico.
Fotos: ESPN
Por: Alejandro Bustos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*