Serie A: Napoli fue poético y el Sur también existe

Inolvidable triunfo de los “Azzurri” sobre Juventus y fin de la sequía de casi 3 meses sin ganar en casa. La insólita tarde de los arqueros regaló los goles en el clásico romano. Inter volvió a dejar puntos en el camino pero al final no fue del todo trágico.

No podía llover todo el tiempo para la squadra de Gattuso y al fin salió el sol en la ciudad de San Gennaro. En el San Paolo, Napoli derrotó 2-0 a Juventus y dejó la Serie A al rojo vivo.

Desde octubre que los “Azzurri” no sumaban de a 3 por el torneo doméstico y la lejanía en los lugares de vanguardia llenaron de dudas a un equipo acostumbrado a ser protagonista.

Un primer tiempo apático en el que la “Juve” casi que ni pateó al arco. Las emociones fuertes llegaron a partir de la hora de juego, con el primer impacto del local.

A los 63´, un furibundo derechazo de Lorenzo Insigne desde afuera del área fue rechazado a medias por el arquero polaco Wojciech Szczesny. El rebote le quedó a su compatriota Piotr Zielinski, quien infló la red juventina y desató el delirio napolitano.

A 4 minutos del epílogo, los de Gennaro Iván Gattuso le asestaron el golpe de gracia al multicampeón italiano. Arkadiusz Milik en la izquierda no tuvo espacio para darle al arco y le salió un buscapié al segundo palo. Por el Callejón apareció el español José María, quien metió un centro sobre el área para el pie encendido de Insigne. Sensacional volea que fue un “milagro para Lorenzo”, quien se ungió del aceite del gol y noqueó al poderoso del norte.

Claro que nunca hay que dar por muerta a la “Vecchia Signora” y a los 90´ llegó el descuento turinés. Gran pase de Rodrigo Bentancur para Cristiano Ronaldo y culpa compartida entre un Giovanni Di Lorenzo que no cubrió y un Alex Meret que salió tarde. Poco le importó al luso, que se anticipó al arquero y convirtió su duodécima diana en fila en los últimos 8 encuentros domésticos. Sin embargo, sólo sirvió para decorar una derrota inevitable.

A mano han quedado los gladiadores de la Ciudad Eterna con el empate 1-1 en el clásico capitalino entre Roma y Lazio. Mereció algo más la “Loba”, que se mostró un poco más decidido que un conjunto lacial que se pareció poco y nada a su mejor versión.

A los 26´, un centro sobre el área sin ton ni son de Bryan Cristante terminó en el primer gol del partido. Innecesaria salida de Thomas Strakosha porque 2 defensores iban con Edin Dzeko y esa duda resultó fatal: el albanés quedó a mitad de camino y – casi sin proponérselo – el bosnio le dio con la nuca para enviar la pelota mansamente al fondo de las mallas.

Claro que hubo una insólita devolución de gentileza en el arco de enfrente. Minuto 34 y un tiro de esquina de Luis Alberto desde la izquierda terminó muy pasado en el segundo palo. Davide Santon cabeceó como para rechazar nuevamente al córner y Pau López se encargó del blooper del año: puñetazo a un balón que se iba y volvió a ponerlo en juego. Chris Smalling estaba mejor posicionado para despejar y otra vez el portero español metió la mano. Entonces no hizo más que dejar la bola suelta y Francesco Acerbi no pudo creer lo fácil que fue empatar el partido. Una burrada de Pau López que será recordada por mucho tiempo.

Al menos Strakosha puso la cara y se redimió por el error inicial. Y fue literal lo del rostro, porque un bombazo de Edin Dzeko lo rechazó con la cara y más tarde volvió a ganarle un duelo al bosnio con una atajada sensacional.

Inter se quedó sin combustible y no cierra los partidos. El “Nerazzurro” tenía todo para ganar en el Giuseppe Meazza pero Cagliari apeló a la “ley del ex” y terminaron 1-1.

Lautaro Martínez quebró el cero a los 29´ con un magnífico cabezazo luego de un centro del debutante Ashley Young. Undécimo grito en el campeonato para el delantero bahiense.

Pero los de Antonio Conte volvieron a dormirse – tal como sucediera la semana pasada ante Lecce – y un gol algo fortuito le quitó 2 puntos. A 12´ del cierre, Joao Pedro lo buscó a Radja Nainggolan y el belga se animó a darle desde afuera del área. En el camino hubo un leve desvío en Andrea Bastoni y fue tarda para la reacción de Samir Handanovic.

Se jugaba el cuarto minuto de tiempo agregado y a Lautaro Martínez lo traicionó el temperamento. Forcejeo del argentino en una pelota dividida y tarjeta amarilla, pero enseguida hubo un exceso verbal del “Toro” y el árbitro Gianluca Mangianello le mostró la segunda amonestación.

Parma también se metió en la conversación europea con un triunfo 2-0 sobre Udinese, en el Ennio Tardini. Los “Cruzados” suman 31 puntos y alcanzaron la línea de Cagliari, actualmente en el sexto puesto de la clasificación.

Riccardo Gagliolo abrió el marcador con un golazo en el minuto 19. El lateral nacido en Imperia capturó una pelota que se elevó dentro del área chica y casi sin ángulo desde la izquierda sometió al arquero Juan Musso con un zurdazo bárbaro.

Pasaron 15 minutos y el local le dio el tiro de gracia a los friulianos. Dejan Kulusevski disparó rasante desde afuera del área y Musso tuvo una floja respuesta, porque el balón le pasó por debajo del cuerpo y terminó adentro de su arco.

Convincente actuación de Hellas Verona, que goleó 3-0 a Lecce en el Marc Antonio Bentegodi y estiró a 5 la cantidad de encuentros sin conocer la derrota. Los de Apulia – en cambio – llevan 6 juegos sin ganar y coquetean con la zona del descenso (por ahora están 1 punto arriba).

Pawel Dawidowicz inauguró el tanteador en el minuto 19. Córner de Miguel Veloso desde la izquierda y atlético salto del polaco para un soberbio cabezazo goleador.

La fuerza aérea de los “Griegos” volvió a atacar a los 34´. Bola cruzada de Darko Lazovic desde la izquierda y esta vez el testarazo fue cortesía de Matteo Pessina para elevar al cuenta a 2.

Las malas noticias continuaron para los sureños porque a los 67´ volvieron a pintar de amarillo a Christian Dell´Orco, luego de una infracción sobre Pessina. Roja para el defensor lombardo y adiós a cualquier tipo de reacción.

Faltaban 3 para el cierre y se confirmó la goleada. Sofyan Amrabat se metió a toda velocidad dentro del área y fue derribado por el guardavallas Gabriel. Pena máxima para el anfitrión y el inoxiodable Giampaolo Pazzini se encargó de sellar el 3-0.

En Génova hubo pacto de no agresión entre 2 necesitados, entonces Sampdoria y Sassuolo igualaron sin goles en el Luigi Ferraris. La “Samp” se mantiene 5 unidades por arriba del peligro, mientras que el “Verdinegro” quedó a 8 de la zona caliente.

En una polémica decisión, el visitante se quedó con 10 muy temprano, a los 25 minutos. Manolo Gabbiadini se escapó al control de la defensa y antes de entrar a la 18 rival fue víctima de falta por parte de Federico Peluso. No se advirtió que se tratara de una “ocasión manifiesta de gol” porque el delantero estaba muy tirado a la izquierda y por el centro cerraba otro jugador de Sassuolo. Sin embargo, el referí Marco Piccinini decidió mostrarle la roja directa.

A pesar de la inferioridad numérica, la situación más clara de gol estuvo a cargo de Jeremie Boga. El marfileño no tenía mucho ángulo para disparar dentro del área en el sector izquierdo, pero se las ingenió para sacar un latigazo de zurda. La caprichosa fue demasiado ídem porque se estrelló en el vertical defendido por Emil Audero.

(Foto Principal: Richard de la Piedra)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*