Serie A: Parma ganó un partidazo y demostró que no tiene grises

En una contienda llena de matices, los “Cruzados” fueron una fuerza positiva y sobre el final tuvieron mayor redención que el “paciente inglés”. Un verdadero cierre de película para la sexta proyección del “Calcio”.

La pantalla grande del fútbol italiano tuvo la clausura de la jornada 6 con un emotivo encuentro disputado en esa sala de cine llamada Ennio Tardini. Parma derrotó 3-2 a Torino con un postrero tanto de Roberto Inglese, a 2 minutos del epílogo y consiguió su tercera victoria en el campeonato (también lleva 3 caídas, por lo que el término medio no es el fuerte del conjunto parmesano).

Un primer tiempo digno del festival de Cannes, donde la palma de oro pudo ser para cualquiera de los 2. Porque al minuto y 30 segundos de partido, el dueño de casa se puso en ventaja.

Rápida contra iniciada por Antonino Barillá con un pase filtrado para el pique de Gervinho. El experimentado delantero marfileño se internó en la tierra prometida y tocó al medio para la limpia llegada de Dejan Kulusevski. El sueco solamente la tuvo que empujar para batir 2 récords a la vez: el gol más tempranero del torneo y fue convertido por el jugador más joven de la Serie A.

¿Nace una estrella?. Interesantes movimientos de Kulusevski, un canto a la frescura (Foto: Parma Calcio 1913)

El “Toro” no se sintió perseguido en una plaza porque rápidamente encontró la igualdad. A los 12´, un centro desde la izquierda por parte de Simone Verdi encontró a Cristian Ansaldi solito y solo por el segundo palo. El rosarino dijo que sí con la cabeza y empardó el marcador.

Momentos de tensión se vivieron a la media hora de partido. Kulusevski disparó desde afuera del área y la pelota rebotó en el brazo extendido del brasileño Bremer, quien cerraba dentro de la 18. Todo mal para el visitante porque el árbitro Federico La Penna – ayudado por el VAR- marcó la pena máxima y le mostró la segunda amarilla al zaguero bahiano. Gervinho con el disparo y Sirigu fue más Salvatore que nunca con una tremenda atajada.

A 2 minutos del cierre del primer capítulo, en el área de enfrente también se armó el smowing. Infracción de Vincent Laurini sobre Andrea Belotti y otra vez la tecnología lo asistió a La Penna. Penal para Torino y el propio Belotti se encargó de dar vuelta la historia.

Ni se dieron respiro porque en el tercer minuto de adición el anfitrión dejó todo como al principio. Magnífico pase filtrado de Kulusevski – atentos a cómo juega este muchachito – para Andreas Cornelius y el danés definió con zurdazo que dio en el travesaño y se metió dentro del arco de Sirigu.

En el complemento Parma aprovechó su superioridad numérica y lentamente inclinó la cancha. Una linda combinación entre Hernani y Kulusevski dejó a Gervinho lucirse con una genial jugada: pasó el balón por el costado de Armando Izzo y lo fue a buscar por el otro. Otra vez Sirigu salvó in extremis con una genial parada lo que iba a ser un gol de antología de los “Cruzados”.

Más tarde Hernani ganó en las alturas ante una bola desde la izquierda y su cabezazo se fue apenitas alto, besando el horizontal.

Una pelota parada casi le da un dolor de cabeza al local. Baselli con el centro sobre el área y la redonda quedó muerta en el punto del penal. Izzo quiso ajusticiar a Luigi Sepe pero el arquero respondió a puro reflejo para evitar una nueva caída de su valla.

Hasta que a 2 minutos del final llegó la merecida sesión de aplausos para el dueño de casa. Gervinho con el desborde por la derecha y un centro al corazón del área chica. Cornelius se pasó en la carrera pero le quedó servida a Roberto Inglese, quien despejó todo tipo de dudas y estampó el definitivo 3-2.

And the Oscar goes to … Inglese se hizo acreedor de la estatuilla del gol (Foto: Vaaju.com)

Paciente porque supo esperar a que el goleador Inglese dejara su marca. Parma dejó de lado cualquier tipo de tensión psíquica y le regaló a su gente un final feliz. Con una narrativa aún más evidente que la del neorrealismo italiano y con todos los condimentos necesarios para contar una gran historia. Así ganaron los “Cruzados”, justos merecedores del premio de la academia del fútbol.

Síntesis:

Parma (3): Sepe; Laurini, Iacoponi, Bruno Alves y Gagliolo (Pezzella); Hernani (Inglese), Scozzarella y Barillá (Kucka); Kulusevski, Gervinho y Cornelius. DT: Roberto D´Aversa.

Torino (2): Sirigu; Ansaldi (Djidji), Izzo, N´Koulou y Bremer; Rincón, Baselli, Metié y Aina; Belotti (Zaza) y Verdi (Laxalt). DT: Walter Mazzari.

Árbitro: Federico La Penna.

(Foto Principal: Debate México)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*